Comienza el estudio para conocer la movilidad de los españoles por los datos de sus móviles

A partir de este lunes, el Instituto Nacional de Estadística analizará el desplazamiento de los españoles con los datos de sus teléfonos móviles. [EFE/Quiuqe García]

Madrid (EuroEFE).-  El Instituto Nacional de Estadística (INE) comienza este lunes el estudio de los desplazamientos de los españoles a partir de los datos de sus teléfonos móviles, un trabajo que efectuará en ocho días repartidos entre los meses de noviembre y agosto y que ha suscitado recelos entre los consumidores.

El objetivo es analizar los desplazamientos durante cuatro días laborales de noviembre, del 18 al 21; un domingo, el 24 de noviembre; un festivo, el 25 de diciembre; y dos días de verano, el 20 de julio y 15 de agosto, también festivo.

El INE sufragará con medio millón de euros a Telefónica, Vodafone y Orange para desarrollar este estudio que ha despertado ciertas suspicacias aunque las compañías dicen respetar plenamente la legalidad.

El INE únicamente recibirá información sobre cuántos dispositivos hay en cada “celda” en  la que se ha dividido el territorio nacional, sin que las operadoras ofrezcan información alguna sobre de qué números se trata o de quiénes son los titulares.

Con la información recabada, el INE podrá analizar aspectos como cuáles son los desplazamientos más habituales en el día a día, qué movimientos son más comunes en vacaciones o medir mejor la despoblación en el mundo rural.

“Con estos recuentos, para áreas de unos 15.000 habitantes de media, se podrá saber cuantos teléfonos están funcionando en un área a una hora y a otra, pero nada más”, según informó el INE el pasado 29 de octubre.

La venta de datos de móvil a una entidad pública causa polémica en España

Madrid (EuroEFE).- El Instituto Nacional de Estadística (INE) de España pagará a operadoras de telefonía móvil por datos que le permitan estudiar pautas de desplazamiento de los ciudadanos, un asunto que ha generado polémica debido a la desconfianza de los …

Esta es una de las primeras incursiones conocidas del INE en el ámbito del “big data”, que consiste en aprovechar los avances tecnológicos para combinar ingentes cantidades de datos y extraer de ellos información útil.

Las operadoras implicadas también han precisado que la cesión de estos datos no vulnera la legislación vigente.

Ante el desarrollo de este trabajo, la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD) ha pedido al INE información sobre los protocolos establecidos con las operadoras para la utilización de los datos.

La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) ya advirtió a Efe el pasado 29 de octubre de que la localización de un teléfono móvil es de por sí un dato personal, según el Reglamento General de Protección de Datos, por lo que el hecho de que los datos sean “anonimizados” no sería suficiente y habría que garantizar que “se estudian de forma agregada”.

Telefónica aclaró entonces que “la normativa de Protección de Datos no resulta de aplicación a la información anónima inclusive con fines estadísticos o de investigación“.

“La anonimización de los datos con fines estadísticos o de investigación es un tratamiento lícito amparado por el marco jurídico vigente, tanto en materia de protección de datos como de servicios de telecomunicaciones”, añadió.

Igualmente, Orange explicó también a Efe que el proceso de “anonimización” impide cualquier identificación de usuarios, con lo que “no se transfiere ningún dato personal sino atributos como número de personas en una zona geográfica”.

Para la Agencia de Protección de datos “anonimizar” no es suficiente

En cambio, la para la Agencia de Protección de datos, una “anonimización” no tiene por qué ser suficiente. En unas recomendaciones publicadas el pasado junio, la Agencia concluyó que “es posible que campos comunes presentes en diferentes fuentes de datos, convenientemente agrupados y cruzados” lleguen a comprometer la privacidad de las personas.

“El deber del responsable del tratamiento es velar por la privacidad de los sujetos de
los que trata datos. Algunas entidades consideran que suprimir o enmascarar los
atributos de carácter identificador resulta suficiente para garantizar la anonimidad de
los sujetos objeto de estudio”, dicen las conclusiones de la Agencia.

“Sin embargo, -continúa- es posible que campos comunes presentes en diferentes fuentes de datos, convenientemente agrupados y cruzados, se conviertan en un atributo seudoidentificador que llegue a comprometer la privacidad de las personas”, dice.

Surge así el concepto de “K-anonimidad”,  una propiedad de los datos anonimizados y una medida el riesgo de que agentes externos puedan obtener información de carácter personal a partir de datos anonimizados.

Informe de la Agencia de Protección de Datos: La K-anonimidad como medida de la privacidad

El INE subraya que ni siquiera se entra en el terreno de los datos personales

El subdirector general de Estadísticas Sociodemográficas del Instituto Nacional de Estadística (INE), Antonio Argüeso, ha explicado en una rueda de prensa que esa información “no está ni siquiera en el terreno de los datos personales”.

Por ese motivo, Argüeso ha considerado que los datos no es que necesiten ser anonimizados para cumplir con las leyes sobre protección de datos personales, sino que ni siquiera son datos personales, sino meros recuentos estadísticos.

Los momentos elegidos han sido los pasados 20 de julio y 15 de agosto (para conocer la movilidad veraniega); desde este lunes al próximo jueves en horarios nocturno y diurno (para conocer cifras de residencia y de movilidad laboral o rutinaria); este domingo, día 24; y el 25 de diciembre próximo.,

El único dato que las operadoras ofrecen al INE es el del número de móviles que se encuentra en cada celda en esos instantes seleccionados, por lo que se puede conocer cuánta gente vive en cada distrito y cuánta trabaja, estudia, veranea o pada la navidad en cada uno, sin conocer sus recorridos.

No es la primera vez en Europa

El INE publicará los datos que les sirvan los tres operadores a principios de 2020, una vez que finalice el día de Navidad la recogida de información.

Argüeso ha destacado que la obtención de información mediante las operadoras de telecomunicaciones es “el futuro de la estadística pública”.

De hecho, según ha dicho, todos los países europeos tienen proyectos similares, y si bien este que se está realizando en 2019 en España no es el primero, pues ya ha habido otros en Estonia y Países Bajos, sí es el más completo hasta la fecha.