La mediación alemana, atrapada entre acusaciones cruzadas de Turquía y Grecia

El ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, durante su visita a Atenas el 25 de agosto de 2020. EFE/EPA/YANNIS KOLESIDIS

Estambul/Atenas (EuroEFE).- El viaje del ministro de Exteriores alemán, Heiko Maas, a Grecia y Turquía este martes ha puesto de relieve la tensión por la búsqueda de hidrocarburos en el Mediterráneo oriental entre los dos países, que han recibido sus esfuerzos de mediación con un cruce de acusaciones.

Maas se reunió primero con su colega griego, Nikos Dendias, en Atenas, donde insistió en la necesidad de buscar el diálogo con Turquía y advirtió a los dos países de que jugar con fuego es altamente peligroso y cualquier “chispa puede llevar a una catástrofe”.

La advertencia de Maas coincidía con la celebración de maniobras navales de Grecia, con la participación de un buque de guerra estadounidense, al sureste de Creta, mientras Turquía hacía lo mismo un centenar de kilómetros más al oeste, en compañía de un destructor italiano.

Atenas anunció ayer esas maniobras en protesta por el anuncio turco de que continuará buscando gas en un área al sureste de Creta que tanto Turquía como Grecia reclaman como zona económica exclusiva (ZEE).

Heiko Maas, que preside este semestre el Consejo de ministros de Asuntos Exteriores de la Unión Europea, recalcó que tanto Alemania como toda la UE apoyan a Grecia en este tema, pero añadió que en estos momentos son necesarios mensajes de desescalada.

Su colega Dendias, sin embargo, se mostró poco inclinado al diálogo y pidió que en la reunión de ministros de Exteriores de la UE, este jueves y viernes en Berlín, se presente un catálogo de posibles sanciones contra Turquía.

“Turquía quiere crear hechos consumados, no vemos desescalada por ninguna parte, sino planes expansionistas y una ideología neotomana que pretende tomar el control del Mediterráneo y desestabilizar toda la región, y todo ello fuera del derecho internacional”, denunció.

GRECIA, “MALCRIADA”

Horas más tarde, al comparecer con Maas en Ankara, el ministro de Exteriores turco, Mevlüt Çavusoglu, devolvió la andanada al quejarse de que “el apoyo incondicional de la UE ha malcriado a Grecia”.

En Ankara, Maas pidió “un diálogo sincero y directo” entre Turquía y Grecia y ofreció “el apoyo de Alemania” para ello.

Pero Çavusoglu recordó que esta mediación ya se había intentado en julio, con Turquía aplazando la búsqueda de gas y preparando una declaración conjunta “prevista para el 7 de agosto”.

“Pero sólo horas antes, sin avisar, Grecia firmó un acuerdo con Egipto” para delimitar su ZEE, en lo que fue “un engaño a Alemania” y sus “sinceros esfuerzos de mediación”, se quejó Çavusoglu en una rueda de prensa junto a Maas.

El Gobierno griego presentó aquel tratado como una herramienta para neutralizar un acuerdo similar firmado en noviembre entre Turquía y Libia, que proyectaba una ZEE turca hasta la costa de Creta.

 

UN ISLOTE DE 10 Km2

Ankara insiste en que las islas griegas no pueden servir de base para delimitar una ZEE, si bien esta idea no tiene base en el Convenio de Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (CONVEMAR), tratado que Turquía no ha firmado.

Durante la rueda de prensa, Çavusoglu evitó repetir este argumento y se limitó a describir como “no ajustado a ningún derecho” el que Grecia pretenda dibujar una ZEE a partir de la pequeña isla de Kastelorizo, situada a 560 kilómetros de Atenas y a solo 2 kilómetros de las costas turcas.

“¿Cómo puede una isla de 10 kilómetros cuadrados generar una ZEE de 45.000 km2? Kastelorizo no tiene ese derecho. Grecia debe renunciar a sus pretensiones maximalistas”, sentenció el ministro.

Al mismo tiempo, reiteró la disposición plena de Turquía a iniciar “un diálogo sin condiciones previas” con todos los países de la región, excluida Chipre, miembro de la UE desde 2004 al que Ankara no reconoce desde el golpe grecochipriota y la subsiguiente ocupación del norte de la isla por tropas turcas en 1974.

MANIOBRAS NAVALES EN MEDIO DE LA TENSIÓN

Por otro lado, Grecia, Chipre, Francia e Italia comenzaron este miércoles maniobras aeronavales conjuntas en una amplia zona marítima al sur de Chipre, como parte de la cooperación entre los cuatro países para abordar las crecientes tensiones en el Mediterráneo, informó el ministerio de Defensa heleno.

Bajo el nombre de EUNOMIA medios aéreos y navales de los cuatro países realizan desde hoy hasta el viernes distintos ejercicios, entre los que figuran simulacros de operaciones de búsqueda y rescate.

En un comunicado, el ministerio de Defensa griego señaló que la cooperación del cuarteto responde al incremento de tensiones e inestabilidad en el Mediterráneo oriental “por los prolongados conflictos en la región, así como por el aumento de las fricciones en diversos temas relacionados con el espacio marítimo (fronteras, migraciones, etc.).

“Estas tensiones se ven agravadas por el descubrimiento de recursos naturales en el mar, una situación que ha dado lugar a repetidas violaciones de la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar (UNCLOS), así como del derecho internacional consuetudinario, que es vinculante para los países que no lo han firmado”.

Editado por Miriam Burgués