Indicaciones geográficas: un tesoro europeo

La Oficina de la Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO), con sede en Alicante, ha recibido la petición, de tres particulares españoles, del registro de "coronavirus" como marca comercial para operar en toda la UE en una amplia variedad de productos, entre ellos cerveza, vino y licores. EFE/Pep Morell

Bruselas (EuroEFE).- Los alimentos europeos tienen fama de ser seguros, nutritivos y de gran calidad. Y mucho más si esos productos agroalimentarios y bebidas están protegidos en la Unión Europea (UE) como “Indicaciones Geográficas”, cuyo valor de ventas ascendió a cerca de 75.000 millones de euros en 2017.

Según un estudio publicado este lunes en Bruselas, el valor de ventas de un producto con un nombre protegido es de media el doble que el de otro producto similar sin cerfificación.

El listado de Indicaciones Geográficas de la UE incluye 1.470 productos de toda la Unión, y representan el 15,5 % de las exportaciones de productos agroalimentarios de la UE.

Los vinos son el producto más importante en ese ámbito y Estados Unidos, China y Singapur los principales destinos de estos productos.

Para el comisario de Agricultura, Janusz Wojciechowski, “las Indicaciones Geográficas protegen el valor local a nivel mundial” y “constituyen un aspecto clave de nuestros acuerdos comerciales”, ya que “al proteger nuestros productos en todo el mundo, evitamos el uso fraudulento de sus denominaciones y mantenemos la buena reputación de los productos agroalimentarios y las bebidas europeos”.

Además, según Bruselas, los métodos de producción tradicionales contribuyen al objetivo de la UE de convertirse también en referencia mundial en materia de sostenibilidad de la producción de alimentos.

Un sistema de derechos de propiedad intelectual e industrial

Los regímenes de calidad de la UE tienen como objetivo proteger las denominaciones de productos específicos para promover sus características únicas, ligadas a su origen geográfico y al saber hacer atesorado en la región.

Estas denominaciones de productos forman parte del sistema de derechos de propiedad intelectual e industrial de la UE, que los protege legalmente contra la imitación y la usurpación.

Los productos agroalimentarios y los vinos están cubiertos por denominaciones de origen protegidas (DOP) e indicaciones geográficas protegidas (IGP), y las bebidas espirituosas por indicaciones geográficas (IG).

La UE también brinda protección a las especialidades tradicionales garantizadas (ETG), que ponen de relieve los aspectos tradicionales de un producto, sin vincularlo con una zona geográfica específica.

El valor de venta de los productos agrícolas y alimenticios etiquetados como ETG asciende a 2.300 millones de euros.

El valor de venta de un producto con denominación protegida es, como media, el doble

El estudio, que se ha basado en las 3.207 denominaciones de productos protegidas existentes en los 28 Estados miembros a finales de 2017 (a finales de marzo de 2020, el total de denominaciones protegidas ascendía a 3.322), concluye que el valor de venta de un producto con denominación protegida es, de media, el doble que el de productos similares sin certificación.

Según el estudio, hay un claro beneficio económico para los productores en cuanto a comercialización e incremento de las ventas gracias a la gran calidad de estos productos, su reputación y al hecho de que los consumidores estén dispuestos a pagar más por adquirir el producto auténtico.

¿Qué garantiza una DOP, IGP o IG?

La denominación de origen protegida (DOP), la indicación geográfica protegida (IGP) y las indicaciones geográficas (IG) de las bebidas espirituosas garantizan a los consumidores que los productos cubiertos por ellas se fabrican en la región de origen específica, utilizando el saber hacer y las técnicas acumuladas a lo largo del tiempo en la región.

La principal diferencia entre las DOP y las IGP radica en el porcentaje de la materia prima que procede de la zona o en las fases del proceso de producción que deben realizarse en la región específica de que se trate. Ejemplos de indicaciones geográficas famosas son Bayerisches Bier, Champagne, Irish Whiskey, aceitunas de Kalamata, Parmigiano Reggiano, Vodka polaco, Queso Manchego y Roquefort.

Por otro lado, las especialidades tradicionales garantizadas (ETG) ponen de relieve los aspectos relacionados con la tradición, como el método de producción o composición tradicionales, sin que estén vinculadas a una zona geográfica concreta. Ejemplos de ETG famosas son Bacalhau de Cura Tradicional Portuguesa, Amatriciana tradizionale, Hollandse maatjesharing y Kriek.

La UE ha celebrado más de 30 acuerdos internacionales, lo que permite el reconocimiento de numerosas indicaciones geográficas de la UE fuera de su territorio y el reconocimiento de las indicaciones geográficas de terceros países en la UE.

Las indicaciones geográficas desempeñan un papel cada vez más importante en las negociaciones comerciales entre la UE y otros países.

La Comisión dedica también unos 50 millones de euros cada año a promover los productos de calidad en la UE y en todo el mundo.

Edición: Catalina Guerrero

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

 

Supported by

EUIPO