No se puede dialogar con Cuba sin respeto a los DDHH, según la Eurocámara

7e555_cuba1.jpg

Estrasburgo (Francia) (EuroEFE).- Sin respeto a los derechos humanos, el acuerdo de diálogo de la Unión Europea (UE) con Cuba debe suspenderse, defendió este jueves el pleno del Parlamento Europeo (PE) tras aprobar una resolución en la que muestra su “gran preocupación” por la falta de garantías democráticas en la elaboración del nuevo proyecto de Constitución y referéndum previsto para febrero de 2019 en la isla.

El Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación (ADPC) entre la UE y Cuba, que entró en vigor en 2017, prevé una cláusula de suspensión en caso de que no se respeten los derechos humanos en la isla.

La Eurocámara lo manifestó así en una resolución promovida por las fuerzas conservadoras y liberales, aprobada por 325 votos a favor, 240 en contra y 44 abstenciones.

A pocos días de que Sánchez viaje a Cuba

Desde la izquierda de la Eurocámara, se criticó que se haya impulsado un pronunciamiento que consideran que solo quiere boicotear la aplicación del acuerdo de diálogo con la isla y que también tiene algo que ver, tal y como dijo la eurodiputada del PSOE Elena Valenciano en el debate previo al voto, con el viaje a la isla del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez.

En la resolución, los eurodiputados “lamentan” que “no haya mejorado la situación en materia de derechos humanos y democracia pese a haberse adoptado acuerdo con la UE y piden que se cumplan las obligaciones vinculantes en lo relativo al respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales so pena de que se aplique su cláusula de suspensión.

Por ello, dicen “insistir” a la Comisión Europea para que siga atentamente y supervise el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales en Cuba al aplicarse el acuerdo y se informe a la Alta Representante de la UE, Federica Mogherini, que informe pormenorizadamente al Parlamento en el pleno de las medidas concretas que se adopten para cumplir esa salvaguarda.

La resolución en la Eurocámara promovida por la derecha y los liberales de la Eurocámara (a los que pertenecen PP y Ciudadanos, respectivamente) llega una semana antes de que se produzca la histórica visita de Pedro Sánchez a la isla, el primer viaje oficial de un gobernante español en 32 años.

En el texto también se muestra “gran preocupación” por el nuevo proyecto de Constitución cubana y del referéndum previsto para febrero de 2019, en una resolución promovida por las fuerzas conservadoras y liberales del hemiciclo europeo.

Los eurodiputados consideran que “todo el proceso carece de los elementos de inclusión, tolerancia y respeto de los derechos civiles y políticos fundamentales que podrían garantizar un proceso constitucional democrático”.

Persecución a la disidencia

Por otro lado, en la línea de anteriores resoluciones, se “condena enérgicamente la detención arbitraria, la persecución y el acoso y los ataques contra disidentes pacíficos, periodistas independientes, defensores de los derechos humanos y miembros de la oposición política en Cuba”.

Y piden que cesen de inmediato esas acciones y se ponga inmediatamente en libertad a todos los presos políticos, incluido Eduardo Cardet, “y las personas detenidas de manera arbitraria exclusivamente por ejercer su libertad de expresión y de reunión”.

Los eurodiputados españoles de PSOE, Podemos o Izquierda Unida, entre otros, votaron en contra del texto.

En el debate previo al voto, tanto Elena Valenciano (PSOE) como Ernest Urtasun (Catalunya en Comú) destacaron la importancia de que se pueda mantener un diálogo estructurado entre la UE y Cuba tras veinte años de posición común.

Igualmente, el líder de Podemos en la Eurocámara, Miguel Urbán, apuntó por su parte en un comunicado que aunque “se está abriendo un tiempo nuevo en la relación con Cuba” algunos grupos del hemiciclo “siguen obsesionados con la vuelta a una posición común que fue un desastre”.

Por Lara Malvesí (edición: Desirée García)

Para saber más:

Entra en vigor el primer acuerdo bilateral entre la UE y Cuba

El viaje de Sánchez a Cuba, una oportunidad para “pasar página”