El coronavirus multiplica el deterioro de la libertad de prensa en Europa

Miles de personas participaron en febrero de 2019 en una marcha de recuerdo al periodista eslovaco asesinado en 2018. [EFE/ Stringer]

Madrid (EuroEFE).- Si las instituciones comunitarias empiezan a conceder un lugar relevante a la libertad de información es porque asumen que existe un gran riesgo de que la situación se deteriore. Es una de las conclusiones sobre del informe de Reporteros sin Fronteras (RSF) presentado este martes, que destaca además que la COVID-19 se ha transformado en un “factor multiplicador” del deterioro de la libertad de prensa en muchos países.

“Los gobiernos autoritarios ven en la crisis sanitaria la oportunidad de aplicar la famosa doctrina del shock: aprovechar la interrupción de la vida política, la consternación de la población y el debilitamiento de los movimientos sociales, para imponer medidas que sería imposible adoptar en condiciones normales”, denuncia Christophe Deloire, secretario general de Reporteros sin Fronteras.

RSF destaca un caso: Hungría. La organización destaca que el primer ministro húngaro, Viktor Orbán, se ha arrogado plenos poderes por un período indefinido y ha aprobado una nueva ley que castiga hasta con cinco años de prisión la difusión de noticias falsas.

Pero no solo en Hungría. RSF destaca que Polonia ha perdido tres posiciones en la clasificación mundial de la Libertad de Prensa porque “el control que ejerce el Ejecutivo sobre el sistema judicial comienza a producir efectos nefastos en la libertad de prensa”; y en Bulgaria, que ocupa la posiciónn 111, es decir, la más baja de toda Europa, por decisiones gubernamentales que merman la independencia de un medio de comunicación público como la Radio Nacional de Bulgaria.

En el informe, RSF celebra que la hoja de ruta de la comisaria europea, Věra Jourová, vicepresidenta encargada de Valores y Transparencia, contemple “fortalecer la libertad de los medios de comunicación, hacer que las redes sociales asuman más sus responsabilidades y proteger los procesos democráticos”, a la luz de una serie de recomendaciones que la organización realizó durante la campaña de las pasadas elecciones europeas.

El particular caso de Hungría

Para RSF Hungría es el paradigma de como una situación tan especial como la pandemia de coronavirus puede propiciar la promulgación de leyes contrarias a la libertad de expresión, amparándose en una mayoría parlamentaria. Recuerda que Viktor Orbán, el primer ministro húngaro, se ha arrogado plenos poderes por un período indefinido y ha aprobado una nueva ley que castiga hasta con cinco años de prisión la difusión de noticias falsas.

Orbán, gobierno por decreto por tiempo indefinido

Budapest/Bruselas (EuroEFE).- El Parlamento húngaro ha aprobado este lunes, con prácticamente toda la oposición en contra, una enmienda legal que autoriza al Ejecutivo del primer ministro, el ultranacionalista Viktor Orbán, a gobernar por decreto por tiempo indefinido para luchar contra …

Pero no solo eso. La Comisión Europea (CE) evalúa las implicaciones en materia de derechos humanos de la nueva legislación húngara que autoriza a Orbán a gobernar por decreto por tiempo indefinido. El Ejecutivo comunitario, como guardiana de los tratados,, tendrá que estudiar el alcance de dichas medidas y si son acordes con el acervo comunitario. Es notable, dijo el comisario de Justicia, Didier Reynders, la “ley votada en relación con el estado de urgencia y las nuevas sanciones penales por la difusión de noticias falsas”.

Trece formaciones de toda Europa pertenecientes al Partido Popular Europeo (PPE) solicitaron a su presidente, Donald Tusk, expulsar a Fidesz, el partido de Orban, pero éste a ha minimizado lás críticas con el argumento de que tiene “cosas más importantes que hacer”.

RSF afirma que “la cuesltión húngara” viene de antes, cuando el Gobierno afianzó su control sobre la mayoría de los medios de comuniccación y se designo un órgano regulador de prensa que quedó formado solo por miembros del partido gobernante.

En cuanto a Polonia, RSF recuerda que los jueces suelen sancionar a los periodistas con multas, con lo que contribuyen a “un fenómenos ya insalado en el país, el clima de autocensura, latente desde hace tiempo”.

Agresiones a periodistas en Europa occidental

Reporteros sin Fronteras advierte contra el aumento de agresiones a periodistas en algunos países de Europa occidental que pueden ser, a su juicio, de las campañas de odio y de la pérdida de confianza de la población en los medios. Cita dos países: Francia durante la movilización de los chalecos amarillos, con agresiones tanto por parte de policías como de manifestantes, y España.

En el caso de España, RSF habla de la “preocupante penetración del partido de extrema derecha VOX en la política del país y las agresiones a periodistas cometidas por sus simpatizantes”. A ello hay que sumar, “los actos de violencia perpetrados por los independentistas durante las manifestaciones en Cataluña”.

Las amenazas, las agresiones y la vigilancia en internet han contribuido a debilitar el periodismo en todo el continente europeo, incluso en los países más respetuosos con la libertad de prensa , Inlcuso en los países con mejor nota, como Noruega, Finlandia, Suecia, Estonia, Dinamarca y Países Bajos.

El cuestionamiento del secreto de las fuentes periodísticas es otra de las amenazas que afronta el periodismo en Europa.

RSF cita los casos de Luxemburgo y Bélgica, que han descendido en la clasificación mundial de la libertad de prensa la gestión financiera de los medios audiovisuales públicos, poco respetuosa con la libertad de información.