Una patente histórica, base de un proyecto español para detectar la COVID-19 de forma sencilla, rápida y fiable

Los hospitales Vall d'Hebron (en la imagen) y Clínic de Barcelona, el hospital La Paz de Madrid y el instituto de investigación Carlos III de Madrid han incorporado desde hace unos días unos robots que permiten hacer 2.400 pruebas de PCR cada día en cada uno de los centros. EFE/Enric Fontcuberta.

Madrid (EuroEFE).- La capacidad de diagnóstico de la COVID-19 es fundamental para el control de la pandemia. Investigadores españoles suman fuerzas en un nuevo proyecto para lograr la detección del virus en menos de una hora mediante una técnica sencilla que se podría aplicar a pie de calle.

El instituto de Salud Carlos III (ISCIII) ha financiado un proyecto del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO) y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) para la detección masiva y precoz del coronavirus SARS-CoV-2.

El objetivo es lograr una técnica sencilla para la detección a gran escala de contagiados por coronavirus, incluyendo a los asintomáticos, señala el CNIO en un comunicado.

Los investigadores esperan tener la primera versión del sistema lista para el próximo otoño, “coincidiendo con un eventual rebrote de la enfermedad”, agrega.

El proyecto quiere desarrollar “un dispositivo portátil, similar a un test de embarazo, que permita diagnosticar la enfermedad de forma sencilla, rápida y fiable, incluso en casa.

Asimismo, se adaptará la metodología usada para detectar la presencia del virus en el ambiente y en superficies”, explica una nota del CSIC.

La investigación, ya en marcha, está coordinada por Felipe Cortés, jefe del CNIO, y Luis Blanco, del Centro de Biología Molecular Severo Ochoa (CBMSO), centro mixto del CSIC y la Universidad Autónoma de Madrid.

Una patente histórica y muy rentable:  la polimerasa

En ella se empleará uno de los “descubrimientos insignia” de la historia de la ciencia española: la enzima (proteína que realiza funciones biológicas) ADN polimerasa de phi29 (phi29pol), cuyas propiedades “la convierten en un potente aliado para hacer frente a esta pandemia”.

Phi29pol es una enzima “extremadamente poderosa” que permite multiplicar por miles o millones de veces una pequeña muestra de material genético, una capacidad que “nos da la pista de que puede ser un método extremadamente sensible para detectar la presencia del material genético del virus y, por ende, confirmar la infección”, afirma Cortés.

A diferencia de las técnicas de RT-PCR empleadas actualmente, el mecanismo de amplificación funciona a temperatura constante, incluso a temperatura ambiente, y permite completar el diagnóstico de un elevado número de muestras en menos de una hora, explica el CNIO.

Así, sería posible diagnosticar “a pie de calle, incluso en los propios centros de atención primaria, residencias de ancianos u otros lugares especialmente sensibles, evitando así el envío de muestras a los laboratorios capacitados, facilitando la logística y evitando nuevos contagios”, enfatizan ambos científicos.

Descubierta en 1984 por los investigadores Luis Blanco y Margarita Salas en el CSIC, el uso de phi29pol se ha extendido por todo el mundo para la amplificación de ADN en laboratorios de genética, medicina forense o policía científica. Hasta la fecha de su caducidad, la patente de la polimerasa generó más de seis millones de euros en beneficios para el CSIC.

Margarita  Salas, discípula de Severo Ochoa, publicó más de 200 trabajos científicos. Su última distinción fue el Premio Inventor Europeo 2019 de la Oficina Europea de Patentes a en reconocimiento a su carrera. Fue propietaria de cuatro patentes, que protegían su propiedad intelectual.

 

Margarita Salas, Premio Inventor Europeo 2019, científica hasta el último día

Madrid (EuroEFE).- La bioquímica y pionera de la biología molecular, Margarita Salas, fallecida este jueves a los 80 años, no solo fue una de las investigadoras importantes de España, pionera en los estudios genéticos, sino que además fue una trabajadora …

“Los expertos mundiales en esta tecnología y su propiedad intelectual los tenemos en casa, con lo que, si nuestros ensayos funcionan como esperamos, facilitará su producción y posterior suministro a nivel nacional”, sostienen.

El proyecto cuenta con la financiación del ISCIII, a través del Fondo COVID-19, dotado con 24 millones de euros, que también ha dado luz verde este martes a otros dos proyectos, lo que eleva a 18 los ya aprobados bajo este paraguas, ha informado el Ministerio de Ciencia e Innovación.

El proyecto cuenta con la financiación del ISCIII, a través del Fondo COVID-19, dotado con 24 millones de euros, que también ha dado luz verde este martes a otros dos proyectos, lo que eleva a 18 los ya aprobados bajo este paraguas, ha informado el Ministerio de Ciencia e Innovación.

El objetivo de otro de lo proyectos es usar equipos de muestreo para localizar el virus en el aire de entornos sanitarios, como hospitales y centros de salud.

El proyecto está coordinado por el CBMSO, en colaboración con el Instituto de Investigación Sanitaria del Hospital La Paz, el Hospital Severo Ochoa, el centro IMDEA Nanociencia, el ISCIII y el ISGlobal.

La segunda investigación está coordinada por el Instituto Aragonés de Ciencias de la Salud (IACS) y busca una alternativa al diagnóstico precoz a través de la sangre, pues el diagnóstico estándar actual se realiza extrayendo muestras mucosas de la nariz o de la faringe.

Editado por Catalina Guerrero

“El contenido del sitio refleja exclusivamente el punto de vista del autor. La Comisión Europea no es responsable del uso que pueda hacerse de la información contenida en el mismo”.

 

 

Supported by

EUIPO