Una campaña contra la compra en internet de falsificaciones

Un reportero de televisión graba unas zapatillas falsas que vendía una página electrónica de venta de productos falsificados. EFE/XAVIER BERTRAL

Madrid (EuroEFE).- El Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social y el Centro Europeo del Consumidor en España (CEC-España) han lanzado una campaña contra la compra de productos falsificados y han puesto el foco especialmente en las que se hacen a través de internet.

La campaña hace hincapié en que la adquisición de productos falsificados contribuye a desarrollar una economía fraudulenta que vulnera los derechos de propiedad industrial y los derechos de la competencia, y conlleva la pérdida de las garantías legales y derechos que asisten a los consumidores, según el ministerio que dirige María Luisa Carcedo.

Pero, además, incide en que la compra de estos productos puede poner en riesgo la salud por no cumplir la normativa de seguridad.

Pérdidas millonarias por las falsificaciones

En España, las pérdidas anuales a causa de las falsificaciones y la piratería se elevan a unos 6.700 millones de euros, lo que equivale a 146 euros por habitante, según un informe difundido el pasado mes de junio por la Oficina de la Propiedad Intelectual de la UE (Euipo).

Los 6.700 millones de euros que se dejan de ganar equivalen al 10,6 por ciento de las ventas en el país.

La Euroagencia enmarca estas pérdidas en los 60.000 millones que se pierden por este motivo en los 28 países miembros de la UE dentro de once sectores económicos clave, lo que representa el 7,4 por ciento del total de venta.

Comercio electrónico, el gran bazar de falsificaciones

Bangkok (EuroEFE).- Bolsos Chanel, relojes G-Shock y zapatillas Gucci son algunos de los productos falsificados que se pueden comprar a través del comercio electrónico en el Sudeste Asiático, uno de los principales mercados de este negocio ilícito en el mundo.

Las …

Decálogo para evitar comprar falsificaciones

Para evitar la compra de falsificaciones y este tipo de fraudes, Consumo lanza diez recomendaciones:

1. Comprobar la identidad del vendedor: el nombre de la tienda, su domicilio social y sus datos de contacto, normalmente publicados dentro del Aviso Legal y en las Condiciones Generales de la web. Las empresas cuyas web terminen en “.be”, “.es”, “.fr” o cualquier otra extensión de un país europeo no necesariamente tienen por qué estar ubicadas en la UE.

2. Buscar opiniones de otros usuarios: las que son excesivamente positivas o demasiado vagas pueden ser de la propia tienda “online” y eso constituiría una práctica ilegal.

3. Investigar si la tienda tiene sellos de confianza.

4. Evaluar el diseño de la web: las páginas web con errores ortográficos o gramaticales, imágenes de mala calidad o cuyo diseño no parecen muy profesionales pueden contener productos falsificados.

5. Localizar los derechos del consumidor, como el de desistir durante los primeros 14 días sin necesidad de justificar el motivo o el plazo de la garantía legal mínima.

6. Comprobar que se puede visualizar el producto. La tienda “online” debe mostrar con calidad suficiente la imagen del producto en su totalidad.

7. Comparar el precio total (impuestos incluidos) en distintas web y los posibles gastos adicionales como los de envío, embalaje especial o derechos de aduana. Un precio excesivamente bajo es motivo de sospecha.

8. Verificar en la web de la marca oficial que la tienda “online” donde se va a realizar la compra es un canal de venta autorizado.

9. Asegurarse de que el medio de pago es seguro. Verificar que la URL de la web empiece con https, pagar preferentemente con una tarjeta de crédito y evitar las transferencias directas de dinero.

10. Valorar el coste/beneficio de los productos reacondicionados porque la garantía y la calidad de estos productos suelen ser distintas a las de los productos nuevos.

Edición: Catalina Guerrero

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

 

Supported by

EUIPO