Bruselas revisa su relación con el “competidor” Pekín

Bruselas revisa su relación con el "competidor" Pekín

Estrasburgo (Francia) (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) propuso este martes identificar antes de que concluya el año los efectos perjudiciales causados en materia de competencia por la financiación y la propiedad estatal chinas en Europa, entre otras medidas en la relación de la Unión Europea (UE) con Pekín.

“Identificaremos antes de finales de 2019 cómo abordar los efectos distorsionadores de la propiedad estatal y la financiación extranjera en Europa. Necesitamos una competencia justa para evitar competencia global de subsidios estatales”, indicó el vicepresidente de la CE para el Crecimiento, Jyrki Katainen, en una rueda de prensa para presentar diez propuestas en la relación con China.
Esas iniciativas serán debatidas por los líderes de la UE en su próxima cumbre del 21 y 22 de marzo y se tendrán en cuenta de cara a la cumbre con China de primeros de abril.

“La UE y China son socios económicos estratégicos así como competidores. Nuestra relación económica puede ser mutuamente beneficiosa si la competencia es justa y, las relaciones comerciales, recíprocas”, dijo Katainen.

Explicó también que la UE posee normas sobre ayudas de estado “para mantener la igualdad de condiciones en nuestro mercado interior”, aunque “lo que aún echamos en falta es normas de ayudas de estado que funcionen bien para operadores de terceros países”.

“Hay adquisiciones e inversiones sanas de China en Europa a las que damos la bienvenida, pero también hay casos en los que hay buenas razones para creer que hay adquisiciones respaldadas por el sector público por medio de subsidios”, puntualizó.

Advirtió de que “esto distorsiona la igualdad de condiciones en las adquisiciones de empresas”, y agregó que “para finales de año veremos qué se puede hacer para equilibrar las condiciones también en el caso de adquisiciones”.

El 5G y la ciberseguridad

Otro punto en la relación con China en el que se centró la CE es en el de reforzar la seguridad de infraestructuras y tecnologías “críticas”, y más en concreto instó a lograr un enfoque común sobre la seguridad de las redes de internet 5G.

En ese contexto apuntó que el sistema de control de inversiones directas extranjeras en la UE entrará en vigor en abril.

Además, la Comisión aboga por “aplicar con más robustamente” los acuerdos bilaterales e instrumentos financieros existentes y llama a Pekín a cumplir los compromisos conjuntos adquiridos para lograr una relación económica “más equilibrada y recíproca”.

Eso incluye, a su juicio, reformar la Organización Mundial del Comercio (OMC) y en particular los subsidios y transferencia forzada de tecnología, y concluir acuerdos bilaterales de inversión para 2020, rápidamente sobre indicaciones geográficas y, en las próximas semanas, sobre seguridad aérea.

Para promover la reciprocidad y abrir oportunidades de licitaciones públicas en China, la CE cree que el Parlamento Europeo y el Consejo (los Estados miembros) deben adoptar antes de finales de año un instrumento internacional de compras públicas.

Buscar condiciones “más equilibradas y recíprocas” en su relación económica

Por lo que se refiere a garantizar que no sólo se tenga en cuenta el precio sino también los estándares laborales y medioambientales, la Comisión anunció que publicará a mediados de año una guía sobre la participación de licitadores extranjeros en el mercado público de la UE.

Así, la CE, junto a los Estados miembros, revisarán antes del fin del año la aplicación del actual marco legal para identificar lagunas.

Por otra parte, Bruselas insta a fortalecer la cooperación con China a nivel de derechos humanos, paz y seguridad y desarrollo.

A fin de combatir más eficazmente el cambio climático, solicita a China que ponga un tope a sus emisiones antes de 2030, en línea con los objetivos del Acuerdo de París.

Por último, la CE defiende que la UE profundice su compromiso en materia de paz y seguridad, sobre la base de la “positiva cooperación” lograda a nivel internacional en la consecución del acuerdo para que Irán no desarrolle armas nucleares.

A través de todas estas acciones la Comisión aseguró que quiere profundizar la colaboración con China para promover “intereses comunes” a nivel global pero, al mismo tiempo, buscar condiciones “más equilibradas y recíprocas” en su relación económica.

Reconoció asimismo que la UE, para “mantener su prosperidad, valores y modelo social a largo plazo”, necesita adaptarse a las cambiantes realidades económicas y reforzar sus propias políticas nacionales y base industrial.

Ciberseguridad: el PE adopta medidas y alerta sobre la amenaza tecnológica china

El Parlamento aprobó el martes la nueva norma comunitaria sobre ciberseguridad y expresó preocupación por la amenaza asociada a la presencia tecnológica china en la UE.

El pleno dio luz verde, con 586 votos a favor, 44 en contra y 36 abstenciones, la nueva norma comunitaria sobre ciberseguridad, cuya principal novedad es el nuevo sistema de certificación para garantizar que los productos, procesos y servicios respetan estándares de ciberseguridad.

Los eurodiputados también aprobaron una resolución pidiendo medidas a nivel europeo ante la amenaza de seguridad que representa la creciente presencia de empresas tecnológicas chinas en la UE.

La Cámara se hace eco de las advertencias sobre que el equipamiento 5G que están desplegando algunas compañías chinas podría incluir mecanismos para dar acceso a los fabricantes y a las autoridades a datos privados y a telecomunicaciones en territorio europeo.

La legislación de seguridad china, una amenaza para la ciberseguridad de la UE

Al Parlamento le inquieta que los proveedores de terceros países puedan poner en riesgo la seguridad de la UE, si su legislación obliga a todas las empresas a cooperar con el Estado para salvaguardar una definición muy amplia de la seguridad nacional también fuera de su territorio. Las leyes chinas han suscitado ya reacciones en varios países, desde evaluaciones de seguridad a prohibiciones absolutas.

Los eurodiputados piden a la Comisión y a los Estados miembros directrices sobre cómo hacer frente a las amenazas y vulnerabilidades cibernéticas en la implantación de las redes 5G, mediante, por ejemplo, la diversificación de proveedores, la división de los procesos de compra en varias fases y con una estrategia conjunta para disminuir la dependencia de Europa de la tecnología de ciberseguridad extranjera.

Asimismo, instan a la Comisión a que encargue a ENISA, la agencia europea de ciberseguridad, que desarrolle un sistema de certificación para garantizar que el despliegue de la 5G en la UE cumple las normas de seguridad más estrictas.

Nueva ley permitirá la certificación de los dispositivos conectados

La nueva ley de Ciberseguridad de la UE, que ya ha sido acordada de manera informal con los Estados miembros, destaca la importancia de garantizar la seguridad de las infraestructuras críticas, incluidas las redes energéticas, el agua, el suministro de energía y los sistemas bancarios, además de los productos, procesos y servicios. A más tardar en 2023, la Comisión evaluará si alguno de los nuevos regímenes voluntarios debe ser obligatorio.

La norma también otorga más recursos para la agencia europea de ciberseguridad, ENISA.

Próximos pasos

El Consejo deberá ahora adoptar formalmente la ley sobre ciberseguridad. El reglamento entrará en vigor 20 días después de su publicación en el Diario oficial de la UE.

La resolución sobre la presencia tecnológica china será remitida a la Comisión y a los Estados miembros.

Por Rosa Jiménez y Lara Malvesí (edición: Catalina Guerrero)

Para saber más: 

► Infografía sobre cómo el Parlamento trabaja para incrementar la ciberseguridad en la UE