Erdogán vuelve a utilizar a los refugiados para amenazar a la UE

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, da un discurso a los dirigentes provinciales de su partido, el AKP. [EFE/EPA/STR]

Ankara/Bruselas (EuroEFE).- El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha vuelvo a utilizar a los refugiados para amenazar a la UE. Ahora es por cuenta de su incursión en Siria: si hay críticas desde la UE, abrirá las puertas a 3,6 millones de refugiados.

“Unión Europea, recupera el juicio. Si defines nuestra operación como una invasión, nuestro trabajo es fácil. Abrimos las puertas y te enviamos 3,6 millones de refugiados”, aseguró el político islamista en un discurso en Ankara ante miembros de su partido, el AKP.

Banderas turcas saludan a los vehículos de combate que se dirigen al norte de Siria. EFE/EPA/STR [EFE/EPA/STR]

Erdogan acusó a Bruselas de mentir y de no haber mantenido su promesa de facilitar ayuda económica a Turquía, en relación al acuerdo cerrado en 2016 por el que Ankara aceptaba controlar el flujo de refugiados hacia Europa a cambio de soporte financiero para atender a los inmigrantes en su territorio.

Además, denunció que la UE lleva 40 años diciéndole a Turquía que podrá entrar en el club comunitario.

El presidente pidió a los países de la OTAN, de la que Turquía es miembro, y especialmente a Estados Unidos, que le apoyen en la operación militar en el norte de Siria contra las YPG, la milicia kurda hasta ahora aliada de EEUU en la lucha contra el yihadista Estado Islámico pero que Ankara considera terrorista.

“No aceptamos que elijáis a una organización terrorista antes que a Turquía”, denunció Erdogan. EFE

La UE insta a Turquía a detener su ofensiva militar

La Unión Europea (UE) pidió este miércoles a Turquía que detuviera su ofensiva militar en el norte de Siria y advirtió de que la incursión “amenaza” los progresos logrados en la lucha contra el grupo terrorista Estado Islámico (EI).

“La UE insta a Turquía a detener la acción militar unilateral. Nuevas hostilidades armadas en el noreste menoscabarán más la estabilidad de toda la región, empeorarán el sufrimiento de los civiles y provocarán más desplazamientos”, declaró en un comunicado la alta representante de la Unión para Asuntos Exteriores, Federica Mogherini, en representación de todo el club comunitario.

En ese sentido, reafirmó que una solución sostenible para el conflicto sirio no se puede lograr por la vía militar.

También advirtió de que “la acción unilateral por parte de Turquía amenaza el progreso logrado por la Coalición Global” contra el EI, de la que Ankara forma parte.

“En efecto, la acción militar menoscabará la seguridad de los socios locales de la Coalición y generará un riesgo de inestabilidad prolongada en el noreste de Siria, lo que proporcionará terreno fértil para el resurgir del (grupo terrorista) Estado Islámico, que sigue siendo una amenaza significativa para la seguridad regional, internacional y europea”, agregó Mogherini.

Resaltó que “la detención segura de combatientes terroristas es un imperativo para evitar que se unan a las filas de los grupos terroristas”.

Asimismo, consideró “improbable” que el establecimiento de una zona segura en el noreste de Siria satisfaga los criterios internacionales para el retorno de refugiados tal y como establece el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados.

Igualmente, recalcó que la UE no proporcionará asistencia a la estabilización o el desarrollo en áreas “donde los derechos de la población local se ignoren”.

Mogherini reconoció que tanto Bruselas como Ankara aspiran a terminar con la violencia, derrotar el terrorismo y promover la estabilidad en Siria y su región.
“Turquía es un socio clave de la Unión Europea y un actor críticamente importante en la crisis siria y la región, y la UE elogia a Turquía por su importante rol como un país de acogida para refugiados sirios”, comentó la jefa de la diplomacia del club comunitario.

Acuerdo UE-Turquía sobre migración: ¿éxito técnico, fracaso moral?

Atenas (EuroEFE).- Dos años después de su implementación, el acuerdo migratorio entre la Unión Europea (UE) y Turquía es considerado un éxito técnico por la reducción de llegadas a las costas y un fracaso en el plano moral por las condiciones de vida de los refugiados en Grecia.

En 2016, Bruselas y Ankara cerraron un acuerdo para que Turquía mantuviera en su territorio migrantes que llegaban de forma irregular a Grecia.  Pero el Gobierno turco declaró en julio que suspendía el acuerdo de readmisión de migrantes en respuesta a las sanciones dictadas por Bruselas contra Ankara por sus exploraciones de gas en aguas de Chipre.

“Las preocupaciones sobre seguridad de Turquía deberían abordarse por medios políticos y diplomáticos, no con acciones militares”, insistió la UE, que pidió proteger a la población civil.

La amenaza de Erdogan no es nueva

No es la primera vez que Erdogan amenaza con “abrir las puertas” a los refugiados sirios para que puedan ir a la UE. A mediados del pasado mes de septiembre dijo que o había más ayudas desde Bruselas o abriría el paso a los refigiados.

“O brindan apoyo o nos disculparán, pero no vamos a cargar con este peso solos. No hemos podido obtener ayuda de la comunidad internacional, es decir, de la UE”, dijo.

“O esto sucede (la ayuda) o de lo contrario tendremos que abrir las puertas”, advirtió el presidente turco.

Edición: Luis Alonso

Para saber más:

► Turquía, socio clave y eterno aspirante a la UE