Desmantelado un laboratorio que falsificaba perfumes y gafas de lujo en Madrid

Un empleado de aduanas observa productos falsificados en un almacén en Hamburgo, Alemania, el 1 de diciembre de 2016. EPA / AXEL HEIMKEN

Madrid (EuroEFE).- La Policía Nacional ha desmantelado en Parla un laboratorio clandestino dedicado a las falsificaciones en el que ha intervenido más de 1.300 perfumes y 8.000 pares de gafas, y ha detenido a un joven de 22 años de nacionalidad china que había alquilado la nave para realizar las copias.

El joven, que se encontraba en el inmueble, fue detenido como presunto autor de delitos contra la propiedad industrial y contra la salud pública, informa la Jefatura Superior de Policía.

Los investigadores, agentes de la Comisaría de Parla, iniciaron sus pesquisas en febrero pasado cuando tuvieron conocimiento de la existencia de este laboratorio.

Finalmente localizaron al propietario de la nave y a la persona que la tenía alquilada.

 

Al registrar el inmueble encontraron una gran cantidad de cajas almacenadas que contenían perfumes empaquetados listos para su distribución y comercialización.

Dentro de las cajas los agentes incautaron un total de 1.300 perfumes, cuyo embalaje y características de los envases imitaban a la perfección a los de marcas de prestigio.

También encontraron varias cajas que contenían 8.000 gafas, que igualmente resultaron ser falsificaciones de una importante marca de óptica.

La nave estaba perfectamente acondicionada con la maquinaria necesaria para la completa elaboración de fragancias y el etiquetado, sellado y empaquetado de los productos.

Una de las máquinas tenía un compresor de aire que inyectaba el líquido procedente de garrafas de diferentes colores en el interior de los frascos de perfume.

El líquido era de distintos colores, azul, amarillo y rosa, en función del perfume a falsificar.

Cuando el envase ya estaba lleno otra máquina sellaba el tapón y los vaporizadores y posteriormente otro dispositivo lo precintaba.

Finalmente el arrendatario y usuario de la nave fue detenido como presunto autor de un delito contra la propiedad industrial.

Además, debido a los posibles daños en la piel que podrían ocasionar los líquidos empleados para la elaboración de los perfumes se le imputa un delito contra la salud pública.

La asociación del perfume advierte de riesgos para la salud de las falsificaciones

Regularmente, la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa) advierte de los riesgos para la piel y la salud que conlleva el uso de perfumes falsificados que pueden provocar dermatitis, alergias o manchas en la piel.

Stanpa señala que los productos falsificados no tienen filtros UV, por lo que puede dar lugar a fotodegradación.

Además, la asociación señala que, según un estudio comparativo entre perfumes y cosméticos originales y falsificados, se ha detectado que estos últimos contienen hasta un 50 % de agua y sustancias tóxicas, como el dietilenglicol.

Según un informe de la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (Euipo), el  sector de la cosmética es el segundo de mayor impacto en España, donde las falsificaciones suponen pérdidas de casi mil millones de euros.

En este sentido, Stanpa muestra su preocupación por la protección de los consumidores  y remarca que “regalar falsificaciones, es regalar riesgo”.

Stanpa señala que los perfumes falsificados incluyen disolventes industriales, componentes tóxicos o prohibidos, y que frente a los más de 80 componentes que tiene un perfume original, las falsificaciones no suelen tener más de 20 o 25.

Estas falsificaciones no cumplen los estándares internacionales recogidos por la Agencia International Fragances Association que asegura que se cumplan los requisitos en la regulación de la cosmética europea, según un comunicado.

España está entre los diez mayores exportadores mundiales de productos de belleza, y alcanzó el hito histórico en 2018 de situarse en el número dos mundial de perfumes, según datos de la Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética (Stanpa).

Este sector, según la misma fuente, genera 39.000 empleos de forma directa en España y 250.00 de forma indirecta.

Edición: Catalina Guerrero

 

 

 

Supported by

EUIPO