Facebook borra cientos de miles de noticias falsas y de ventas ilegales de productos sobre el COVID-19

Los logotipos de Facebook y WhatsApp aparecen en la pantalla de un "smatphone" en Sieversdorf (Alemania) el miércoles 19 de febrero de 2014.EFE/Patrick Pleul

San Francisco (EE.UU.) (EuroEFE).- La pandemia del coronavirus ha encontrado un terreno fértil para la ciberdelincuencia. La última prueba la ha aportado este martes la  multinacional estadounidense Facebook, propietaria también de Instagram y WhatsApp, que asegura haber eliminado “cientos de miles” de piezas de información falsa sobre el COVID-19 desde que se declaró la pandemia en marzo.

La empresa de Menlo Park (California, EE.UU.) publicó su informe periódico sobre el cumplimiento de las normas comunitarias, y en esta ocasión lo acompañó de datos relativos a cómo ha tratado la crisis sanitaria desatada por el COVID-19.

2,5 millones de mensajes de venta de forma irregular de mascarillas, gel y toallitas

Además de la eliminación de cientos de miles de informaciones falsas como supuestas curas para la enfermedad o artículos que aseguraban que el coronavirus no es más peligroso que un resfriado común, Facebook también suprimió 2,5 millones de mensajes en los que se vendían de forma irregular mascarillas, gel y toallitas desinfectantes, así como supuestos tests de COVID-19.

En paralelo, la empresa marcó con mensajes de alerta sobre veracidad dudosa otros 50 millones de contenidos relativos a COVID-19 (en este caso los datos se refieren únicamente al mes de abril).

Facebook aseguró que el sistema de alertas funciona bien porque, cuando un contenido es marcado como dudoso, “en el 95 % de las ocasiones, la gente deja de hacer clic en él”.

Finalmente, la firma que dirige Mark Zuckerberg también dijo que hasta 2.000 millones de personas en todo el mundo han podido acceder a recursos creados por las autoridades sanitarias a través de su centro de información y mensajes en Facebook e Instagram.

Se redobla la presión política y social sobre plataformas de internet

La pandemia mundial por coronavirus ha redoblado la presión política y social que ya existía en gran parte del mundo sobre plataformas de internet como Twitter, Facebook, Instagram o YouTube para que moderen los contenidos que en ellas se comparten, y eviten la propagación de noticias falsas y de teorías conspirativas.

Este mismo lunes, Twitter anunció que también empezará a alertar a los usuarios ante informaciones que considere engañosas sobre COVID-19, de manera que bajo estos contenidos aparecerá un aviso o, si son más graves, se esconderán y en los casos extremos, incluso se eliminarán.

Al margen del COVID-19, Facebook eliminó entre enero y marzo 1.700 millones de cuentas falsas, casi 10 millones de contenidos que incitaban al odio, 40 millones de contenidos explícitamente sexuales o nudistas, 25,5 millones de mensajes con violencia gráfica y 2,3 millones de mensajes en los que se acosaba a otros usuarios.

La alerta no para 

En España, mientras tanto el Instituto Nacional de Ciberseguridad (Incibe) no cesa su goteo de alertas sobre intentos de fraudes. Este martes ha puesto el foco en una campaña fraudulenta a través de sms en relación con la pandemia, cuyos mensajes contienen un enlace que redirige a una web falsa donde se insta a pulsar sobre un botón para solicitar supuestamente una ayuda económica.

En realidad, el objetivo es recopilar sus datos personales y bancarios para utilizarlos con fines delictivos, ha informado el Incibe por medio de un comunicado.

El remitente del sms no viene identificado aunque el texto del mensaje insta al usuario a solicitar una ayuda económica en el contexto del Covid-19.

Si se accede a dicha URL desde el mensaje, se ve una página que no se corresponde con ningún organismo ni servicio oficial, y si pulsa sobre el botón “Obtener Ayuda” se accede a una página que solicitará todo tipo de datos personales del usuario así como la tarjeta de crédito supuestamente necesarios para la solicitud de la ayuda.

Hace apenas seis días, el Incibe alertaba de otra campaña fraudulenta a través de SMS sobre test de autoevaluación del COVID-19 denominada ‘corona-smishing’.

El mensaje contiene un enlace que redirige a una web falsa que simula pertenecer al Ministerio de Sanidad y al Instituto de Salud Carlos III.

Según alertaba el Incibe, desde esta web fraudulenta se insta al usuario a pulsar sobre un enlace para realizar una autoevaluación sobre los síntomas del coronavirus, que en realidad descarga un malware.

Edición: Catalina Guerrero

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

 

 

 

 

 

Supported by

EUIPO