Francia y España encabezan las ayudas de Europa al sector de la automoción

Vista de un concesionario Seat en Madrid (España) este lunes. EFE/David Fernández

Madrid (EuroEFE).- Francia encabeza las ayudas al sector de la automoción en Europa, a las que ahora se suma España con un plan integral dotado con 3.750 millones de euros en inversiones, estímulos a la innovación y ayudas para la renovación del parque de vehículos.

La batería de medidas anunciadas este lunes por el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, van en la misma línea de las impulsadas en otros países del Viejo Continente pero superan con creces en importe a las aprobadas en Italia o en Alemania, donde no hay medidas específicas y las ayudas se limitan a la compra de vehículos.

FRANCIA

El presidente francés, Emmanuel Macron, presentó el 26 de mayo un plan de ayuda al sector dotado con 8.000 millones, en el que se incluía un aval estatal para que Renault obtuviera un préstamo de 5.000 millones, lo que no evitó que tres días después la compañía planteara suprimir 15.000 empleos, el 8 % de su plantilla mundial.

Plan de ajuste de Renault con la supresión de 15.000 empleos

París (EuroEFE).- Renault presentó este viernes un plan de ajuste con el que pretende reducir en unos 2.150 millones de euros su estructura anual de costes y que supondrá la supresión de unos 15.000 empleos en el mundo, sin despidos, …

 

A cambio del respaldo estatal, los fabricantes franceses (PSA y Renault) se comprometieron a invertir 1.000 millones para fijar en Francia las actividades de más valor añadido de los eléctricos.

Otra de las patas del plan francés para el motor es un fondo de 1.000 millones para las empresas del sector, en particular para que la industria auxiliar acelere su modernización y su robotización.

El plan incluye más de 1.000 millones en subvenciones para la renovación del parque automovilístico, con ayudas para la compra de un vehículo si el antiguo va al desguace de 3.000 euros, que puede llegar a 5.000 euros si se adquiere un eléctrico.

Además, las primas para la compra de coches “limpios” han aumentado y son acumulables con las subvenciones anteriores: 7.000 euros para particulares que opten por un eléctrico y 5.000 para las empresas. Para un híbrido enchufable, la ayuda queda en 2.000 euros.

ITALIA

En Italia, donde la industria automovilística representa cerca del 10 % del PIB, el Gobierno aprobó un decreto ley de recuperación económica, que tendrá que ser aprobado por el Parlamento e incluye como única medida para el sector la ampliación de la subvención a la compra de vehículos de bajas emisiones, el “ecobonus”.

El Gobierno ha aumentado en 100 millones la partida para la adquisición de vehículos eléctricos o híbridos en 2020, y destinará 200 millones más en 2021 en ayudas que para el consumidor suponen recibir entre 1.500 y 6.000 euros dependiendo del tipo de vehículo.

Una medida considerada “pobre” por los partidos que han propuesto una serie de enmiendas al decreto para aumentar las ayudas al sector y que se examinarán en los próximos días.

Por otra parte, el grupo Fiat Chrysler (FCA) ha pedido acceder a un préstamo avalado por el Estado de hasta 6.300 millones en el marco de las líneas de crédito puestas a disposición de las empresas que afronten problemas por la COVID-19.

El ministro de Economía italiano, Roberto Gualtieri, quiere que ese dinero se utilice por FCA en sus fábricas en Italia, sin deslocalizar la producción y manteniendo los niveles de ocupación en el país, especialmente después de que la compañía anunciara que tras la fusión que negocia con la francesa PSA trasladaría la sede del nuevo grupo a Holanda.

ALEMANIA

La gran coalición de Gobierno en Alemania aprobó una serie de medidas para apoyar a la industria en general sin un plan específico para el sector del motor, con excepción de ayudas a la compra de vehículos eléctricos.

Los fabricantes de automóviles, sin embargo, pueden aprovechar medidas generales como la reducción del IVA del 19 al 16 %, lo que se estima que tendrá un coste de 25.000 millones, así como otros alivios fiscales o la jornada reducida subvencionada para mantener el empleo.

En el plan para relanzar la economía sólo se recogen ayudas para la compra de coches eléctricos, que pueden alcanzar los 6.000 euros, y pueden ser complementadas por rebajas de los fabricantes, lo que supone duplicar el apoyo del Estado el apoyo a la adquisición.

Según datos de la Oficina Federal de Estadística (Destatis) el sector del automóvil representa, si se incluye a los proveedores de suministros, cerca del 5 % del PIB alemán.

REINO UNIDO

En el Reino Unido no hay un programa concreto destinado a la industria del motor, que contribuye aproximadamente con 18.600 millones de libras anuales (20.646 millones de euros) a la economía británica y representa en torno a un 4 % del PIB.

El sector se puede beneficiar del plan puesto en marcha por el Gobierno para ayudar a las empresas a retener a su fuerza laboral a través del pago -hasta el 80 %- de los salarios de los empleados hasta 2.500 libras al mes (2.775 euros) y evitar así despidos.

El coste de este plan supone una inyección de liquidez estimada en 30.000 millones de libras (33.300 millones de euros), según los cálculos del propio Gobierno.

Las fábricas de automóviles pudieron reactivar el trabajo con medidas de seguridad, como el distanciamiento social, a mediados de mayo, mientras que a principios de este mes reabrieron las agencias que venden automóviles ya que es una actividad que se hace principalmente al aire libre.

Editado por Miriam Burgués