Empresas de la UE en Cuba podrán ser denunciadas en EEUU

Empresas de la UE en Cuba podrán ser denunciadas en EEUU

WashingtonBruselas (EuroEFE).- El secretario de Estado de EEUU, Mike Pompeo, anunció este miércoles la activación por primera vez en la historia de una medida que permitirá reclamar ante los tribunales estadounidenses propiedades confiscadas en la isla tras la revolución cubana de 1959. “La Administración de Donald Trump no suspenderá más el título III (de la ley Helms-Burton), una decisión que entrará en vigor el próximo 2 de mayo”, dijo Pompeo en una rueda de prensa. La Unión Europea (UE) ya ha replicado: considerará “todas las opciones a su alcance” para proteger a las empresas europeas en Cuba, entre ellas, la de prohibir la aplicación de sentencias de tribunales estadounidenses contra compañías comunitarias implantadas en la isla.

Esta es la primera vez que un Gobierno de EEUU activa los Títulos III y IV de la ley Helms-Burton, que habían sido suspendidos por todos los presidentes desde la aprobación de la norma en 1996.
Este cambio de política permitirá interponer demandas en EEUU contra empresas de todo el mundo, entre ellas cadenas hoteleras españolas como Meliá, Barceló, NH o Iberostar, además de Iberia o la compañía canadiense Sherritt, dedicada al sector minero.
A estas se suman otras aerolíneas como Lufthansa o Air France, y grandes corporaciones como la suiza Nestlé, la china Huawei o la japonesa Mitsubishi.
También aparecen firmas estadounidenses como Marriott o American Airlines, según un listado del Consejo Comercial y Económico EEUU-Cuba, que agrupa a empresas norteamericanas interesadas en comerciar con la isla.

En concreto, la aplicación del Título III permitirá a los estadounidenses, incluidos los cubanos nacionalizados, demandar ante los tribunales de EEUU a las compañías que supuestamente se benefician de propiedades en Cuba que eran suyas o de su familia antes de la revolución cubana.
Entretanto, la aplicación del Título IV restringirá la entrada a EEUU de quienes hayan confiscado propiedades de estadounidenses en Cuba o que hayan comerciado con dichas propiedades.
Eso abre la puerta a “cientos de miles de demandas” en los tribunales de EEUU, según Robert Muse, un abogado en Washington experto en la legislación estadounidense sobre la isla.
Muse calcula que alrededor del 90 % de los bienes nacionalizados después de 1959 “pertenecían a cubanos que emigraron a EEUU”, y sus descendientes tienen ahora la opción de demandar al Gobierno de Cuba o a compañías extranjeras para ser compensados por ello.
Pompeo argumentó que el “comportamiento de Cuba en Latinoamérica socava la seguridad y estabilidad de los países en la región” y puso de ejemplo el apoyo que supuestamente la inteligencia cubana está prestando al gobernante venezolano, Nicolás Maduro, sujeto a una campaña de presión por parte de Washington.
“Tristemente, la mayor exportación de Cuba estos días no son puros, ni ron, es la opresión”, subrayó Pompeo.
La secretaria de Estado adjunta de EE.UU. para Latinoamérica, Kimberly Breier, avisó que ninguna compañía, ya sea estadounidense o europea, estará exenta de la nueva política hacia Cuba y, por tanto, podrán ser demandas ante cortes estadounidenses si están usando propiedades nacionalizadas.
“No habrá excepciones”, afirmó tajante Breier.
En un estudio publicado en 1996, el Departamento de Estado estimó que la activación del título III permitiría que se interpusieran entre 75.000 y 200.000 demandas ante cortes estadounidenses.

La UE considerará “todas las opciones a su alcance” frente a la decisión de EEUU

La Unión Europea (UE) señaló este miércoles que considerará “todas las opciones a su alcance” para proteger a las empresas europeas en Cuba, entre ellas, la de prohibir la aplicación de sentencias de tribunales estadounidenses contra compañías comunitarias implantadas en la isla.
“La UE considerará todas las opciones a su alcance para proteger sus intereses legítimos, entre ellas, aquellas relacionadas con sus derechos en la Organización Mundial del Comercio (OMC) y a través del uso del “estatuto de bloqueo” de la UE”, dijeron en una nota la alta representante de la UE para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, y la comisaria europea de Comercio, Cecilia Malmström.

El “estatuto de bloqueo” de la UE prohíbe la aplicación de las sentencias de tribunales estadounidenses relacionadas con el Título III de la ley Helms-Burton Act dentro del territorio europeo, explicaron.
También permite a las compañías europeas demandadas en los tribunales de Estados Unidos recibir indemnizaciones por daños a través de procedimientos judiciales contra sus demandantes en las cortes europeas, agregaron.
En otro comunicado de Mogherini y Malmström junto a la ministra de Exteriores de Canadá, Chrystia Freeland, lamentaron la decisión de EE.UU. y consideraron que tendrá un “importante impacto en operadores legítimos europeos y canadienses en Cuba”.
Señalaron que la aplicación de medidas unilaterales extraterritoriales a Cuba es “contraria a la ley internacional”, y que ambas partes trabajarán juntas para “proteger los intereses de nuestras empresas en el contexto de la OMC y prohibir la aplicación del reconocimiento de sentencias extranjeras basadas en el Título III”.
Aseguraron que sus respectivas leyes admiten contrademandas a cualquier demanda estadounidense, de manera que la decisión de EE.UU. de permitir denuncias contra empresas extranjeras “solo puede llevar a una espiral innecesaria de acciones legales”.
Mogherini advirtió este mes en una carta a Pompeo de que la UE podría demandar a EE.UU. ante la OMC si Washington implementaba esa medida.
La UE ya demandó a EE.UU. ante la OMC hace dos décadas, cuando se aprobó la ley Helms-Burton, pero retiró esa querella una vez que la Casa Blanca accedió a dejar en suspenso ese capítulo del texto.

Empresarios españoles en Cuba piden a UE reciprocidad contra demandas en EEUU

El presidente de la Asociación de Empresarios de España en Cuba (AEEC), Xulio Fontecha, instó este miércoles a la Unión Europea a aplicar “reciprocidad” y castigar a empresas estadounidenses que demanden a las europeas por lucrarse de sus antiguas propiedades en la isla.
“Les estamos exigiendo reciprocidad, que no nos quedemos quietos. Que si alguna compañía española con intereses en Cuba se ve amenazada, multada, apercibida, que sufra el mismo castigo la compañía norteamericana que esté promoviendo esa acción”, indicó Fontecha a Efe en La Habana.
Según el representante de los empresarios españoles en Cuba, la mayoría de los potenciales demandantes son compañías grandes “con intereses en España o en Europa”, por lo que instó a Bruselas a que “tome una medida de reciprocidad y también las castigue oportunamente”.
Sobre los posibles efectos de un hipotético aluvión de demandas en EE.UU. a empresas españolas -de las cuales muchas operan en régimen mixto con corporaciones estatales cubanas- reconoció que de momento “es muy difícil, muy prematuro, saber qué va a pasar”.
“De todos modos, estamos seguros de que las principales compañías españolas -bancos, líneas aéreas y compañías hoteleras que están trabajando en Cuba- tienen muy estudiado lo que han hecho y están haciendo, y nos consta que están cuidando bien sus intereses”, apuntó.
En cuanto a las empresas españolas pequeñas y medianas que operan en la isla, consideró “muy difícil” que se vean afectadas por la medida del gobierno de Donald Trump.

Para saber más:

La UE insta a empresas europeas a “contraatacar” si son demandadas por EE.UU. en Cuba