Un respirador “made in Spain”

Una operaria de SEAT trabaja en la cadena de montaje de los respiradores que SEAT ha fabricado con el prototipo de la empresa catalana Protofy.XYZ, OxyGEN, .EFE/Susanna Sáez

Madrid (EuroEFE).- La penuria de material sanitario ha sido uno de los grandes obstáculos en la lucha contra el COVID-19. Para contribuir a solucionar este problema, la empresa catalana Protofy.XYZ ha desarrollado OxyGEN, un respirador de emergencia diseñado a partir de un motor de limpiaparabrisas. Se trata de una iniciativa de “hardware” abierto en la que toda la información es de libre acceso.

Esta decisión de ofrecer los planos e instrucciones de montaje de libre acceso y totalmente gratuita  se debe a “un tema de inmediatez”, para que “gente de todo el mundo pueda fabricarlo ya”, dice en una entrevista con Efe Ignasi Plaza, cofundador de Protofy.XYZ, ya que puntualiza que “OxyGEN no nace para que nos lucremos o mejoremos la imagen de nuestra empresa, nace para salvar vidas”.

Actualmente, doce países están en vías de obtener la certificación para desarrollar OxyGEN y cerca de setenta ya han construido un prototipo. “Da gusto ver cómo la gente se implica”, confiesa Ignasi Plaza, que se muestra satisfecho con la “magnitud” que ha alcanzado el proyecto.

El modelo creado por Protofy.XYZ es el que desde el 3 de abril ha fabricado Seat en Martorell, aunque la empresa automovilística detuvo la producción el pasado día 11 por el descenso de personas ingresadas en la UCI.

La falta de demanda de los hospitales ha llevado a que actualmente en España no se estén produciendo unidades de OxyGEN. Sin embargo, Ignasi Plaza cuenta que no se ha desmontado la línea de producción porque “se teme que si ahora bajan las medidas pueda haber un repunte” y también como previsión a que “en octubre o septiembre pudiese haber una segunda ola importante”.

Fotografía cedida por Protofy.XYZ del respirador OxyGEN. EFE

Un aparato que se puede replicar fácilmente

Además de ser un proyecto de “hardware” abierto, lo que diferencia a OxyGEN de otras iniciativas similares es que apuesta por una tecnología sencilla de diseño simple que prescinde de la electrónica (“low tech”) y de bajo coste (“low cost”).

“La idea es que cualquier persona pueda construirlo”, explican desde Protofy.XYZ. Por ello, han optado por un diseño minimalista y material que se puede conseguir fácilmente como el limpiaparabrisas de un automóvil o pequeños electrodomésticos. En su canal de Youtube, está disponible un vídeo tutorial que explica cómo fabricar el respirador de emergencia.

El dispositivo, que obtuvo el pasado 3 de marzo la autorización de la Agencia Española del Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS), permite automatizar resucitadores manuales tipo AMBU para que funcionen de forma mecanizada y autónoma. De esta manera, el sanitario puede atender varios pacientes a la vez. Además, permite controlar la frecuencia respiratoria, el volumen corriente y la ratio inspiración/espiración de forma constante.

OxyGEN tiene dos versiones: OxyGEN-IP, en acero y pensada para producir a nivel industrial, y OxyGEN-Maker, construible en madera o metacrilato para pequeños talleres. Esta última se puede construir en pocas horas y no precisa de herramientas especializadas. “Solo se necesita un poco de ingenio, un motor limpiaparabrisas y algunos materiales básicos”, según dice Protofy.XYZ en su página web.

Ignasi Plaza explica a Efe que se decidió prescindir de la electrónica por un tema de disponibilidad. “Es fácil conseguir 4.000 motores de limpiaparabrisas pero no lo es conseguir 4.000 electrónicas completas iguales”. Es importante que estas piezas se correspondan, matiza, porque “a nivel de certificación si cambias un componente tienes que volver a certificar”.

Queda mucho por hacer

Protofy.XYZ ha trabajado desde mediados de marzo para llevar estos respiradores de emergencia a los hospitales. Ahora, desde la empresa expresan la necesidad de seguir mejorando la tecnología de los dispositivos y conseguir hacer llegar OxyGEN a todo el mundo.

Por ello, han puesto en marcha un “crowdfunding con el que pretenden recaudar un total de 150.000 euros.

Este dinero, cuenta Ignasi Plaza, va a estar destinado, en primer lugar, a adaptar el dispositivo a las necesidades productivas de los distintos lugares del mundo.

En segundo lugar, se dedicará a desarrollar un sistema de alarmas para facilitar el trabajo a médicos y enfermeros de forma que “en vez de uno por cada diez pacientes, pueda haber uno por cada treinta”.

Además, lo recaudado se designará a seguir brindando soporte técnico y formación a otros países, que es la parte a la que más destinan recursos actualmente. Esta tarea va desde dar formación a los médicos sobre cómo funciona el dispositivo hasta prestar asesoramiento acerca de cómo contactar con los industriales y ayudarles a preparar la documentación. “Son partes que nosotros ya hemos pasado y sabemos cómo funcionan porque es a lo que nos dedicamos”, explica el cofundador de Protofy.XYZ.

Edición: Catalina Guerrero

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

 

 

 

Supported by

EUIPO