La soberanía digital, una cuestión de supervivencia para la UE

El excomisario europeo Gunter Oettinger. [Foto cedida por ESADE]

Madrid (EuroEFE).- La soberanía digital es una cuestión de supervivencia para la Unión Europea (UE). Es la conclusión del ex comisario europeo de presupuesto y de sociedad digital, Günter Oettinger, en un debate celebrado en la sede madrileña del ESADE. Soberanía y mayor educación digital de los ciudadanos europeos son las claves.

“Todo se dilucida entre California (Microsoft, Apple, Amazon, Facebook, etc) y China (Ali Baba)…Y Europa?. Nada. Se trata de nuestra soberanía digital”, dijo Oettinger, quien analizó este lunes en ESADE la necesidad de una estrategia digital para la UE, como maximizar los beneficios y sobre todo limitar los riesgos.

Según el excomisario “Europa necesita la soberanía digital para sobrevivir”, tanto en innovación, en tecnología, y tiene que desempeñar un papel importante, “aunque ahora haya 27 voluntades”

Según Oettinger, la UE se encuentra en un momento crítico: “debe avanzar en su proyecto de integración mediante una estrategia digital clara, que nos permita actuar de manera coherente y mantener nuestra capacidad de toma de decisiones en los asuntos globales; que garantice nuestra soberanía digital y nos permita seguir siendo una sociedad abierta, orientada al mercado y competitiva”.

 

“Hay que acelerar el proceso regulatorio, enfocarlo hacia el mercado único digital”, dijo el excomisario, en primer lugar con dos pautas principales: una mayor inversión y una mayor universalidad. “La Unión Europea debe invertir mucho más en I+D+i, en sus Universidades”, dijo Oettinger.

En segundo lugar, según Oettinger, se necesitan más especialistas, aumentar el número de personas que estudian tecnologías de la información. Dijo que es una cuestión de cualificación que, además, debe llegar a todos los sectores de una población “que necesita unos conocimientos digitales básicos”. En suma “una educación que incorpora nuevos conocimientos y habilidades desde las más tempranas edades”.

En tercer lugar, según el excomisario, se necesitan mayores infraestructuras y, en cuarto lugar, potenciar la capacidad europea para enviar al resto de mundo “un mensaje potente con la posición estratégica europea”, como se ha demostrado con el reglamento europeo sobre protección de datos.

En ese mensaje, Oettinger se refirió a la protección de datos “en el que Europa debe tomar la iniciativa”, en una atmosfera de “justa competencia” para “evitar que todo se produzca entre China y Estados Unidos”.

Entre Estados Unidos y China se juega hasta el momento el partido de la digitalización. El presidente de ESADEGeo, Javier Solana, ex Alto Representante para la Política Exterior y de Seguridad de la UE, afirmó que la división entre Estados Unidos y China no es del interés de la UE y que Europa puede “interesarse especialmente” en protección de datos y valores.

A juicio de Solana, hay muchos aspectos que se deben explicar bien, relacionados también con la educación y la empleabilidad en el futuro mundo digital: quién desarrolla las estrategias de la digitalización, si son las empresas o los estados, quién gobierna y cuáles son las posibilidades de monopolio y oligopolio.

Y en cuanto a la actual batalla del 5G, según Solana, será “clave en el futuro de internet”. “Si se colabora, bien”, pero “si se enfrenta, será una mala decisión”.

Las necesidades del sur de Europa

La importancia europea en un mundo digital tiene que ver con su “‘política de vecindad”, tanto hacia Europa del Este como hacia África, y es este continente hacia el que se pueden orientar, según el ex comisario, los países del sur de Europa.

En el debate posterior, se enfocó especialmente la discusión en los cuatro países del sur de Europa (Portugal, España, Italia y Grecia).

Stefano da Empoli, presidente del Istituto pero la Competitivitá de Italia; Vasco Teles, investigador de la Fundacao Francisco Manuel dos Santos (Portugal; Aggelos Tsakanikas, asesor científico del IOB-Foundation for Economic and Industrial Research (Grecia) y Nuria Agell, directora del departamento de Operaciones, Innovación y Data Sciencies de Esade coincidieron en que la educación digital es clave en el sur de Europa.

Según Stefano da Empoli, en Italia uno de los problemas más importante es el bajo nivel de la cualificación digital y que, aunque se necesitan implementar aspectos técnicos y jurídicos relacionados con la digitalización, hasta ahora no muy desarrollados en su país, la clave es la  educación, introducirla en los institutos e incluso creando un instituto sobre Inteligencia Artificial. Así se tendría tecnología “facil de usar y a un precio asequible”.

Empoli subrayó la necesidad de la “europeización digital”, lo que no significa  “centralización”, aunque sí “coordinación”. Además, resaltó que la educación digital tiene que llegar a todo el mundo y garantizar un mundo digital más accesible.

Angelos Tsakanikas, asesor científico de IOBE-Foundation for Economic & Industrial Research, reconoció que en Grecia era hasta el momento difícil hablar del mundo digital teniendo en cuenta las dificultades económicas por las que ha atravesado el país en los últimos años. Por ello el avance de la digitalización ha sido más lento que en otros países europeos.

“Pero están sucediendo cosas positivas” -reconoció Tsakanikas, que se refirió a los sectores de la medicina y de la fiscalidad.

Los participantes en el debate sobre la digitalización y el sur de Europa [Foto cedida por ESADE]

Tsakanikas dijo que los especialistas en tecnología de la información son vitales porque en la sociedad “actúan como catalizadores para otras empresas, que tienen que ver las posibilidades y los beneficios de la transformación digital”.

Vasco Teles, investigador asociado a la Fundação Francisco Manuel dos Santos cree que la vida diaria debe “recualificarse” hacia lo digital: “hay que actualizar la educación”, reforzar las las políticas comunes y los valores comunes europeos: la política digital europea debe proteger esos valores, debe basarse en ellos  “para que se convierta en un valor de la sociedad en su conjunto”.

Avanzar en los marcos normativos que regulan el modo en el que se comparten los datos también fue destacado por Núria Agell, directora del departamento de Operaciones, Innovación y Data Sciences de Esade, que habló de impulsar el desarrollo en la interacción entre el humano y la máquina.

¿Qué se la pide a la CE?

Vasco Teles dijo que lo “primero que hay que pedirle a la nueva CE son propuestas para “igualar las zonas más adelantadas con las menos desarrolladas digitalmente; Tsakanikas  medidas que ayuden a convencer a las empresas y explicarlas los beneficios del mundo digital, para que participen las pequeñas empresas y se den cuenta de lo importante que es la digitalización para su futuro; Empoli también se refirió a cómo cubrir las diferencias entre unas zonas y otras y coordinar mejor las inversiones; y para Agell conseguir la confianza de los humanos en la tecnología.