¿De quién son las obras huérfanas?

Imagen de un libro de la biblioteca del Palacio del Arzobispo de Praga (República Checa). EFE/EPA/MARTIN DIVISEK/ARCHIVO

Madrid (EuroEFE).- Sin madre, padre, hijos o familiares cercanos. Pertenecientes a todos. Así son las canciones, libros, artículos de periódicos y revistas, y películas que permanecen protegidos bajo la ley de derechos de autor pero cuyos autores o titulares de derechos no pudieron ser localizados o identificados. A estas creaciones se les llama obras huérfanas.

¿Son lo mismo que una obra de autor desconocido? La respuesta es no.

“No se puede decir que autor desconocido y obra huérfana sean sinónimos”, explica a Efe la investigadora Brenda Siso Calvo, doctora en Ciencias de la Documentación.

Calvo precisa que un autor desconocido se relaciona con el hecho de que no es posible determinar quién ha creado o producido la obra. Mientras tanto, para que una obra sea considerada huérfana hay que tener en cuenta una serie de factores, entre ellos la imposibilidad de identificar ni al autor ni a los titulares de derechos, es decir, aquellos que tienen la oportunidad de obtener remuneración sobre ella.

También puede ser considerada huérfana una obra en la cual se puede identificar al autor pero no a los titulares de derechos. Igualmente aquella en la que posible identificar a los titulares pero no han podido ser localizados.

“La condición de huérfana se vincula estrechamente con el uso que se pueda o no hacer de una determinada obra de acuerdo con los usos autorizados por el marco legal”, resume la investigadora.

Para que una obra sea declarada huérfana, es necesaria una “búsqueda diligente y de buena fe” del titular de los derechos de autor o herederos.

Una de las principales dificultades a las que se enfrentan museos, bibliotecas o archivos con colecciones de obras huérfanas “es que no existen metodologías o pautas precisas que sirvan de soporte para llevar a cabo la búsqueda diligente y para todo el proceso de declaración de obra huérfana en general”, apunta Calvo.

Directiva sobre las obras huérfanas

Desde 2012, a partir de la Directiva europea 2012/28/UE, se estableció de qué manera las entidades debían hacer las búsquedas y se dejó a los Estados miembros la responsabilidad de determinar una lista de fuentes de información a consultar.

La misma directiva ha permitido a instituciones públicas, bibliotecas y museos poner a disposición del público y de manera gratuita las fotografías, películas, textos y otras obras consideradas huérfanas.

A partir de esa normativa, la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) se convirtió en la responsable de gestionar y mantener la base de datos de acceso público sobre obras huérfanas.

Calvo recuerda que esa directiva “surge ante la necesidad de impulsar la libre circulación del conocimiento en consonancia con el desarrollo de una Agenda Digital para Europa y, por tanto, facilitar mediante un marco jurídico la digitalización a gran escala, difusión en línea y puesta a disposición del público de obras protegidas por derechos de autor”.

Quedan muchos retos y trabajo por hacer para desarrollar la Directiva europea 2012/28/UE. Uno de los obstáculos señalados por Calvo es que la normativa contempla que los titulares de derechos puedan reclamar y poner fin a la condición de obra huérfana, y eso podría impedir que las “entidades mencionadas digitalicen gran parte de sus colecciones”.

Según Calvo, “si a los escasos recursos que caracterizan a este tipo de instituciones se le suman las posibles indemnizaciones se ve enormemente limitado el impulso de la digitalización, que puede ser vista como un riesgo que a las entidades no les compensa asumir o como una inversión poco segura.”

¿Cuántas obras huérfanas hay en Europa?

No es posible saber a ciencia cierta cuántas obras huérfanas están distribuidas por las bibliotecas, museos, archivos y otras instituciones de Europa.

En la investigación “Análisis del estado de declaración de obras huérfanas en Europa”, los autores Arquero Avilés y Marco Cuenca reunieron datos de la EUIPO y, a partir de un informe de la Comisión Europea, estimaron que hay 3 millones de libros clasificados como huérfanos, lo que supone un 13% de los libros con derechos de autor en la UE.

Otra investigación, en la que ha participado Calvo y titulada “Orphan Works and Diligent Search Procedures in Europe”, concluyó que, de los 28 Estados miembros de la UE, 14 han declarado y catalogado obras en la base de EUIPO.

De ellos, Polonia es el país con más obras registradas, con un 62% del total. Le siguen Reino Unido, Países Bajos, Hungría y Alemania.

La salida del Reino Unido de la UE podría implicar una retirada de sus registros en la base de datos de EUIPO y, en consecuencia, una disminución del total de obras de la plataforma.

Editado por Miriam Burgués

 

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

 

 

Supported by

EUIPO