Von der Leyen insta a que la UE acuerde sanciones contra Bielorrusia

Familiares y amigos reciben a los detenidos por las manifestaciones en Bielorrusia en el momento de ser liberados. [EFE/EPA/STRINGER]

Bruselas/Moscú (EuroEFE).- La presidenta de la Comisión Europea (CE), Ursula von der Leyen, instó este viernes a los ministros de Exteriores de los países europeos a que acuerden sanciones contra “quienes han violado los valores democráticos o abusado los derechos humanos” en Bielorrusia.

“Necesitamos sanciones adicionales contra los que han violado los valores democráticos o abusado derechos humanos en Bielorrusia”, incidió la alemana en un mensaje en su cuenta de Twitter.

El mensaje se produce a pocas horas de que comience un Consejo de Asuntos Exteriores extraordinario en el que se pondrá sobre la mesa la posibilidad de imponer medidas restrictivas en reacción a la violencia por parte de las autoridades bielorrusas contra manifestantes pacíficos y las detenciones arbitrarias, entre otros desarrollos.

Los titulares de Exteriores comenzarán la discusión sobre sanciones después de que el alto representante de la Unión Europea (UE) para la Política Exterior, Josep Borrell, advirtiera esta semana de que el club comunitario debe replantearse sus relaciones con Bielorrusia si la situación no mejora.

“Confío en que la discusión de los ministros de Exteriores de hoy demostrará nuestro fuerte apoyo a los derechos de los bielorrusos a las libertades fundamentales y a la democracia”, concluyó Von der Leyen.

Bielorrusia vive desde el pasado domingo una ola de protestas contra la victoria del actual presidente, Alexandr Lukashenko, en las elecciones presidenciales, sobre las que pesan sospechas de fraude y que han sido contestadas por la oposición.

La Unión Europea mantiene con Bielorrusia un embargo de armas y una prohibición de la exportación de bienes usados para la represión interna, aunque levantó algunas restricciones en 2016 al reconocer “pasos” por parte de este país para mejorar las relaciones con el bloque comunitario.

Borrell señaló en su blog que, si no hay cambios en la actitud de las autoridades bielorrusas, la UE “debe reconsiderar sus relaciones con Bielorrusia y eventualmente imponer sanciones”.

“Por supuesto, apoyamos la soberanía e independencia de Bielorrusia, pero no podemos desarrollar nuestras relaciones ignorando violaciones flagrantes de derechos humanos y libertades políticas”, subrayó el jefe de la diplomacia comunitaria.

El portavoz del Ejecutivo alemán, Steffen Seibert, anunció este viernes en una rueda de prensa rutinaria la posición de Alemania a pocas horas de la celebración de una reunión extraordinaria de los ministros de Exteriores de la UE para abordar la situación en Bielorrusia.

Seibert reiteró la “profunda condena” de la canciller alemana, Angela Merkel, ante la “violencia brutal” con que las fuerzas de seguridad bielorrusas están confrontando a los “manifestantes pacíficos”.

Tijanóvskaya pide el fin de la represión y más protestas pacíficas

La líder de la oposición unificada bielorrusa, Svetlana Tijanóvskaya, pidió este viernes desde el exilio el fin de la represión policial en el país y más protestas pacíficas contra los resultados electorales que dieron la victoria en las elecciones del 9 de agosto al presidente Alexandr Lukashenko.

“Los bielorrusos ya nunca más querrán vivir con el antiguo poder. La mayoría no cree en su victoria (de Lukashenko)”, dijo Tijanóvskaya en un mensaje de vídeo difundido desde Lituania, donde se refugió este martes.

La opositora agregó que en los colegios donde el escrutinio de votos fue “justo”, ella obtuvo entre el 60 y el 70 por ciento de los sufragios.

Tijanóvskaya calificó de “crítica” la situación creada en Bielorrusia tras las elecciones presidenciales y llamó a las autoridades al diálogo.

