Los productos de farmacia falsificados en el mundo suponen 4.000 millones

varias personas hacen cola en una farmacia respetando el metro de distancia recomendado en un establecimiento del Madrid este martes durante la semana tercera de confinamiento para frenar el avance del coronavirus en Madrid. EFE/JuanJo Martín

Alicante (EuroEFE).- Los productos farmacéuticos falsificados comercializados a escala mundial alcanzan un importe total estimado de unos 4.030 millones de euros, según un informe publicado por la Oficina de Propiedad Intelectual de la UE (EUIPO) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

Según la EUIPO, con sede en Alicante, los datos de las incautaciones aduaneras analizados en el estudio, que abarca el período 2014-16, reflejan que el mayor número de falsificaciones se dan en antibióticos, medicamentos relacionados con el estilo de vida y analgésicos.

Sin embargo, los funcionarios de aduanas también decomisaron medicamentos falsificados de otros tipos, como los fármacos para el tratamiento del cáncer, la diabetes, la malaria, el VIH y las enfermedades cardíacas, así como anestésicos locales.

Riesgo para la vida

La Organización Mundial de la Salud, una de las fuentes consultadas para este estudio, estima que la presencia de medicamentos contra la malaria falsificados y de calidad inferior en el África subsahariana puede llegar a ocasionar hasta 116.000 muertes al año.

El aumento de los pequeños envíos de paquetes postales o cartas, que son más difíciles de detectar para los agentes de aduanas, favorece el comercio de estas falsificaciones y, de hecho, en ese periodo el 96 por ciento de todas las incautaciones aduaneras de productos farmacéuticos falsificados correspondieron a entregas por correo postal o mensajería urgente.

El director ejecutivo de la EUIPO, el belga Christian Archambeau, ha señalado que “los productos farmacéuticos falsificados pueden representar una amenaza directa para la salud y la vida, y su llegada a la UE plantea un reto para las autoridades”.

“Abordar esta cuestión requiere que se refuerce aún más la coordinación actual a escala nacional y de la UE, y que se respalde con acciones de alcance mundial”, ha añadido.

India y China, mayores fabricantes de medicamentos falsificados

India y China se consideran los mayores fabricantes de productos farmacéuticos falsificados a escala mundial, mientras que Singapur y Hong Kong figuran como los puntos de tránsito más importantes de la cadena de suministro.

Las empresas y los negocios más afectados por la falsificación y la piratería se localizan, principalmente, en países de la OCDE como los Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Austria, Alemania y Suiza.

El informe se basa en un subconjunto relevante de datos de casi medio millón de incautaciones aduaneras llevadas a cabo por las autoridades y policiales internacionales, como la Organización Mundial de Aduanas, la Dirección General de Fiscalidad y Unión Aduanera de la Comisión Europea y el Departamento de Seguridad del Territorio Nacional de los Estados Unidos.

El estudio también incluye datos del Sistema de Incidentes de Falsificación del Pharmaceutical Security Institute (PSI, Instituto de Seguridad Farmacéutica), que comprende los casos notificados por empresas miembros del PSI relativos a la fabricación fraudulenta, el etiquetado incorrecto de medicamentos y el envasado fraudulento.

La Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO) es una agencia descentralizada de la UE con sede en Alicante que se encarga de gestionar las marcas de la Unión Europea (MUE) y los dibujos y modelos comunitarios registrados (DMC).

También colabora con las oficinas de propiedad intelectual nacionales y regionales de la UE y lleva a cabo investigaciones y actividades con el fin de combatir la vulneración de los derechos de propiedad intelectual a través del Observatorio Europeo de las Vulneraciones de los Derechos de Propiedad Intelectual.

Edición: Catalina Guerrero

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

 

 

 

Supported by

EUIPO