El Consejo de la UE autoriza un acuerdo para proteger productos españoles en China

Imagen de un viñedo de Rioja. EFE/Abel Alonso/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- El Consejo de la Unión Europea autorizó este lunes la firma de un acuerdo entre la UE y China que garantiza que cien productos comunitarios con denominación de origen protegida como el vino de La Rioja o el aceite de oliva cordobés obtengan protección en el mercado chino.

Del mismo modo, cien productos chinos estarán protegidos en la UE, garantizando así “el respeto mutuo de lo mejor de ambas tradiciones agrícolas”, según señaló el Consejo de la UE en un comunicado.

Con este paso se sella un proceso para asegurar la protección de cien indicaciones geográficas europeas (IG) en China y otro centenar de indicaciones geográficas chinas en la UE, una lista en la que se recogen doce denominaciones de origen españolas, la mayoría vinos, pero también aceites y el queso manchego.

China es el segundo destino principal de las exportaciones agroalimentarias de la UE, que alcanzan los 12.800 millones de euros, así como el segundo destino de la UE en exportaciones de productos protegidos con la etiqueta de indicación geográfica.

La cooperación UE-China en este ámbito comenzó en 2006 con la protección de diez indicaciones geográficas de ambas regiones, y ahora el alcance del acuerdo se ampliará para cubrir 175 indicadores geográficos adicionales de ambos lados, entre los que se incluyen la Mozarrella di Bufala Campana italiana, el vino francés Languedoc, el vodka polaco Polska Wódka o las aceitunas griegas Elia Kalamatas.

Un indicador geográfico o IG es un signo distintivo utilizado en productos que tienen un origen geográfico específico y poseen cualidades o una reputación que se deben a ese origen.

Protección de los derechos de propiedad intelectual

Es por esto que, según el Consejo, este acuerdo UE-China proporciona una “protección importante” de los derechos de propiedad intelectual de los productos, ya que evita la traducción, transcripción o transliteración de sus nombres, y permite actuar contra el uso de las indicaciones geográficas protegidas acompañadas de expresiones como “tipo”, “estilo” o “imitación”.

Según un estudio encargado en 2013 por la Comisión Europea, las indicaciones geográficas son una “herramienta de mercadotecnia útil”, ya que ayudan a garantizar ingresos de exportación más altos y más estables para los productores.

Concretamente, dicho análisis evidenció que un producto con indicación geográfica se vende, en promedio, por más del doble del precio de un producto similar pero sin indicación geográfica.

“China es un mercado potencial de alto crecimiento para alimentos y bebidas europeos, por lo que este acuerdo beneficiará a los productores europeos y debería ser un impulso para las zonas rurales donde se fabrican estos productos”, aseveró el Consejo de la UE.

La fecha y el lugar para la firma del acuerdo aún no se han establecido, pero una vez rubricado, el convenio deberá recibir el consentimiento del Parlamento Europeo antes de poder celebrarse y entrar en vigor.

Editado por Miriam Burgués

 

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

 

 

Supported by

EUIPO