Menor de 35 años y narcisista: así es el consumidor de falsificaciones

En la foto, vendedores ambulantes en Barcelona esta EFE/ Archivo/Andreu Dalmau.

Madrid (EFE).- El retrato del comprador de falsificaciones es “menor de 35 años, experimenta sentimientos narcisistas y está influenciado por su entorno”, ha señalado este miércoles la psicológica Elisabeth Marina, en el acto de presentación de un informe sobre la compra de este tipo de productos, con motivo del Día Mundial contra la Piratería, que se celebra este miércoles.

La compraventa de falsificaciones es, actualmente, uno de los mercados ilegales más extendidos: supone un 7 % del comercio mundial y causa pérdidas de 15.000 millones a las arcas públicas de los países de la Unión Europea.

El informe, titulado “Claves para la búsqueda de un consumidor responsable, ético y consciente: aportaciones de la psicología a la compra de productos falsificados”, ha sido elaborado por el Colegio Oficial de Psicólogos de Madrid y la Asociación para la Defensa de la Marca (Andema).

 

Su objetivo es “abordar un estudio psicológico de las motivaciones que llevan a comprar productos falsificados” para “poner el énfasis en mensajes que puedan hacer replantear la decisión de compra,” ha subrayado Rosa Tous, presidenta de Andema, en la presentación por videoconferencia del informe.

“El consumidor es clave en las decisiones de compra, tanto de productos auténticos como falsificados”, ha añadido Tous, por lo que hay que conseguir que “sea responsable, consciente” de sus actos.

El perfil del potencial consumidor: clave para solucionar el problema

“El informe es una propuesta diferenciadora que surge como respuesta a un fenómeno internacional que sigue creciendo”, ha señalado Marina, quien ha destacado que, ante todo, lo más importante es “la disminución y erradicación del mercado de las falsificaciones”.

Para conseguirlo, es vital aunar fuerzas con la psicología, ya que las campañas previas, centradas únicamente en los factores numéricos, no han tenido “el impacto deseado” al no centrarse en el mundo emocional y social del comprador de falsificaciones.

En este sentido, el Colegio de Psicólogos ha elaborado, en base a una “investigación bibliográfica del comportamiento del consumidor”, un perfil del consumidor potencial de este tipo de productos.

“Constatamos que es un consumidor que puede ser hombre o mujer, probablemente de una edad menor de 35 años”, ha destacado la psicóloga, quien ha añadido que “experimenta sentimientos de orgullo narcisista ante la compra de un producto falsificado y tiende a justificar sus acciones”.

Según el estudio, los compradores adquirirían estos productos “como una forma de adaptación social, como una forma más de encajar en un determinado grupo, ha dicho Marina.

“Es fácilmente influenciado por su entorno”, ha desarrollado la psicóloga, por lo que es frecuente que experimente “temor ante la idea de ser descubierto usando o comprando productos falsificados”.

Las campañas del futuro deben centrarse en las emociones 

“A pesar de que la falsificación es considerada un acto criminal, relacionada con narcóticos o armas, sigue en avance”, ha destacado la psicóloga, que ha manifestado que, con frecuencia, el comprador no siente que esté cometiendo un crimen cuando realiza una compra.

Para que las futuras campañas de concienciación tengan éxito, es indispensable “apelar y aludir a la ciudadanía, que resulta una parte fundamental del problema y de la solución”.

Por ello, las campañas del futuro deben tener como punto de partida el mundo emocional y psicológico, tanto de consumidores experimentados, como de potenciales compradores.

Entre las actividades recomendadas estarían las “intervenciones psicoeducativas”, la apelación “al temor a ser descubierto”, la “visibilización de los riesgos físicos, económicos y sociales” que suponen las falsificaciones y el proporcionar información a la población para que aprenda a “diferenciar entre el producto original y el falso”.

Las campañas “no pueden basarse en datos, sino apuntar a las emociones”, ha remarcado Marina, ha demandado la creación de un “libro blanco” con prácticas del buen consumidor y ha pedido a las empresas que profundizaran más en reforzar la idea de la “calidad y la duración” para “aumentar el valor añadido de los productos”.

Los 27 países de la UE pierden cada año 15.000 millones de euros de ingresos públicos a causa de las falsificaciones, según un informe publicado hoy por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), con sede en Alicante.

Los 27 de la UE pierden 15.000 millones en ingresos públicos por la piratería

Alicante (EuroEFE).- Los 27 países de la UE pierden cada año 15.000 millones de euros de ingresos públicos a causa de las falsificaciones, según un informe publicado hoy por la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO), con …

 

Edición: Catalina Guerrero

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

 

 

Supported by

EUIPO