La UE y Cuba repasan este lunes el acuerdo bilateral con la vista puesta en la ley Helms-Burton

a381e_1111111111capitolio.jpg

Bruselas (EuroEFE).- El ministro de Exteriores cubano, Bruno Rodríguez, y la alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, se reunieron este domingo en La Habana en la víspera del II Consejo Conjunto Cuba-UE, que dará seguimiento al Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC) bilateral entre otros asuntos.

“En fructífero encuentro con Alta Rpte #UE @FedericaMogherini destacamos buen estado de las relaciones #CubaUE e importancia del #ADPC como marco regulatorio para la consolidación de nuestros vínculos”, escribió el canciller cubano en su cuenta de Twitter.

Rodríguez agregó que durante el encuentro con la jefa de la diplomacia europea trataron además sobre las “nuevas medidas de bloqueo de #EEUU vs #Cuba y otros temas de la agenda internacional”

Rodríguez y Mogherini, presidirán el lunes las delegaciones de Cuba y del bloque comunitario europeo en este nuevo Consejo, el segundo tras el celebrado el 15 de mayo de 2018 en la sede de la UE en Bruselas.

La alta representante de la UE para la Política Exterior, Federica Mogherini, ha viajado a La Habana para representar al bloque europeo en esta reunión, mientras que el ministro de Relaciones Exteriores, Bruno Rodríguez, encabeza la delegación cubana.

Un paso más en el diálogo 

Esta será la segunda ocasión en que se reúnen en el formato de consejo conjunto desde que comenzó a aplicarse de forma provisional en noviembre de 2017 el acuerdo de diálogo político y cooperación, el primer pacto bilateral que suscriben ambas partes.

Según indicó la UE en un comunicado, la reunión servirá para “analizar el diálogo político iniciado en el marco del acuerdo en ámbitos fundamentales”.

En concreto, se examinarán las relaciones bilaterales y los programas de cooperación en materias como la cultura, la energía, la agricultura y la modernización económica.

También se debatirá la creación de diálogos sobre políticas sectoriales en algunos de estos ámbitos, así como las oportunidades de estrechar la cooperación, según la UE.

El comercio y la inversión figuran también en la agenda, y muy particularmente las consecuencias extraterritoriales de la aplicación ley Helms-Burton de Estados Unidos, una legislación originaria de 1996, pero cuyo título III fue activado en mayo por el Gobierno de Donald Trump.

Esa medida permite presentar demandas ante cortes estadounidenses por el uso de terrenos y propiedades nacionalizadas en Cuba tras la revolución de 1959 y se suma a otras acciones de EEUU que prohíben los viajes de cruceros estadounidenses, disposiciones que han sido consideradas por la UE como “extraterritoriales” y “unilaterales”.

Empresas europeas afectadas por la aplicación ley Helms-Burton de Estados Unidos

Empresas extranjeras que operan en Cuba, como las hoteleras españolas Meliá, Iberostar y Barceló, la canadiense Blue Diamond y la francesa Accor, así como a las plataformas de reservas turísticas Trivago, Booking y Expedia, se han visto afectadas por la aplicación de esa ley.

La Comisión Europea incluyó en su reunión semanal del pasado miércoles un balance sobre la situación causada por esa legislación, rechazada públicamente tanto por Mogherini como por Rodríguez.

Ambos consideran que es contraria a la ley internacional y están evaluando con qué pasos responder.

La UE ya adelantó su intención de aplicar el “estatuto de bloqueo”, que prohíbe la aplicación en territorio comunitario de las sentencias en EEUU sobre el título III y permite a los demandados recibir indemnizaciones en tribunales europeos.

Tampoco se descarta una posible demanda ante la Organización Mundial del Comercio (OMC), una medida a la que el bloque europeo ya recurrió cuando se aprobó la Helms-Burton hace 23 años y que no fue retirada hasta que Washington se comprometió a mantener congelado el título III.

La UE,  principal socio comercial de Cuba

La UE es el principal socio comercial de Cuba, con un intercambio comercial que superó los 2.600 millones de euros el año pasado, y también es el primer inversor en el país.

Por otra parte, tanto la UE como Cuba aprovecharán la ocasión para abordar asuntos de alcance regional y mundial, la integración regional y la coordinación en los foros multilaterales en ámbitos como el cambio climático y el desarrollo sostenible e integrador.

El acuerdo de diálogo político y de cooperación, suscrito en 2016 entre la Unión y Cuba, se aplica provisionalmente desde noviembre de 2017 y puso fin a dos décadas de la denominada “posición común” europea, que vinculaba todo avance en la relación bilateral a los progresos en democratización y derechos humanos en la isla.

Por Rosa Jiménez (edición: Catalina Guerrero)

Para saber más: 

► La ley Helms-Burton, el órdago de Trump a la economía cubana