Los socios de la UE debaten este viernes la situación en Bielorrusia y la tensión entre Grecia y Turquía

Bielorusia

Cartel electoral en Minsk, Bielorrusia, en julio de 2020. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- Los titulares de Exteriores de los países de la Unión Europea (UE) se reunirán este viernes para abordar la situación en Bielorrusia, contra la que baraja imponer sanciones, y las tensiones entre Ankara y Atenas por la presencia de buques turcos en una zona que Grecia considera bajo su jurisdicción.

En la agenda también está la situación en el Líbano, tras la explosión en el puerto de Beirut de la semana pasada, y en Venezuela después de que la Unión Europea constatara que no se cumplen las condiciones mínimas para enviar una misión de observación electoral para los comicios de diciembre.

Los ministros de Exteriores comunitarios tenían ya previsto celebrar una reunión informal a finales de este mes en Berlín, pero el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, optó este miércoles por convocar a los Veintisiete para este mismo viernes de manera extraordinaria.

El encuentro comenzará a las 15.00 hora local (13.00 GMT) y se celebrará de manera telemática, como todas las reuniones a nivel de ministros europeos desde el comienzo de la crisis del coronavirus.

Violencia en Bielorrusia

Los ministros abordarán la situación en Bielorrusia a raíz de las elecciones del pasado domingo, cuyo resultado favorable al actual presidente, Alexandr Lukashenko, ha dado lugar a una ola de protestas en todo el país y a una reacción violenta por parte de las autoridades ante las manifestaciones.

Los resultados de los comicios han sido impugnados por los cuatro candidatos que compitieron con Lukashenko y la abanderada de la oposición unificada, Svetlana Tijanóskaya, dejó el país y se refugió en Lituania el martes.

En un escrito en su blog, Borrell señaló que, si no hay cambios en la actitud de las autoridades bielorrusas, la UE “debe reconsiderar sus relaciones con Bielorrusia y eventualmente imponer sanciones”.

“Por supuesto, apoyamos la soberanía e independencia de Bielorrusia, pero no podemos desarrollar nuestras relaciones ignorando violaciones flagrantes de derechos humanos y libertades políticas”, subrayó el jefe de la diplomacia comunitaria.

La Unión Europea mantiene hacia Bielorrusia un embargo de armas y una prohibición de la exportación de bienes usados para la represión interna, aunque levantó algunas restricciones en 2016, al reconocer “pasos” por parte de este país para mejorar las relaciones con el bloque comunitario.

Tensión entre Grecia y Turquía

En la agenda de los ministros también figuran las tensiones en el Mediterráneo oriental, con Grecia como uno de los principales impulsores de la celebración de este encuentro extraordinario, por la presencia de buques sísmicos y militares turcos en una zona del Mediterráneo que Atenas considera bajo su jurisdicción.

La Unión Europea y Estados Unidos han cerrado filas con la postura griega y el presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, insistió este jueves en su deseo de buscar una solución mediante el diálogo, en una conversación con la canciller alemana, Angela Merkel.

La escalada de la tensión se disparó el viernes pasado, cuando Grecia y Egipto firmaron un acuerdo para delimitar sus zonas económicas exclusivas (ZEE), en un gesto destinado a invalidar un tratado similar suscrito en noviembre entre Turquía y el Gobierno internacionalmente reconocido de Libia.

En respuesta, Ankara anunció la reanudación de las actividades de exploración de hidrocarburos en el Mediterráneo oriental que había suspendido en julio como señal de buena voluntad para buscar un diálogo con Atenas.

El Líbano y Venezuela, también sobre la mesa

Los titulares de Exteriores también escucharán una exposición de Borrell sobre los últimos acontecimientos en Venezuela, después de que el político español determinara esta semana que no se cumplen las condiciones para que las elecciones del próximo mes de diciembre sean justas y libres.

Abordarán asimismo la situación en el Líbano tras las explosiones de la pasada semana en el puerto de Beirut, que han dejado más de 170 muertos y 6.000 heridos.