Santos expresa el compromiso de Colombia con los Objetivos de Desarrollo Sostenible

cdc06_santos1.png

Davos (Suiza) (EuroEFE).- El presidente colombiano, Juan Manuel Santos, dijo este martes que Colombia está “muy comprometido” con los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), al ser el primer país en consagrarlos en su sistema legal, pero que con eso no es suficiente y se requiere en todo caso la colaboración del sector privado.

“Es un gran reto, pero Colombia está muy comprometido con los ODS, porque somos el primer país en ponerlos en el sistema legal. Tenemos que cumplirlos por ley”, señaló Santos en un debate en el Foro Económico Mundial titulado “Carrera hacia 2020”.

“Pero no es suficiente. Tenemos que incorporar al sector privado”, subrayó Santos, quien compartió panel con el consejero delegado de Nestlé, Paul Bulcke, el presidente y consejero delegado de China Energy Investment, Ling Wen, y la fundadora y consejera delegada de Rock Creek, Afsaneh Mashayekhi.

Explicó que Colombia tiene planes especiales con el sector privado para 164 submetas y “objetivos intermedios” a fin de cumplir cada uno de los 17 objetivos y las casi doscientas submetas.

En septiembre de 2015 los líderes mundiales adoptaron en la ONU 17 objetivos globales para erradicar la pobreza, proteger el planeta y asegurar la prosperidad para todos como parte de una nueva agenda de desarrollo sostenible.

Cada objetivo tiene metas específicas que deben alcanzarse en los próximos 15 años.

El presidente colombiano sostuvo que para poder cumplir todos los objetivos debe haber un “proceso integrado con el sector privado y hay que ser práctico”.

“Ahora la gran meta es que funcione”, recalcó Santos, quien explicó que su Gobierno tiene un tipo de subgabinete, una instancia en la que se aprueban las principales políticas y hay un grueso documento especialmente sobre los ODS que obliga a todas las diferentes agencias gubernamentales a trabajar en las 164 submetas.

“Ahora mismo estamos en el proceso de incorporar al sector privado en cada uno de las submetas”, dijo Santos.

Para el presidente de Colombia, este tipo de procesos integradores son además útiles para que cada país, especialmente los emergentes, puedan controlar y estimular el desarrollo.

En cuanto al objetivo de proteger el planeta, Santos enfatizó que Colombia es el país más rico en kilómetros cuadrados en términos de la biodiversidad en todo el mundo y es uno de los “más vulnerables al cambio climático”.

Recalcó que por ello su país necesita la colaboración de otras naciones, especialmente de Brasil, Ecuador y de otros del continente americano cuando se trata de proteger mediante el corredor Atlántico-Amazonía-Andes o “Triple A” la Amazonía.

No vale decir “este es mi agua o mi trozo de bosque o selva; todo el mundo tiene que colaborar” a nivel global en la lucha contra el cambio climático, porque de lo contrario “Colombia no puede hacer absolutamente nada por sí sola”, subrayó Santos.

Santos: “No hay fórmula mágica” contra la desigualdad pero educación es clave

Por otra parte, Santos dijo que “no hay una fórmula mágica” para erradicar la desigualdad, pero consideró la educación de los niños un instrumento fundamental para prevenir que se perpetúe la pobreza.

En un panel titulado “El compacto social del siglo XXI”, Santos dijo que le impactó “profundamente” la experiencia que tuvo en la Armada y le impulsó a “trabajar a favor de la igualdad social”.

“Pude ver las áreas más pobres en Colombia, que fue durante muchos años el país con más desigualdad de toda América Latina”, continente en el que la nación más pobre es Haití, dijo Santos.

También le marcó el conflicto interno durante más de 50 años en el que “solo los pobres fueron los que lucharon y murieron y no los ricos”, explicó el mandatario colombiano, que ha logrado reducir la tasa de pobreza en Colombia a unos 5,1 millones de personas.

“No hay una fórmula mágica. Es una combinación de diferentes factores. Primero uno tiene que ser enérgico e innovar”, señaló Santos, quien explicó que visitó al Premio Nobel de Economía Amartya Kumar Sen, que desarrolló una manera de medir la pobreza diferente a lo que lo hace el Banco Mundial (BM).

El índice multidimensional evalúa las necesidades básicas de las familias para sacarlas de la pobreza, explicó Santos, quien pidió a Sen hace casi ocho años ayuda para implantar esta metodología en Colombia.

Calificó este método de “extremadamente exitoso” y explicó que ayudó a su “Gobierno a concentrar la inversión social en las áreas que tienen el mayor impacto en la lucha contra la pobreza”.

Al mismo tiempo cada decisión que tomaba el gabinete tenía que tener en cuenta el impacto sobre la desigualdad y el desempleo.

Santos recalcó además que “en los últimos cuatro años por primera vez en nuestra historia la educación es la primera prioridad” del Gobierno, que se concentró en la primera infancia, en los niños recién nacidos hasta los cinco años, porque “es donde empieza la desigualdad”, indicó.

El colegio es gratis para todos los niños desde la guardería hasta el undécimo grado, pero “si no nos ocupamos de los niños antes de que vayan al colegio, llegarán a su primer año educativo con un estatus diferente” al de los demás infantes, afirmó Santos.

“Esa desigualdad se perpetúa para siempre. Por ello hay que concentrarse en la primera infancia, en la educación, en dar acceso a la educación y en proveer buena educación a todo el mundo”, subrayó el presidente colombiano.

“Se trata probablemente del factor que más ayuda a reducir la desigualdad” añadió, y aseguró que Colombia ha sido el país de América Latina que “ha reducido la desigualdad más que ningún otro país en los últimos cinco años”.

Eso sí, Santos admitió que Colombia sufre aún “una tremenda desigualdad”.

Santos compartió la sesión con el presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, y la directora ejecutiva de Oxfam Internacional, Winnie Byanyima, cuyo organismo publicó el lunes un informe en el que asegura que el 10 % más rico de Latinoamérica concentra el 68 % de la riqueza total de esa región, mientras que el 50 % más pobre solo accede al 3,5 %.

Por Céline Aemisegger (edición: Catalina Guerrero)