Europa se manifiesta contra el racismo y el homicidio de George Floyd

Protestas en París por la muerte de George Floyd. [EFE/EPA/YOAN VALAT]

Madrid (EuroEFE).- París, Berlín, Londres, Roma, Bruselas, Madrid, Barcelona…las grandes ciudades europeas se manifestaron este fin de semana contra el racismo y en protesta por la muerte por asfixia, a manos de la policía, del ciudadano negro estadounidense George Floyd.

Miles de personas se congregaron para protestar contra el racismo y denunciar la violencia policial en Estados Unidos contra este parte de la ciudadanía. Pero en las manifestaciones se recordó que los países europeos no están exentos de esta lacra.

En general no hubo incidentes. Las autoridades habían pedido que se desconvocaran las manifestaciones por temor a nuevos contagios de coronavirus,  o al menos que se respetara la distancia. Las peticiones resultaron vanas.

París y otras ciudades de Francia fueron este sábado el escenario de manifestaciones con miles de personas que, casi sin incidentes pese a las prohibición, mostraron solidaridad con el asesinado George Floyd y denunciaron la violencia policial y el racismo en Estados Unidos, pero sobre todo en Francia.

En París, la protesta se desarrolló por la tarde en dos escenarios diferentes: el primero junto a la plaza de la Concordia y el segundo dos horas después en el Campo de Marte, a los pies de la torre Eiffel.

La Liga de Defensa Negro-Africana y la Brigada contra la Negrofobia habían convocado una concentración ante la embajada estadounidense, que se encuentra en una de las esquinas de la plaza de la Concordia.

Sin embargo, los entre 1.000 y 2.000 asistentes se vieron impedidos por el dispositivo policial y tuvieron que quedarse a unos cientos de metros de allí, en la entrada a la rue Royale.

Abundaron las pancartas con algunos de los mensajes en inglés más repetidos en las protestas por lo ocurrido a George Floyd (“Black lives matter”, “No justice, no peace”), así como con otros para denunciar el racismo contra los negros.

El portavoz de la Brigada contra la Negrofobia, Franco Lollia, explicó que su intención era solidarizarse con la emoción generada en Estados Unidos por lo ocurrido en Mineápolis, pero también cargar contra “el racismo institucional que gangrena Francia”.

Las fuerzas del orden, con un despliegue impresionante de medios, impidieron cualquier aproximación a la legación estadounidense al vallar un perímetro de varios kilómetros que incluyó también la parte baja de la avenida de los Campos Elíseos.

Las dos organizaciones habían querido mantener su convocatoria pese a la advertencia de la Prefectura de Policía, que había emitido un comunicado para subrayar su prohibición.

Lo hizo en nombre de las medidas sanitarias contra el coronavirus, pero también por el riesgo de que se reprodujeran altercados como los que hubo el martes al término de otra multitudinaria manifestación junto al Palacio de Justicia.

En las manifestaciones de París también se recordó la muerte de Adam Traoré, en 2016. EFE/EPA/MOHAMMED BADRA

Una manifestación que había sorprendido por su magnitud al reunir al menos a 20.000 personas para denunciar el caso de Adama Traoré, un joven negro que murió en 2016 con 24 años en una ciudad de la región de París momentos después de ser arrestado por los gendarmes.

La familia de Adama Traoré compara lo que le ocurrió con la trágica detención de George Floyd, ya que también fue objeto de un placaje por los agentes que lo redujeron, para los que pide que sean inculpados y que tengan que sentarse en el banquillo como responsables de su muerte.

La segunda protesta de la capital francesa este sábado en el Campo de Marte contó con más participantes que la primera junto a la Concordia, y en su mayoría eran también jóvenes.

Fuera de París, se organizaron marchas contra la violencia policial y contra las discriminaciones raciales, y en particular de los negros, en ciudades como Rennes, Burdeos, Nancy, Poitiers o Limoges. Lille fue una de las pocas ciudades donde se registraron disturbios

Miles de personas en Berlín y otras ciudades de Alemania

Miles de personas participaron el sábado pacíficamente en Alemania en una veintena de ciudades en las manifestaciones silenciosas convocadas para protestar contra la discriminación, el racismo y la violencia policial en respuesta al caso del asesinato del afroamericano George Floyd en Mineápolis.

