La UE lanza un premio de DD.HH en honor al icono de la revolución en Túnez

Lina Ben Mhenni, durante la inauguración de la tercera conferencia de blogueros árabes en Túnez, el 3 de octubre de 2011. EFE/STR/Archivo

Túnez (EuroEFE).- La Delegación de la Unión Europea en Túnez ha anunciado el lanzamiento del “Premio Lina Ben Mhenni” por la libertad de expresión, en homenaje a esta activista de los Derechos Humanos e ícono de la revolución tunecina de 2011 que falleció el pasado mes de enero tras una larga enfermedad.

Esta iniciativa, que busca galardonar tanto artículos de investigación como de opinión sobre los derechos humanos económicos y sociales, coincide con el que sería el 27 aniversario de Ben Mhenni, “una de las voces más libres y singulares que Túnez ha conocido en los últimos años”, declaró la Delegación en un comunicado de prensa.

“Pretende apoyar el paisaje mediático tunecino en plena evolución que se abre a los libres pensadores, periodistas, blogueros, influentes y activistas ciudadanos que defienden una información libre, independiente y creíble”, añadió el texto.

Este premio financiado por el organismo europeo examinará aquellos trabajos presentados en lengua árabe, inglesa y francesa que hayan sido publicados en la prensa escrita, en papel o en línea, entre el 1 de enero y el 15 de noviembre de 2020. La entrega se realizará el 10 de diciembre con motivo del Día Internacional de los Derechos Humanos

Los laureados recibirán una tableta electrónica mientras que el primer puesto será además candidato de la Delegación al programa de Visitantes de la UE 2021 en Bruselas.

El jurado estará formado por periodistas, profesionales del mundo de la comunicación, de la sociedad civil y representantes de la UE que participarán de manera altruista.

Lina Ben Mhenni se dio a conocer durante la llamada “Revolución de los Jazmines” en 2011, que puso fin a dos décadas de poder de Zine El ABidine Ben Ali, gracias a su blog “A Tunisian girl” (Una chica tunecina). A través de las redes denunció los abusos del régimen y recorrió el país para dar testimonio de lo que sufrían sus compatriotas, lo que le valió su nominación para el Nobel de la Paz.

En sus últimos años, a pesar de las dificultades de su enfermad crónica, logró reunir cerca de 45.000 libros para facilitar la lectura en los establecimientos penitenciarios. Lina era hija de Sadok Ben Mhenni, militante de izquierda, preso político durante la época del expresidente Habib Bourguiba y uno de los fundadores de Amnistia Internacional en Túnez.

Edición: Catalina Guerrero