La UE pide más medios para la misión que apoya el embargo de armas a Libia

La fragata "Canarias", buque de mando de la Fuerza Naval Europea en la misión "Atalanta" de lucha contra la piratería en aguas de Somalia. EFE/Román Ríos/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- El alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, instó este martes a los Estados miembros a dotar de más medios navales y aéreos a la operación comunitaria “Irini”, iniciada a finales de marzo para apoyar el embargo de armas de la ONU a Libia.

“Hoy pedí a los Estados miembros que proporcionen todos los medios y la inteligencia necesarios para reforzar la operación; vamos a ver dónde estamos en unas semanas”, afirmó Borrell en una rueda de prensa telemática al término de una videoconferencia informal de ministros comunitarios de Defensa.

Borrell informó a los países sobre la evolución de la operación, encargada bajo mandato de la ONU de recoger información relacionada con el tráfico de armas y petróleo desde y hacia Libia que implique a “actores en ambos lados del conflicto”.

Estos son el Gobierno de Acuerdo Nacional (GNA) en Trípoli -reconocido por la ONU y apoyado por Turquía- y el Ejército Nacional Libio (LNA), dirigido por el mariscal Jalifa Hafter y respaldado por Rusia, Egipto, Arabia Saudí y los Emiratos Árabes Unidos.

La UE aprueba una nueva misión naval para reforzar el embargo de armas a Libia

Bruselas (EuroEFE).- El Consejo de la Unión Europea (UE) dio luz verde este martes a la operación “Irini”, la nueva misión naval comunitaria en el Mediterráneo que reforzará el cumplimiento del embargo de armas decretado por la ONU a Libia, …

 

“Es seguro que (Irini) podría estar haciendo más y mejor, pero ya está dando los resultados para los que fue creada”, comentó Borrell, quien explicó que por el momento la misión ha detenido y solicitado información a unos 130 barcos sospechosos, en unas 100 ocasiones en relación con el embargo de armas y en una treintena con el de petróleo.

En cambio, enfatizó que “necesitamos barcos y medios aéreos” y que son necesarios más recursos porque, en comparación, su operación precursora encargada de combatir las mafias migratorias además de apoyar el embargo de armas a Libia el Mediterráneo central, “Sofía”, contaba con cinco embarcaciones y varios aviones,

“Y hoy solo tenemos dos barcos y tres aviones. Estamos pidiendo a los Estados miembros y espero que estén escuchando”, subrayó Borrell.

“Irini” se ha enfrentado a problemas de financiación planteados especialmente por Malta, que según el alto representante no abordó el asunto en esta reunión.

Preguntado sobre la colaboración que la UE prepara con la OTAN para que la misión aliada “Guardián del Mar”, también en el Mediterráneo, pueda cooperar con “Irini”, Borrell dijo confiar en que se cierre un nuevo acuerdo “en los próximos días”.

Recordó que esa misión de la OTAN ya cooperó con “Sofía” y que la UE y la Alianza trabajan juntas para “lograr objetivos comunes” como es la seguridad en el área de vecindad europea.

El jefe de la diplomacia comunitaria hizo hincapié en que “Irini” “no es una operación contra nadie” y que es “neutra”.

Destacó que de las 130 intervenciones que ha llevado a cabo hasta ahora “no todas” implicaron a Turquía, y que también han detectado transferencia de aviones militares a una base libia cerca de Bengasi “que no son de las fuerzas turcas”.

“Irini” ha venido informando de todos esos pormenores a las Naciones Unidas, al igual que del incidente con un carguero con bandera de Tanzania que iba escoltado por barcos militares turcos.

Según Borrell, el barco de “Irini” solicitó información al navío sospechoso, pero este no contestó haciéndolo en su lugar la escolta turca que declaró que el carguero trabajaba para Turquía” y que llevaba “material médico a Libia”.

“En esas condiciones, el barco de ‘Irini’ hizo lo que debía hacer: Contactamos a Turquía y Tanzania para confirmar esa información”, explicó el político español, quien agregó que “si la información que dan no es satisfactoria, no podemos hacer más” de acuerdo a las normas del mar.

En ese caso, se transmite la situación a la ONU para que haga su balance sobre la implementación del embargo de armas, una medida decretada por su Consejo de Seguridad para intentar contribuir a rebajar el conflicto libio.

 

MISIONES TRAS LA PANDEMIA Y FUTURA ESTRATEGIA DE DEFENSA

Los ministros de Defensa comunitarios también hablaron hoy de la necesidad de empezar a reorganizar la vuelta de militares europeos a las misiones bajo la Política Común de Seguridad y Defensa desplegadas en terceros países, que habían sido retirados a causa de la pandemia de coronavirus.

Borrell indicó que se hará “paso a paso” y “si las condiciones lo permiten, teniendo en cuenta la situación en cada país”.

Igualmente, abordaron el desarrollo de los proyectos comunes de defensa impulsados bajo la cooperación estructurada permanente (PESCO), que será revisada este año, y acordaron iniciar el debate sobre el nivel de ambición y orientación política de su futura estrategia de defensa con una identificación y evaluación de las amenazas a las que se enfrenta la UE para su seguridad.

Borrell dijo en cambio que no trataron el anuncio de este lunes de Estados Unidos de que retirará la mitad de sus tropas posicionadas en Alemania para dejar solo unas 25.000.

“(El presidente de EEUU, Donald) Trump toma sus decisiones y nosotros intentamos tomar nuestras decisiones en respeto al desarrollo de la política europea de Defensa. No se trataba hoy de evaluar las decisiones de Trump”, comentó Borrell.

Editado por Miriam Burgués