En la céntrica plaza Alexanderplatz de Berlín, unos 15.000 manifestantes se congregaron según la policía en una protesta en la que inicialmente se habían registrado 1.500 personas.

En Hamburgo, las fuerza de seguridad cifraron el número de participantes en alrededor de 14.000; en Fráncfort, Múnich y Dresde, en 8.000, 7.000 y 4.000, respectivamente.

Manifestación en Berlín por la muerte de George Floyd. EFE/EPA/OMER MESSINGER

En Düsseldorf, donde se congregaron unas mil personas, los manifestantes guardaron 8 minutos y 46 segundos de silencio, el tiempo que el policía acusado de asesinato en segundo grado mantuvo presionado su rodilla contra el cuello de Floyd.

Los organizadores de las manifestaciones habían llamado a los participantes a acudir vestidos de negro y a protestar en silencio contra el racismo y la violencia policial bajo el lema “Black Lives Matter” (Las vidas negras importan).

En una entrevista esta semana en la segunda cadena de la televisión pública alemana ZDF, la canciller alemana, Angela Merkel, calificó de “muy, muy terrible” el “asesinato” de Floyd.

“El racismo es algo horrible y la sociedad en Estados Unidos está muy polarizada”, agregó, al tiempo que expresó su esperanza de que los ciudadanos sean capaces de llevar adelante “manifestaciones pacíficas” y de que se logre “apaciguar” el país.

Merkel lamentó, además, que “el racismo ha existido siempre”, también en Alemania.

Precisamente este jueves la ciudad-estado de Berlín aprobó una controvertida ley antidiscriminatoria para proteger de manera específica a las personas de discriminación por parte de las autoridades y la administración y garantizar el acceso igualitario a los servicios públicos.

Con esta nueva ley, los ciudadanos pueden reclamar una indemnización por discriminación y la prueba de que no ha habido trato discriminatorio pasa a recaer sobre las autoridades.

Mientras el gobierno regional sostiene que con esta ley los ciudadanos cuentan con “un instrumento con el que hacer cumplir” las normas constitucionales antidiscriminatorias, el Sindicato de la Policía considera que pone “bajo sospecha generalizada” a las fuerzas de seguridad.

En la misma línea se había pronunciado el ministro del Interior, Horst Seehofer, que en declaraciones al diario “Tagesspiegel” calificó la ley de “locura en su esencia”, expresó su apoyo a la policía y rechazó ponerla bajo sospecha generalizada.

En Madrid y Barcelona, más afluencia que la permitida

Miles de personas salieron este domingo a las calles de Madrid, Barcelona y otras ciudades españolas para protestar contra el racismo. En Madrid, la concentración autorizada de 200 participantes frente a la embajada norteamericana se convirtió en una manifestación sin incidentes de unas 3.000 personas -según las autoridades-, convocadas en las redes sociales por Comunidad Negra Africana y Afrodescendiente en España.

Una de las portavoces de la asociación convocante, Lisa Okpala, explicó a Efe que la protesta se convocó para solidarizase con los movimientos antirracistas de Estados Unidos y recordar que el racismo no es cosa solo de ese país, sino también de Europa y España.

Manifestantes durante la concentración convocada en Madrid por la Comunidad negra africana y afrodescendiente en España (CNAAE) contra el racismo, EFE/Mariscal

La gran afluencia hizo imposible que los participantes guardaran la distancia de seguridad para evitar un posible contagio de coronavirus, motivo por el que las autoridades habían permitido una concentración limitada.

Pero solo ante la embajada, según fuentes de la Delegación del Gobierno español en Madrid, se habían concentrado unas 2.000 personas, que finalmente decidieron caminar hasta la Puerta del Sol, en el centro de la ciudad, donde guardaron un minuto de silencio agachados en memoria de Floyd, a lo que siguió un gran aplauso.

Antes corearon consignas como “Donald Trump es un criminal”, “Ninguna persona es ilegal”, “Papeles (documentos legales) para todos”, “Fuera racistas de nuestros barrios”, “La ley (española) de extranjería mata gente cada día” y “Basta ya de violencia policial”.

En Barcelona, otras 3.000 personas con mascarillas, según la Guardia Urbana, se congregaron en la plaza Sant Jaume, convocados por la misma organización.