“Observo con dolor lo que pasa en nuestro país en los últimos días. Para mí y para todos los que deseamos cambios, la vida humana es lo más valioso que hay. Tenemos que parar la violencia en las calles de las ciudades bielorrusas”, aseveró.

Al mismo tiempo, se dirigió a los alcaldes de las ciudades bielorrusas para que organicen ellos mismos “concentraciones pacíficas” el sábado y el domingo.

Tijanóvskaya también agradeció a los trabajadores bielorrusos que “no tuvieron miedo” de declararse en huelga en señal de protesta contra los acontecimientos de los últimos días en ese país.

“Defendamos todos juntos nuestra elección. Nosotros, los partidarios del cambio, somos la mayoría”, resalta el mensaje de la opositora.

Denuncias de abusos y torturas en las prisiones de Bielorrusia

Organizaciones de derechos humanos bielorrusas denunciaron este jueves numerosos casos de abusos y torturas en las prisiones donde están retenidos los manifestantes detenidos desde el estallido el domingo pasado de las protestas postelectorales.

“Existen numerosos testimonios de crueldad, violencia y uso injustificado de la fuerza física y de equipos especiales contra la gente”, señala el comunicado, colgado en portal Iniciativa Legal.

Los malos tratos tienen lugar tanto al ser detenidos los manifestantes como durante el traslado en furgones y autobuses policiales, en comisaría o en los centros de detención situados en Minsk o en las afueras de la capital bielorrusa.

“Exigimos el cese inmediato de cualquier acto de tortura o trato cruel”, señalan los activistas, que apelaron al ministro bielorruso del Interior, Yuri Karaev.

Según los activistas, los manifestantes “se encuentran en condiciones inhumanas y muchos son víctimas de torturas”.

“Les golpean y los retienen en celdas atestadas -40-50 personas en celdas destinadas a 4-6 personas-, por lo que no pueden dormir de noche y a la gente le falta aire y espacio. También nos informaron de que no les dan de comer y cuando se sientan les empiezan a golpear”, señalan.

Por todo ello, doce organizaciones, entre las que figura Vesna, el Comité Helsinki o la Asociación Bielorrusa de Periodistas, exigen la liberación de todos los detenidos ante la imposibilidad de garantizarles un trato humano y la apertura de una investigación sobre los abusos y torturas.

Entre los retenidos figuran 23 periodistas, que aún no han sido liberados, según la asociación de periodistas, que cifra en 68 reporteros bielorrusos y extranjeros los detenidos desde el domingo.

Algunos reporteros liberados denunciaron que fueron golpeados en la cabeza, la espalda y las piernas en los centros de detención, donde algunos manifestantes tenían brazos, piernas y costillas rotas, pero les privaban de tratamiento médico.

Las redes sociales reproducen imágenes de manifestantes con el cuerpo lleno de moratones y testimonios de vecinos de los centros de detención, donde se oyen gritos de dolor hasta altas horas de la madrugada.

Según Interior, cerca de 7.000 personas han sido detenidas desde el domingo, manifestantes que, según Lukashenko, serían en su mayoría criminales y desempleados.

Lukashenko, cuya reelección el domingo fue el detonante de las protestas, ha defendido la actuación de la policía, algunos de cuyos miembros se negaron a reprimir las protestas o abandonaron sus filas.

Las manifestaciones continúan en Bielorrusia tras las elecciones presidenciales que dieron la victoria al actual mandatario, Alexandr Lukashenko. EFE/EPA/TATYANA ZENKOVICH

Tanto EEUU como la Unión Europea y varios países vecinos de Bielorrusia han rechazado la victoria electoral de Lukashenko, condenado la represión policial y exhortado a Minsk a entablar un diálogo con la oposición.

La oposición bielorrusa, que niega estar detrás de las protestas, que considera espontáneas, demanda el fin de la represión, la liberación de los presos políticos y la repetición de las elecciones presidenciales, y, además, ha llamado a la comunidad internacional a reconocer como legítima presidenta a su candidata, Svetlana Tijanóvskaya, exiliada en Lituania.