Alemania marca al Eurogrupo: ayudas incondicionales pero sin mencionar los “coronabonos”

El ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz. [EFE/EPA/CLEMENS BILAN]

Berlín (EuroEFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó este lunes que su país apuesta por una respuesta conjunta de la UE a la pandemia del nuevo coronavirus que no contemple los denominados coronabonos.

En su primera comparecencia pública tras la cuarentena, la canciller indicó que la propuesta que Alemania lleva al Eurogrupo de este martes consta de tres pilares: el Banco Europeo de Inversiones (BEI), el nuevo programa “Sure” de la Comisión Europea (CE) y el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE).

Este último es una línea de crédito preventiva con condiciones reforzadas que aún no ha sido usada y que permite prestar hasta el equivalente al 2 % del producto interior bruto (PIB) del país que lo solicite. En el caso de España serían hasta 25.000 millones de euros.

Merkel destacó que esta opción implica “poca condicionalidad”, porque según la propuesta sobre la que trabaja el Eurogrupo la supervisión se limitaría a que los fondos se destinen exclusivamente a la respuesta económica y sanitaria a la crisis y al respeto a las reglas fiscales europeas.

La canciller dijo también que esta opción aporta “seguridad para todos”, en una referencia implícita a la principal razón por la que Berlín se opone a los “coronabonos”, las garantías comunes de una posible emisión de deuda conjunta.

La canciller aprovechó para señalar, como repitió en múltiples ocasiones durante la crisis de la deuda, que “a Alemania sólo le irá a la larga bien si a Europa le va bien” y que es “en interés de todos, también de Alemania, que la UE salga fortalecida de esta crisis”.

Agregó que la pandemia de la COVID-19 es “la mayor prueba” a la que se ha enfrentado la UE desde su fundación y que Berlín desea “más Europa” y “una Europa más fuerte y operativa en todas sus partes, los Estados miembros”.

Los medios financieros que aporte la Unión Europea (UE) a los países más afectados por el impacto de la COVID-19 “no tienen que estar vinculados a innecesarias condiciones” ni a la vigilancia de una Troika, según una carta escrita por los ministros alemanes de Exteriores, Heiko Maas, y de Finanzas, Olaf Scholz, en la que no mencionan el instrumento conocido como “coronabonos”.

Berlín considera que no es el momento de vincular las ayudas a unas condiciones que “equivaldrían a una caída en la política de austeridad como la aplicada tras la crisis financiera”, escriben los ministros alemanes en una carta a varios medios europeos, pero en ella no mencionan los “coronabonos”, que en las últimas semanas han sido solicitado por los Gobiernos de varios países del sur de la UE, fundamentalmente España, como medio para afrontar las consecuencias económicas de la pandemia.

En una tribuna que publican este lunes diarios de España, Italia, Francia, Portugal y Grecia y distribuido por el ministerio de Exteriores, los ministros expresan su cercanía con “la gente en Bérgamo, Madrid, Estrasburgo y muchas otras ciudades de Italia, España y Francia”.

El Eurogrupo ante la crisis del COVID-19

Bruselas (EuroEFE).- El Eurogrupo trabaja en un paquete de medidas económicas para atajar la crisis del coronavirus que pasa por usar las líneas de crédito del Mecanismo Europeo de Estabalidad (MEDE) -el fondo de rescate-, movilizar hasta 200.000 millones del …

Maas y Scholz mencionan las “capacidades disponibles” de Alemania que han permitido al país tratar a enfermos del coronavirus procedentes de Francia o Italia o aportar médicos alemanes a España y aseguran que la protección de los ciudadanos es “la máxima prioridad” en la UE.

“Necesitamos una señal clara de la solidaridad europea en la pandemia del coronavirus. Alemania está lista”, afirman los representantes del Gobierno de Berlín, apelado en los últimos días desde otros del sur de la UE a mostrar esa solidaridad en relación con el apoyo financiero a los países más castigados por la COVID-19.

Afirman que, además de las decisiones anunciadas por la Comisión Europea, en concreto para relajar las condiciones del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, la UE dispone del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), del que dicen que ya puede aportar a los países del euro “capital en las mismas condiciones favorables” para todos ellos.

Y afirman que eso significaría que Italia podría obtener de ese instrumento 39.000 millones de euros en “dinero fresco” y que España podría recurrir a él por valor de 28.000 millones de euros.

“Esos medios podrían aprovecharse para todos los objetivos necesarios en la lucha contra el coronavirus”, agregan los ministros en su tribuna.

“No necesitamos ‘troika’, controladores o comisión que desarrollen programas de reformas para un país, sino ayudas rápidas y precisas. Eso es precisamente lo que ofrece el MEDE, si lo desarrollamos de modo razonable”, defienden Maas y Scholz.

La “troika” fue el instrumento de vigilancia de las condiciones impuestas a los rescates financieros durante la crisis de 2008-2009, compuesta por representantes de la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional.

El ministro alemán de Exteriores, Heiko Maas. EFE/EPA/CLEMENS BILAN

Además los ministros proponen activar un “fondo paneuropeo de garantía” que pueda disponer de créditos para que el Banco Europeo de Inversiones (BEI) apoye con liquidez a las pequeñas y medianas empresas.

