La pandemia empuja la conversión digital de la industria del disco

Una persona pasa debajo de una enorme pantalla del anuncio con la fecha de lanzamiento del nuevo disco "El mal querer" de la cantante española Rosalía el 13 de septiembre de 2018, en Times Square, la plaza entonces más concurrida de Nueva York (EE.UU.). EFE/Kena Betancur

Madrid (EuroEFE).- La expansión del coronavirus que congeló la música en vivo hace aproximadamente un mes ha dividido el aún semiactivo sector discográfico entre los que aplazan sus álbumes y los que apelan a su “responsabilidad” como artistas. Solo una cosa es segura: tras la pandemia, esta industria no será igual.

“Con el cierre de las tiendas, hemos tenido que parar fábricas porque no había forma de servir producto. Por ello, se han aplazado lanzamientos que pudieran ser relevantes en cuanto a venta de unidades físicas y otros en proceso de fabricación”, explica a Efe José María Barbat, presidente de Sony Music Iberia.

Unos publican ya y otros aplazan

Entre los discos retrasados por la COVID-19 se cuentan los de Alicia Keys (saldrá el 15 de mayo), The 1975 (22 de mayo), Alanis Morissette (22 de mayo), Rufus Wainwright (10 de julio), The Pretenders (17 de julio), así como los de Sam Smith, Haim, CNCO o, sobre todo, Lady Gaga, cuyo “Chromatica” debería haberse editado este mes.

En España, la lista de trabajos aplazados se extiende a lo nuevo de Bunbury, Silvia Pérez Cruz o Andrés Suárez, también Varry Brava o Hinds (al 5 de junio). Por contra, optaron por seguir adelante con sus planes iniciales bandas como Triángulo de Amor Bizarro o Dvicio.

“Si hay una ocasión para ser útiles como artistas es esta, acompañando a la gente en la angustia y el aburrimiento”, argumentaba Juan Alberto Martínez, de Niños Mutantes, ante la reciente publicación de su álbum.

La de la ética artística fue la razón que esgrimió también la británica Dua Lipa para anticipar una semana la salida de “Future Nostalgia”, un gesto entre lágrimas que unos interpretaron por la emoción del momento y otros por la filtración horas antes del álbum íntegro, lo que hacía inoperativo su aplazamiento.

Canciones que inyectan solidaridad y moral en la lucha contra la pandemia

Madrid (EuroEFE).- “Cuando estés aquí”, de Pablo Alboran; “Un mismo corazón”, de Marta Sánchez; y “Prisión de Esperanza”, de Manuel Carrasco, son las tres últimas de las canciones que se han ido sucediendo como muestra de solidaridad o como bálsamo …

Creatividad en el confinamiento

En las últimas semanas han salido más álbumes importantes que actualmente reinan en listas, como los de J Balvin, The Weeknd o Childish Gambino, amén de un torrente de canciones inspiradas por el confinamiento. El caso más extremo será el de la británica Charli XCX, que el 15 de mayo lanzará “How i’m feeling now”, álbum compuesto y grabado durante este periodo.

¿Por qué unos sí y otros no? Algunos artistas son más dependientes de las rutinas y formatos tradicionales de la industria. Lo ejemplifican a la perfección las listas de éxitos españolas, con muy pocas coincidencias entre el “top 10” de discos más vendidos en formato físico (las descargas digitales son anecdóticas) y el de álbumes más escuchados en “streaming”.

Para los primeros, la semana de lanzamiento es especialmente estratégica por la novedad y eventos paralelos como “showcases” o firmas de discos que estimulan las ventas. Después, ese efecto se diluye por lo general en un contexto de fuerte competencia.

El coronavirus, sin embargo, ha dejado “k.o.” ese mercado y, aunque algunas de las distribuidoras fuertes siguen enviando pedidos a través de sus webs, en casos como Amazon no compran sus fondos en el país de referencia, por lo que no computan ni en sus listas ni en sus cuentas.

Promusicae suspende la lista de los más vendidos

Todo esto ha llevado a la suspensión por primera vez de la publicación de la lista de discos más vendidos en España por Promusicae, la asociación de editores que aglutina a las multinacionales. La noticia llega tras filtrarse que 7 copias habían bastando para meterse entre los 100 más vendidos la pasada semana.

“El volumen de las compañías independientes es diferente al de las majors. Sus inversiones son más fuertes y la amortización más complicada. Nosotros llevamos una contabilidad más milimetrada a corto y medio plazo. Evidentemente vamos a sufrir en el consumo, pero no de manera gravísima, y más en lo que se refiere al directo como empresas 360 que somos”, apunta Carlos Galán, cofundador de Subterfuge Records.

En apoyo de este tipo de sellos y de establecimientos modestos con la persiana bajada, se ideó la iniciativa #HoyMeComproUnDisco para estimular los pedidos durante el confinamiento, aunque los envíos no se realicen hasta después.

