La venta de datos de móvil a una entidad pública causa polémica en España

EFE/Carlos Durán/ARCHIVO

Madrid (EuroEFE).- El Instituto Nacional de Estadística (INE) de España pagará a operadoras de telefonía móvil por datos que le permitan estudiar pautas de desplazamiento de los ciudadanos, un asunto que ha generado polémica debido a la desconfianza de los usuarios de celulares sobre la protección de su privacidad.

Las compañías seleccionadas son Telefónica, Vodafone y Orange, que recibirán medio millón de euros (555.000 dólares) entre las tres por esa información, según los expedientes que constan en la Plataforma de Contratación del Sector Público, dependiente del Ministerio de Hacienda.

“Esta información está totalmente ‘anonimizada’, de forma que no se puede rastrear si un número se desplaza de un lugar a otro, por ejemplo”, explicó a Efe un portavoz de Vodafone. “Únicamente cuenta el número de dispositivos conectados en cada celda (cada zona de territorio) en un momento determinado”, añadió.

Sin embargo, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) advirtió de que la localización de un teléfono móvil es ya de por sí un dato personal, según la legislación española, así que los datos sean “anonimizados” no sería suficiente y habría que garantizar que “se estudian de forma agregada”.

La Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), por su parte, explicó a EFE que ha pedido al INE información sobre los protocolos establecidos con las operadoras para la utilización de los datos.

El objetivo, según precisó el INE este martes, es analizar los desplazamientos durante cuatro días laborales y un domingo de noviembre; un festivo, el 25 de diciembre (día de Navidad); y dos días de verano, uno laborable y otro festivo.

El INE, adscrito al Ministerio de Economía, recibirá únicamente información sobre cuántos dispositivos hay en cada “celda” o zona en que la que se ha dividido el territorio nacional español, sin que las operadoras ofrezcan información alguna sobre qué números telefónicos se trata o quiénes son los titulares.

“Con estos recuentos, para áreas de unos 15.000 habitantes de media, se podrá saber cuantos teléfonos están funcionando en un área a una hora y a otra, pero nada más”, aclaró el INE para tratar de calmar las suspicacias.

Las compañías implicadas precisaron que la cesión de estos datos no vulnera la legislación vigente, ya que están “altamente agregados” (resumidos), según Telefónica.

Esta compañía insistió en que la privacidad de sus clientes es “de máxima prioridad”, y los datos “no contienen registros individualizados vinculados a personas físicas, no siendo posible su identificación”.

Editado por Miriam Burgués