Fin del calvario para 12 refugiados menores procedentes de campos griegos

EFE/EPA/ORESTIS PANAGIOTOU

Atenas (EuroEFE).- En medio de las dificultades de movilidad derivadas de la pandemia de COVID-19, una docena de refugiados menores procedentes de los saturados campos del mar Egeo vieron este miércoles finalizado su calvario personal y por fin pudieron abandonar Grecia rumbo a Luxemburgo.

Es el primer grupo del conjunto de 1.600 menores que el Gobierno griego quiere reubicar en otros países de Europa. En total hay en Grecia alrededor de 6.000 migrantes no acompañados menores de edad, la mitad de los cuales vive o malvive fuera del control del Estado.

Aunque la cifra de este primer traslado no deja de ser testimonial, el Gobierno del conservador Kyriakos Mitsotakis ha celebrado este miércoles como un día “especial”.

El viceministro de Migración, Yorgos Kumutsakos, quien despidió al grupo en el aeropuerto de Atenas, en compañía del embajador de Luxemburgo en Grecia, Paul Steinmetz, reconoció que el comienzo de este programa de reubicación ha sido modesto, pero se mostró confiado en que ahora el resto de países seguirán el ejemplo con más ímpetu.

Kumutsakos recalcó que no hay que olvidar que detrás de cada niño hay una historia muy humana, y citó como ejemplo el de un pequeño seleccionado inicialmente para viajar a Luxemburgo, pero que finalmente decidió quedarse en su campo porque no quería separarse de sus amigos.

Además, recalcó que para un país tan pequeño como Luxemburgo, con 600.000 habitantes, esta cifra adquiere un significado mayor.

Un segundo grupo viajará el sábado a Alemania

El próximo sábado partirá hacia Alemania un segundo grupo, esta vez de 50 menores, una cifra algo mayor que la de hoy, pero lejos de los 500 que ha prometido acoger el Gobierno de Angela Merkel.

El tema de la acogida de menores ha desatado en Alemania fuertes críticas al Gobierno, y mientras más de un centenar de ciudades se han ofrecido a acoger a niños y adolescentes, el Ejecutivo de Merkel ha optado por evitar convertirse nuevamente en el abanderado de la solidaridad con los refugiados, como lo hizo en 2015 y 2016, cuando acogió a más de un millón.

En declaraciones a la cadena de televisión pública ERT, el único medio que debido a la crisis de la COVID-19 tuvo acceso al aeropuerto, Kumutsakos recalcó que todos los menores, procedentes de los campos de Lesbos (9), Quíos (2) y Samos (1), han sido sometidos a exhaustivos exámenes médicos antes de embarcar.

Además de Alemania y Luxemburgo, se han ofrecido a acoger a menores Bélgica, Croacia, Finlandia, Francia, Irlanda, Lituania y Portugal.

Fuera de la Unión Europea, Suiza aceptará a 20 jóvenes y otro número indeterminado más adelante, mientras Serbia reubicará a 50.

Solo unos pocos países aceptan acoger a menores no acompañados de Grecia

Bruselas (EuroEFE).- Solo un pequeño grupo de países europeos se ha ofrecido hasta ahora a acoger a los 5.500 menores migrantes no acompañados que hay en Grecia para aliviar la situación en ese país, desbordado por los flujos llegados desde hace …

Uno de los mayores problemas de la puesta en práctica de esta iniciativa es que no hay un criterio de selección generalizado, además de las trabas que conlleva un traslado en avión en medio de esta parálisis del tráfico aéreo sobrevenida por el coronavirus.

Cada país tiene sus propios criterios de selección, algunos por género, otros por edad o nacionalidad.

Tanto el Gobierno griego como la Organización Internacional para las Migraciones han pedido a los países interesados que muestren más flexibilidad en la selección y acojan a estos adolescentes sin limitaciones, salvo la de que no hayan cumplido la mayoría de edad.

Centenares de menores retenidos en calabozos griegos

Si bien el día de hoy es sin duda un ejemplo positivo en medio del drama de la crisis migratoria, ONG como Human Rights Watch (HRW) han aprovechado el acontecimiento para recordar que en Grecia hay un creciente número refugiados menores que se encuentran en centros de detención o calabozos bajo “custodia policial”.

Según HRW, mientras que en enero eran 180, ahora son 331 los menores que viven en estas condiciones, detenidos bajo “custodia protectora” y sin haber cometido ningún delito por el mero hecho de llegar a Grecia “sin un padre o un pariente cercano”.

Este tipo de detención en comisarías y otros centros policiales, genera una situación especialmente vulnerable para los menores en tiempos de coronavirus, ya que se encuentran expuestos a la falta de atención médica, higiene y distanciamiento social, sostiene la ONG.

“Encerrar a niños en celdas de comisaría sin ninguna higiene siempre estuvo mal, pero ahora expone a los menores al riesgo de una infección”, recalcó Eva Cossé, investigadora para Grecia de HRW.

Esta ONG ha instado al Gobierno que abra más instalaciones para estos menores, ya sean hoteles, centros de acogida o apartamentos para los más mayores, de entre 16 y 18 años.

Editado por Miriam Burgués