Alemania amplía la jornada reducida subvencionada de 12 a 24 meses para frenar despidos

Alemania

Vista exterior la Agencia Federal de Empleo (Agentur fuer Arbeit) en Essen, Alemania, el 2 de junio de 2020. [EFE-EPA]

Berlín (EuroEFE).- La cúpula de la coalición de Gobierno alemán entre conservadores y socialdemócratas acordó ampliar de 12 a 24 meses, hasta diciembre de 2021, la opción de las empresas de acogerse al régimen de jornada reducida subvencionada para evitar despidos.

La posibilidad de ampliar el régimen de “Kurzarbeit”, por el cual el Estado asume temporalmente entre el 60 % hasta el 87 % del salario que deja de percibir el trabajador por la reducción de jornada como consecuencia del impacto de la pandemia, está abierta a empresas que hayan introducido esta modalidad hasta el 31 de diciembre de este año.

En una comparecencia ante la prensa, el titular de Trabajo, Hubertus Heil, subrayó que la “Kurzarbeit” es “el puente más estable” para la economía alemana en la actual situación y una muestra clara de que el Gobierno lucha por cada puesto de trabajo.

Agregó que aunque el país parte de una reactivación de la economía para el año que viene, la actual es “la crisis económica más profunda” de esta generación que, agregó, no se habrá superado el próximo 1 de enero.

Por eso, lo correcto es ampliar la “Kurzarbeit” de 12 a 24 meses, facilitar su acceso a empresas y empleadores y elevar la prestación hasta el 80 % del salario que se deja de percibir -el 87 % en el caso de trabajadores con niños- para aquellos que ven prolongada su situación.

“Kurzarbeit” para evitar el desempleo masivo

Heil reconoció que esta modalidad de jornada reducida subvencionada “es muy cara”, pero subrayó que “el desempleo masivo resultaría económicamente y socialmente mucho más caro” al país, y agregó que la “Kurzarbeit” no se eternizará y se saldrá de ella de forma ordenada una vez se reactive la economía.

Precisó que la Agencia Federal de Empleo (BA) contaba con una reserva de 26.000 millones de euros procedentes de las contribuciones por empleado que todavía no se ha agotado, pero reconoció que necesitará alrededor de 10.000 millones de euros en subsidios de los presupuestos del Estado.

De esta manera, la BA puede garantizar su operatividad y evitar un aumento de las contribuciones de empleadores y trabajadores, explicó.

En declaraciones a “Welt”, el copresidente de los socialdemócratas, Norbert Walter-Borjans, destaco esta mañana la eficacia de este instrumento, cuya prolongación es una buena noticia, no sólo para la hostelería, por ejemplo, sino sobre todo para la industria.

Afirmó que la “Kurzarbeit” al menos “ayuda a la economía a rodar antes de que pueda arrancar de nuevo”.

Tras más de ocho horas reunidos, Annegret Kramp-Karrenbauer, la presidenta de la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller, Angela Merkel, había subrayado la prioridad de ofrecer estabilidad a las empresas gracias a la ampliación en el tiempo de las ayudas.

El líder de la Unión Socialcristiana (CSU) bávara, partido hermanado de la CDU, Markus Söder, destacó al referirse a la modalidad de “Kurzarbeit” la apuesta por instrumentos de crisis que han demostrado su eficacia.

“El coronavirus entra en la siguiente ronda, y el Gobierno también”, agregó.

Según un estudio publicado el pasado día 6 por el instituto económico alemán Ifo, el número de empleados acogidos en Alemania a la modalidad de “Kurzarbeit” volvió a bajar en julio hasta los 5,6 millones de personas, frente a los 6,7 millones de junio y los 7,3 millones en mayo.

Así, la cifra de empleados en “Kurzarbeit” cayó del 20 % al 17 % entre las personas que cotizan.