El tribunal de la UE condena a los países que se negaron a la reubicación de refugiados

Un refugiado camina cerca de la frontera greco-turca en Edirne. [EFE/EPA/SEDAT SUNA]

Bruselas (EuroEFE)- Polonia, Hungría y la República Checa incumplieron el Derecho de la Unión Europea (UE) al negarse a acoger en su territorio demandantes de asilo reubicados desde Grecia e Italia, según una nueva sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) dictada este jueves.

Esos Estados miembros no pueden invocar el mantenimiento del orden público y la salvaguardia de la seguridad interior como motivos para no respetar el mecanismo temporal que los países de la UE en septiembre de 2015, con motivo de la crisis migratoria, dice la sentencia del Tribunal..

Lee la sentencia en español 

Ese sistema tenía por objetivo repartir por toda la Unión a los solicitantes de asilo que llegaban a Grecia e Italia y, de ese modo, aliviar la presión migratoria de otros Estados sureños.

Con ese fin, se establecieron cifras de personas que cada estado miembro debía acoger, pero los tres países del Este no cumplieron con sus obligaciones.

La decisión del Consejo (los países de la UE) requería que los Estados miembros anunciaran compromisos para la reubicación de solicitantes de protección internacional a intervalos regulares y “como mínimo” cada tres meses, algo que hicieron todos los Estados miembros a excepción de estos tres.

Decisión del Consejo de la UE de septiembre de 2015 por la por la que se establecen medidas provisionales en el ámbito de la protección internacional en beneficio de Italia y Grecia 

Según el TJUE, Hungría, Polonia y la República Checa tampoco pueden presentar como argumento “la supuesta disfunción” del mecanismo temporal.

El tribunal de la UE considera que los tres países no han respetado la decisión de repartir “sobre una base obligatoria” a 120.000 solicitantes de protección internacional llegados a Grecia e Italia.

Eslovaquia, la República Checa,  Rumanía y Hungría ya votaron en contra de esa medida cuando se pactó en 2015.

Por otro lado, la corte constata que Polonia y la República Checa también incumplieron sus obligaciones relativas a la reubicación, “sobre una base voluntaria”, de 40.000 solicitantes de protección internacional desde Grecia e Italia en los demás Estados miembros de la Unión. Hungría no participó en ese sistema voluntario.

Solidaridad europea: un mecanismo de reubicación de refugiados.

En aplicación de esas dos iniciativas, en diciembre de 2015 Polonia comunicó que podía acoger en su territorio a cien personas, pero no efectuó ninguna reubicación ni volvió a asumir ningún compromiso.

Hungría no llegó siquiera a comunicar el número de personas que podía recibir ni efectuó ninguna reubicación.

En cuanto a la República Checa, en febrero y mayo de 2016 comunicó que se podía reubicar en su territorio a 50 personas y doce solicitantes de asilo llegaron desde Grecia, pero no volvió a adoptar nuevos compromisos.

Ante esa situación, la Comisión Europea (CE) decidió llevar a los tres Estados miembros ante la Justicia de la UE en 2017, el mismo año en que finalizó la aplicación del sistema temporal de reubicación.

Un grupo de refugiados en Edirne, durante la última crisis fronteriza. [EFE/EPA/SEDAT SUNA]

Aunque los tres países argumentaban que los recursos de la CE no eran válidos porque el mecanismo había expirado y los errores ya no se podían subsanar, la corte comunitaria desestimó hoy esa alegación.

Polonia y Hungría, por su parte, rechazaban acoger solicitantes de asilo y exponían como argumento el mantenimiento del orden público y la seguridad interior, pero el TJUE señala que para invocar esos motivos, las autoridades nacionales debían basarse, “tras un examen caso por caso, en elementos coherentes, objetivos y precisos que permitieran sospechar que el solicitante en cuestión constituía un peligro actual o potencial”.

El tribunal también desestima el argumento checo de que los mecanismos temporales de reubicación eran ineficaces