Europa le muestra a Irán su inquietud y le advierte sobre el pacto nuclear

Manifestantes pacifistas ataviados con máscaras que representan al líder iraní, Ali Jamenei, la canciller alemana, Angela Merkel. y el presidente estadounidense, Donald Trump. [EFE/EPA/OMER MESSINGER]

París/Estrasburgo (EuroEFE).- Europa le muestra a Irán su inquietud y le advierte sobre el pacto nuclear. Francia, Alemania y el Reino Unido han recurrido al mecanismo de arreglo de diferencias por lo que consideran “incumplimientos iraníes”. Se abre así la puerta a la ruptura de un pacto que atraviesa momentos de gran dificultad.

En una declaración conjunta, los ministros de Exteriores de los tres países europeos aseguran que Teherán “no respeta sus compromisos” y, por lo tanto, recurren a la comisión conjunta para solucionar los desacuerdos, que debe resolver en menos de 35 días sobre las quejas presentadas.

París, Berlín y Londres consideran injustificado que Teherán sobrepase “importantes límites” contenidos en el pacto por el hecho de que Washington se saliera del mismo en mayo de 2018.

En ese sentido, recuerdan que Irán no acudió entonces a los mecanismos de resolución de diferencias incluidos en el acuerdo y prefirió anunciar públicamente que no respetaría algunos de sus compromisos.

Con esta decisión, esos tres países aseguran no querer sumarse a la campaña de “presión máxima” contra Irán y señalan que su objetivo es preservar el acuerdo por la vía diplomática.

“Esperamos devolver a Irán al pleno respeto de sus compromisos”, indican los firmantes, convencidos de la validez de este “acuerdo multilateral internacional histórico y su contribución en materia de no proliferación”.

Pese a los “redoblados esfuerzos” de los tres países europeos para que todas las partes respetaran el acuerdo, “Irán continúa incumpliendo límites importantes fijados en el acuerdo”, lo que “tiene implicaciones cada vez mayores e irreversibles en materia de proliferación”.

“No aceptamos el argumento según el cual Irán estaría autorizado a cesar parcialmente la puesta en marcha de sus compromisos”, indican los ministros, que recuerda que en varias ocasiones vienen exigiendo a Teherán que dé marcha atrás.

Frente a esos avisos, el régimen iraní ha continuado incumpliendo el acuerdo y el pasado 5 de enero anunció que no respetaría el límite de centrifugadoras de uranio impuesto en el mismo y que “su programa nuclear no estaría sometido a ningún límite operativo” de enriquecimiento, recuerda la declaración.

Francia, Alemania y el Reino Unido aseguran “no tener más remedio” que elevar la presión sobre Irán activando este mecanismo de denuncia, previsto en el artículo 36 del acuerdo, que abre a priori un plazo de 35 días -que puede ser prorrogado de mutuo acuerdo- para resolver las diferencias.

De no ver satisfechas sus quejas, el asunto pasaría al Consejo de Seguridad de la ONU, donde, si tampoco hay consenso, se reactivarían automáticamente las sanciones impuestas a Irán antes del acuerdo, sin posibilidad de que sean vetadas por ningún miembro permanente.

Borrell: “preservar el pacto es más importante que nunca”

El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, pidió este martes que las partes del acuerdo nuclear iraní afronten de “buena fe” el proceso de resolución de diferencias. “A la luz del peligroso incremento de la tensión en Oriente Medio, preservar el acuerdo nuclear iraní es más importante que nunca”, dijo.

“El objetivo del mecanismo es resolver problemas relacionados con la implementación del acuerdo en el marco de la comisión conjunta”, recordó, y valoró la intención de los ministros europeos de “preservar el acuerdo, con la sincera esperanza de encontrar una salida para resolver el impás a través de un diálogo diplomático constructivo”.

Borrell, que destacó que el acuerdo nuclear iraní es “un logro significativo de una diplomacia multilateral sostenida tras años de negociaciones”, dejó claro que el propósito de recurrir a este mecanismo “no es volver a imponer sanciones” sino “encontrar soluciones y volver al total cumplimiento del acuerdo”, para el que “no hay alternativa”, advirtió.

El acuerdo nuclear firmado en 2015 limitaba el controvertido programa nuclear iraní a cambio de importantes alivios comerciales y el levantamiento de las sanciones internacionales contra Teherán, pero el Gobierno de Estados Unidos decidió retirarse de él en 2018.

En respuesta, Irán venía incumpliendo desde mayo pasado y de forma gradual algunas de sus obligaciones del pacto, en particular con más producción de uranio enriquecido y de mayor pureza.

Pero ante la creciente tensión con EEUU en la región, Teherán anunció el pasado 5 de enero que dejaba de cumplir en la práctica con las limitaciones impuestas a su programa atómico, aunque continuaría cooperando con el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA).

Edición: Luis Alonso