Los ministros agregan que de la iniciativa que la Comisión Europea presentó la semana pasada, el fondo temporal “SURE”, que contará con 100.000 millones de euros, los Estados de la UE podrán obtener medios similares a los apoyos que en Alemania presta a las empresas el instrumento conocido como “Kurzarbeit”, una modalidad de jornada reducida.

El documento del Gobierno alemán se conoce en la víspera de la reunión que los ministros del Eurogrupo tienen previsto mantener el martes, tal como decidieron los líderes de la UE hace dos semanas, con el encargo de precisar los instrumentos europeos a disposición de los países que los necesiten para combatir las consecuencias económicas de la pandemia.

Los empresarios  alemanes, primero, contemplan mancomunizar la deuda en el futuro

Los empresarios alemanes no descartan que los coronabonos o alguna fórmula de mancomunación de la deuda en la UE acabe imponiéndose en el bloque si se agrava la pandemia de coronavirus.

En un documento publicado este lunes, la poderosa Federación de la Industria Alemania (BDI) describe la situación económica en Alemania, Europa y el resto del mundo a raíz de la propagación del Sars-Cov2 y no excluye los controvertidos “coronabonos”.

Recuerda que en la UE se ha discutido “intensamente” en los últimos años sobre “bonos comunes con garantías comunes” por las cuestiones legales y prácticas que suscitan.

El presidente de la industria alemana, Dieter Kempf, en una imagaen de junio de 2019. EFE/ Clemens Bilan

Reconoce a continuación que no hay propuesta de implementación “rápida”, pero no descarta que en los próximos meses puedan darse las condiciones para lograr un consenso sobre el que poner en marcha esta fórmula para apoyar financieramente a los países más afectados por la crisis de la COVID-19 con el respaldo crediticio de los 27.

“De igual forma no se puede descartar que estos requisitos previos se logren en los próximos meses para poder contrarrestar la posible expansión de la crisis de manera aún más decidida y proporcionada”, señala el texto.

En el informe de 27 páginas titulado “El impacto del coronavirus para la economía global. Política financiera y económica en la recesión”, considera que la UE debe hacer más para contribuir a la superación de “la mayor recesión” desde la II Guerra Mundial.

“Los paquetes de apoyo fiscal e impulso en la UE no son suficientes. En Europa el nivel supranacional puede y debe hacer una contribución esencial. Tras el final de la cuarentena debe empezar un programa de reconstrucción a largo plazo”, agrega.

El informe considera que en todo el mundo serán necesarias más medidas fiscales y monetarias para favorecer la recuperación de la economía tras la crisis sanitaria.

“Con el éxito de las medidas de cuarentena, serán necesarios más estímulos fiscales. Las primeras medidas se han decidido en EE.UU. Y China y Japón seguirán su ejemplo”, dice el documento.

Pero luego aclaran: ahora hay que reaccionar sin los eurobonos

Horas después de publicar su comunicado, la BDI envió otro en el que recalcaba que la UE “debe demostrar su capacidad de reacción” y que en este momento debe hacerlo “sin la introducción de los eurobonos”.

La UE tiene instrumentos para combatir la crisis, afirma en ese nuevo comunicado el gerente de la BDI, Joachim Lang, que destaca el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el Banco Europeo de Inversión (BEI) y, especialmente a su juicio, un presupuesto de la UE centrado en el crecimiento y en el futuro.

Lang espera además que los ministros de Finanzas del Eurogrupo encuentren en su próxima reunión “respuestas convincentes” al desafío, tras los problemas previos para trabar consensos.

“Se puede encontrar una solución a los problemas de las finanzas públicas sin una mancomunación general de las deudas y de las garantías, incluso con la amenaza de una aguda crisis económica”, argumenta Lang.

Francia: el coronavirus amenaza con acabar con la eurozona

La pandemia del coronavirus amenaza con acabar con la zona euro si no se limitan las divergencias económicas entre los países, pronosticó este lunes el ministro de Economía, Bruno Le Maire.

En una comparecencia ante el Senado, Le Maire advirtió de una actuación conjunta en la Unión Europea (UE) para evitar que crezcan las divergencias económicas porque, de hacerlo, sería una presión insoportable para la moneda única.

El ministro francés indicó que el peligro es que las economías más sólidas, como la alemana, “pongan sobre la mesa cifras astronómicas para proteger su economía” y “cuando acabe la crisis se recuperen más rápidamente” que otras, como la italiana, que con menos margen, lo harían más despacio.

“El riesgo principal es aumentar la divergencia económica en el seno de la UE. Una zona monetaria común no podrá soportar diferencias económicas crecientes entre sus miembros”, dijo Le Maire, que señaló que “la zona euro explosionará si los países divergen mucho en materia económica”.

El ministro francés reiteró su apoyo a las medidas ya adoptadas a nivel europeo, como el programa de apoyo del Banco Central Europeo, la flexibilización del pacto de estabilidad o la suspensión de vetos a las ayudas estatales a empresas, pero indicó que “no es suficiente”.

Por ello, volvió a reclamar la adopción del fondo de solidaridad que propuso la semana pasada para financiar un gran plan de inversiones estatales que relanzara la economía de todos los países.

Le Maire indicó que sería la Comisión Europea quien pidiera el préstamo para financiar el programa, lo que permitiría hacerlo a un interés inferior a si lo hiciese cada país.

El dinero serviría para reforzar sectores estratégicos, como la sanidad o la investigación, y apoyar a los más afectados, como el automovilístico, el transporte aéreo o el turístico.