Temor de los socios europeos de la OTAN a fisuras por la ofensiva turca en Siria

OTAN

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, da una conferencia de prensa antes de una reunión de ministros de defensa de la OTAN en Bruselas, Bélgica, el 23 de octubre de 2019. EFE / EPA / OLIVIER HOSLET

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Defensa de la OTAN evaluarán este jueves la situación tras la ofensiva turca contra milicias kurdas en el noreste de Siria, que puede ocasionar fisuras entre los socios, así como las medidas de apoyo a Turquía que mantiene la Alianza ante la inestabilidad regional, que incluyen el despliegue de misiles antiaéreos Patriot españoles.

Diferencias

“No tiene absolutamente ningún sentido tratar de esconder que hay diferencias entre aliados en lo que se refiere a la situación en el norte de Siria”, dijo este miércoles el secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, en una rueda de prensa previa a la reunión del jueves y viernes de los ministros en Bruselas.

“Hay diferencias y siempre es difícil cuando los aliados no están de acuerdo”, reconoció, sin ir más allá, sobre los desacuerdos entre Turquía y sus aliados en la OTAN por el ataque en territorio sirio a las milicias kurdas que Ankara considera terroristas.

Stoltenberg celebró la “significativa reducción de la violencia” en la zona después del alto el fuego acordado la semana pasada por Turquía y Estados Unidos, aunque dijo que “es un poco pronto para juzgar las consecuencias” del nuevo acuerdo pactado por los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y Turquía, Recep Tayyip Erdogan, que prevé patrullas conjuntas en la zona en cuestión.

Resquemor por el acercamiento de Turquía a Rusia

Fuentes aliadas destacaron el malestar de los socios de Turquía dentro de la OTAN por ese acercamiento de Erdogan a Rusia, país con el que la Alianza suspendió su cooperación práctica por su papel en la crisis separatista en el este de Ucrania en 2014.

Según dijeron, hay preocupación por la unidad de la Alianza en ese contexto.

En cualquier caso, Stoltenberg afirmó sentirse “animado por la declaración conjunta entre dos grandes aliados”, Turquía y EEUU, sobre un alto el fuego, porque “al menos estuvieron de acuerdo sobre un camino hacia adelante en algunas áreas muy críticas”.

Tras ello, el político noruego aseguró que “hemos visto progresos”, aunque “no todos los problemas están resueltos” ni han “desaparecido” los desacuerdos entre aliados.

¿Qué pasa con el despliegue de misiles antiaéreos Patriot españoles?

Entre tanto, España estudia qué hacer con la batería de misiles antiaéreos que tiene situada desde 2015 en Incirlik, a unos 120 kilómetros de la frontera con Siria, dentro de una operación de la OTAN para reforzar la defensa aérea turca y del sur de la Alianza en su conjunto ante la inestabilidad por la guerra siria.

El mandato debe ser renovado cada seis meses y el anuncio oficial para la próxima renovación semestral está previsto para el próximo diciembre.

Stoltenberg subrayó este miércoles que no espera “ninguna decisión final porque al final corresponde a los países decidir qué tipo de capacidades aportan a las diferentes medidas de apoyo que da la OTAN”.

Recordó que los aliados han ido cubriendo “por rotación” las necesidades de esas misiones de apoyo ante “la volátil y difícil situación que hay allí desde hace unos años”.

En cualquier caso, recalcó que las aportaciones de los aliados a esas medidas, que además del refuerzo aéreo turco incluyen hasta seis barcos aliados en el mar Egeo para implementar el acuerdo entre Turquía y la Unión Europea para disuadir el tráfico ilegal de inmigrantes, corresponden a “una decisión nacional”.

No poner en peligro el terreno ganado al yihadismo islámico

Stoltenberg destacó, asimismo, que en esta reunión los ministros tendrán la oportunidad de abordar el problema de los combatientes extranjeros del Estado Islámico, una cuestión para la que pidió un “enfoque internacional más coordinado”.

Sobre la propuesta de la ministra alemana de Defensa, Annegret Kramp-Karrenbauer, para crear una zona de seguridad bajo mandato de la ONU en la frontera entre Siria y Turquía, Stoltenberg celebró que los aliados de la OTAN “hagan propuestas sobre cómo lograr una solución política” al conflicto sirio.

Por su parte, la embajadora estadounidense ante la OTAN, Kay Bailey Hutchison, dijo que está por determinar que su país vaya a ser parte de otra operación en el área más allá de la coalición internacional contra el Estado Islámico que lidera, y consideró que los europeos deben dar un paso adelante.

Instó, en todo caso, a ser “muy vigilantes” con Rusia, que “hace unos años apoyaba a (el presidente sirio, Bachar al) Asad cuando asesinaba a su pueblo”.

Stoltenberg pidió “asegurarnos de que no ponemos en peligro lo que estamos consiguiendo en la lucha contra el Estado Islámico”, dijo sobre el grupo terrorista.

Edición: Catalina Guerrero