Los concentrados, con una rodilla en el suelo y entre la lluvia, mostraron fotografías de la víctima y pancartas con lemas como “No al racismo”, “Black lives matter” y otras consignas contra el presidente de EE.UU., Donald Trump.

Preguntado hoy por las protestas antirracistas de EEUU, el presidente del Gobierno español, el socialista Pedro Sánchez, dijo que el racismo, al igual que el machismo y el fascismo, son elementos que atentan contra la base fundamental de la democracia y que España va a defender siempre los derechos, las libertades y la igualdad entre los ciudadanos.

Miles de personas también en el Reino Unido

Miles de personas en el Reino Unido se manifiestan el sábado contra el racismo y en repulsa por el asesinato del afroamericano George Floyd.

Una multitud de ciudadanos, muchos de ellos con máscaras faciales y guantes, se congregó  en la plaza del Parlamento, en el centro de Londres. También hubo manifestaciones en otras partes del país. EFE/EPA/ANDY RAIN

La comisaria de la Policía Metropolitana de Londres (MET), Cressida Dick, avisó de que las concentraciones de más de seis personas son “ilegales” a razón de las restricciones impuestas para combatir el nuevo coronavirus.

La ministra del Interior británica, Priti Patel, pidió a la población a no participar en manifestaciones “por la seguridad pide todos” frente a la pandemia.

En la misma línea que la Policía, Patel dijo que entiende “que la gente quiera expresar su opinión” pero conminó a “poner la salud pública por delante”.

Las protestas en el Reino Unido, que el miércoles acabaron con trece detenidos, se han sucedido en los últimos días inspiradas por las iniciadas en EEUU.

En un comunicado conjunto, las organizaciones británicas Libres de Tortura y Consejo para el bienestar de los inmigrantes pidieron al Gobierno de Londres “actuar” contra el racismo “sistémico” que también existe en el Reino Unido.

Señalaron que este arraigado trato discriminatorio, que incide en aspectos como la educación, la vivienda, el empleo y la salud, se evidencia actualmente en el efecto de la pandemia de la COVID-19, que ha causado proporcionalmente más muertes entre las minorías étnicas que en el resto de la población del país.

En Roma también se arrodillaron en recuerdo de Floyd

Unas 3.000 personas se han manifestado hoy en Roma contra el racismo y en recuerdo del afroamericano George Floyd, que murió asfixiado por un policía en Mineápolis (Estados Unidos).

La concentración se ha celebrado en la romana Piazza del Popolo y había sido convocada por movimientos como el de las “sardinas” italianas, que nació de forma espontánea en protesta contra las políticas ultraderechistas, pero también por otras asociaciones y organizaciones estadounidenses a favor de los derechos humanos y contra el racismo.

Al final de la manifestación los asistentes se arrodillaron, levantaron los puños y se mantuvieron en esa posición durante 8 minutos y 46 minutos, exactamente el mismo tiempo que Floyd permaneció con la rodilla de un agente de Minneapolis en su cuello, hasta que falleció.

Los participantes gritaron en inglés las últimas palabras pronunciadas por Floyd, “No puedo respirar”, y terminados los casi 9 minutos se levantaron y dijeron frases como “George está aquí, no al racismo” o “Todos somos antifascistas”, entre aplausos.

Entre los carteles se podían leer frases en inglés como “Sin justicia no hay paz”, “No puedo respirar”, “No al racismo” o el lema que ha dado la vuelta al mundo “Black lives matter” (“Las vidas negras importan”).

Unas 1.200 personas se manifestaron hoy en Amberes y varios centenares en Bruselas, Gante, Ostende y otras localidades belgas contra el racismo y en recuerdo del afroamericano George Floyd, que murió asfixiado por un policía en Mineápolis (Estados Unidos).

La mayoría respetó las consigas sobre distanciación física impuestas en la lucha contra el coronavirus. El grupo Youth Against Racism (La juventud contra el racismo) llamó la semana pasada a concentrarse a través de las redes sociales en distintas ciudades belgas.

“La muerte de George Floyd ha despertado a mucha gente”, dijo Ange Kazi, portavoz de “Belgian Network for Black Lives” (Red belga por las vidas negras), que convocó la acción.

“Mucha gente está harta de la violencia policial, que afecta sistemáticamente a los negros”, añadió, informa la agencia Belga.

Edición: Luis Alonso