El “estreaming”, fórmula contra la piratería y refugio durante el coronavirus

El “streaming”, la opción que levantó las cifras mundiales tras la debacle de la piratería, se ha convertido igualmente en el refugio frente al coronavirus, sobre todo para trabajos que atraen al público más joven, véase la propia Dua Lipa o la música urbana.

“Es inevitable que nos centremos en artistas y géneros que tienen éxito en lo digital, pero hay que ser cuidadosos, porque eso puede cambiar tan rápido como lo hacen los contratos con esas plataformas. Ahora mismo se fomenta el consumo masivo basado en las reproducciones, pero la música urbana tiene un recorrido más corto, más de actualidad. Es nuestra responsabildad no abandonar la diversidad”, previene Barbat.

En este sentido, llama la atención sobre el hecho de que uno de los catálogos que más se está moviendo en estas fechas sea el de El Canto del Loco, banda de pop español que desapareció mucho antes de que el “streaming” fuese una realidad.

“Nada será como antes de las crisis”, reflexiona Barbat, quien vaticina “un cambio profundo en hábitos que elimine las reticencias que pudieran quedar al consumo digital, de forma que se convierta en una realidad transversal que no solo se concentre en los más jóvenes”.

En España, las únicas listas que se seguirán publicando de momento son las que alimenta el “streaming”, tanto sencillos como álbumes y, según anunció Promusicae, ya se trabaja en fusionar esta última con la de discos físicos “para lograr una única clasificación que refleje el consumo de música al completo”.

¿Será entonces esta modalidad de reproducción un “airbag” seguro frente a la crisis que ya ha golpeado al ámbito del directo? No necesariamente.

Aunque el dato terminó por estabilizarse y repuntar ligeramente, se cifró entre un 8 y un 11 % la reducción del tráfico mundial de escuchas en herramientas como Spotify en las primeras semanas del confinamiento en favor de otras ofertas de ocio en el hogar y por la supresión de los viajes a trabajos y clases.

¿100 millones de pérdidas en 2020 en España?

Un informe reciente de Promusicae señalaba asimismo que el mercado discográfico español podría perder al menos 100 millones de euros en 2020, especialmente por el daño al mercado físico, que en 2019 representó unos 73 millones, pero también por la pérdida de suscripciones de pago a plataformas digitales, que reportaron unos 78 millones el pasado año.

“En España, donde somos muy dados a la modalidad gratuita, las suscripciones proceden sobre todo de la clase media y media-alta, pero los primeros datos ya apuntan en esa dirección y eso ha encendido las alarmas en cuanto a que vienen tiempos difíciles”, alerta el presidente de Sony.

Italia estima pérdidas similares a las de España y en Reino Unido un estudio ha revelado que la pandemia podría haberle costado ya cerca de 23 millones de euros a los músicos.

En búsqueda de nuevas fórmulas 

Bien es cierto que la bajada del consumo no ha afectado a las plataformas de vídeo en “streaming” como Youtube, muy favorecido por su consumo más familiar, con un crecimiento global de un 12-15%. “Pero hablamos del negocio sustentado por publicidad; esos ingresos están ahora por los suelos, así que se espera una brecha mayor entre el consumo y la retribución”, previene Barbat.

“Esta situación nos ha pegado a todos una patada en el culo y nos ha mandado a 100 km de nuestra zona de confort, por lo que tendremos que explorar los nuevos parajes si queremos sobrevivir”, apostilla Carlos Galán sobre el panorama que dejará esta crisis.

#QueNoPareLaMúsica, la llamada de solidaridad y reivindicación del sector

#QueNoPareLaMúsica es una iniciativa que ha emprendido la federación Es_música, de la que forma parte Promusicae y en la que también están involucradas entidades, colectivos y sociedades como ACCES, AEDEM, AIE, APM, ARTE, OPEM, SGAE y UFI.

Es un sector que da trabajo directo a más de 300.000 personas en España y tiene una incidencia importantísima en otros sectores productivos colindantes, como los servicios digitales, el comercio, la hostelería, la restauración o el turismo.

La campaña hace incidencia no solo en la valía de la música desde un punto de vista artístico, emotivo, cultural y económico, sino en la abrumadora respuesta de los creadores durante estas semanas de crisis y confinamiento. Porque los músicos han acompañado a la ciudadanía desde sus casas, les han abierto aún más sus corazones y han sabido expresar como nadie las sensaciones de un momento de dificultades, angustias e incertidumbres.

Todos los partícipes de Es_música llaman la atención sobre la importancia estratégica de la música y los artistas musicales para una sociedad tan receptiva a la melomanía como la española. Las últimas estadísticas reflejan datos como que el 88 por ciento de los españoles escuchan música a diario o que la media de consumo musical a la semana en España es de casi 19,5 horas, muy por encima de los valores registrados en países de nuestro entorno como Francia, Alemania y Reino Unido.

 

Edición: Catalina Guerrero

 

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

 

 

Supported by

EUIPO