La COVID-19 tiene un impacto severo y duradero en los países que dependen del turismo

Turistas alemanes, del plan piloto para la llegada de turistas extranjeros a las islas Baleares bajo supervisión de las autoridades sanitarias de las islas, pasean este martes por el paseo de la playa en Palma de Mallorca, este martes. EFE/ Atienza

Fráncfort (Alemania)/Madrid  (EuroEFE).- El Banco Central Europeo (BCE) advierte de que “la pandemia de COVID-19 tiene un impacto severo y duradero en la economía general de los países que dependen de los viajes y el turismo”, como la de España, cuyo gobierno presenta este jueves un plan de impulso al sector.

En un artículo de su boletín económico, adelantado este miércoles, el BCE analiza y cuantifica el impacto de la pandemia en el sector del turismo.

Las medidas de confinamiento tienen “impactos significativos” en las empresas y empleados de la industria de viajes, añade el artículo de Tobias Schuler.

Estas medidas afectan a los servicios de la zona del euro, especialmente a los viajes y al transporte de pasajeros, que se reflejan en la balanza por cuenta corriente.

Las exportaciones de servicios cayeron un 10,6 % y las importaciones de servicios bajaron un 3,3 % en marzo, en comparación con el mismo mes del año pasado, según cifras del boletín económico del BCE.

Sectores económicos con contacto físico, los más afectados

Los sectores que implican un contacto físico han sido los que se han visto afectados de forma más severa y han registrado una caída más aguda de su actividad en abril, como los servicios relacionados con el turismo y el ocio.

Incluso, después de que se hayan relajado algunas de las medidas de confinamiento, la aversión al riesgo y el cambio de preferencias tienen efectos en el sector de viajes.

El comercio neto de viajes contribuyó con 42.000 millones de euros al superávit de 68.000 millones de euros de los servicios de la balanza comercial de la eurozona en 2019.

Las exportaciones de servicios fuera de la zona del euro alcanzaron el año pasado los 988.000 millones de euros, de los cuales 124.000 millones de euros procedían de los servicios de viajes, un 17 % del total.

El sector del transporte representa el 16 %, e incluye tanto el transporte de mercancías, como el de pasajeros.

Las importaciones de servicios contabilizaron 920.000 millones de euros, siendo transporte (16 %) y viajes (13 %) las categorías más grandes, según cifras del BCE.

Fuerte “viento en contra” para el sector aéreo 

La industria de transporte aéreo afronta “un fuerte viento en contra” por las medidas de confinamiento y las restricciones a los viajes, mientras que el transporte acuático, por carretera y por tren están menos afectados.

El BCE añade en el artículo que la capacidad de vuelo global se ha reducido un 65 % desde el brote de COVID-19, sobre todo en EEUU (-72 %), Japón (-48 %) y China (-71 %).

En Italia, España, Francia y Alemania la capacidad de vuelo ha disminuido, incluso, más de un 90 %.

Este colapso en la capacidad de vuelo en todas las regiones no tiene precedentes en la historia de la aviación.

Los ingresos por pasajeros aéreos bajaron un 15 % tras los ataques terroristas de septiembre de 2001, y tardaron entre dos y tres años en recuperarse completamente en EEUU y Europa.

Tras el brote de SARS en 2002-03, los ingresos por pasajeros cayeron dos terceras partes y no se recuperaron hasta un año después.

“La caída de la actividad aérea internacional como resultado del COVID-19 es, sin embargo, mucho más amplia y profunda y es probable que tenga unas consecuencias más severas para la industria que otros estos otros episodios”, advierte el BCE.

Los países que más ingresos obtienen por servicios de acomodación a viajeros son España, Francia, Italia y Alemania, más de la mitad de ellos a pasajeros de estados de fuera del área euro.

Austria, Holanda, Grecia y Portugal son también importantes destinos de turistas.

La mayoría de los países de la zona del euro gastó entre el 2 y el 4 % del producto interior bruto (PIB) en importaciones de servicios de viajes, siendo Alemania el que más servicios de viaje importó en términos absolutos.

Bélgica, Luxemburgo y Chipre son grandes importadores de servicios de viaje en relación a su PIB. Los países más expuestos al impacto de la pandemia a sus exportaciones netas de servicios de viaje son Chipre, Malta, Grecia y Portugal.

España, Austria, Luxemburgo y Eslovenia también van a estar afectados de forma significativa, mientras que Alemania y Bélgica se van a beneficiar un poco como exportadores netos de servicios de viaje.

 

El turismo español clama por medidas “valientes” para sobrevivir

Los directivos de las grandes empresas turísticas y de transportes reclamaron este martes al Gobierno español medidas “valientes” que les permitan sobrevivir a los devastadores efectos del coronavirus en su negocio, en víspera de que el Ejecutivo presente su anunciado plan de impulso al sector que, para ellos, “ya llega tarde”.

En la segunda jornada de la cumbre empresarial organizada por la CEOE para que la empresa española proponga medidas para ayudar a salir de la crisis del coronavirus, los empresarios del sector coincidieron en reclamar medidas contundentes para que las empresas obligadas a desaparecer sean las menos posibles.

“Si no nos ayudan, vamos a aguantar un telediario”, advirtió el presidente de Globalia, Juan José Hidalgo, uno de los más gráficos a la hora de ilustrar la necesidad de apoyo. “Por nosotros mismos no podemos salir de la crisis”, así que “pido al Gobierno que piense en nosotros, porque el turismo y el transporte necesitamos mucho y hemos aportado mucho al país”, añadió.

Ante estas críticas, la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, dijo tras el consejo de ministros que “si ha habido un sector que este Gobierno ha tutelado ha sido el turismo” y recordó que ha sido el más beneficiado del Plan de Choque contra los efectos del COVID-19.

Maroto puso como ejemplo los 400 millones de euros en créditos del ICO de la Línea Thomas Cook o la Línea ICO general, y cifró en un millón los trabajadores del sector que se han “beneficiado” de los erte, además de los que han recibido la prestación para autónomos por el cese de actividad.

Ayudas a las aerolíneas para la peor crisis de su historia 

Para las aerolíneas la situación es dramática: Según el presidente ejecutivo de Iberia, Luis Gallego, atraviesan “la peor crisis de la historia”, incluida su compañía, que saldrá de esta tesitura con un menor tamaño, al menos durante el próximo lustro.

Además, mientras que en crisis anteriores como la del SRAS o la de la del 11-S, la curva de caída y recuperación de la demanda fue en forma de V, en este caso, ha lamentado: “Hemos pasado de una V a una U y ahora ya estamos en una L”.

Así, tardarán “como mínimo tres o cuatro años” en salir de esta crisis, añadió Hidalgo (cuyo grupo es propietario de Air Europa), quien pidió ayudas a las aerolíneas como las anunciadas en Alemania, Francia e Italia.

Al respecto, el secretario de Estado de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Pedro Saura, dijo en un coloquio de Executive Forum que el Gobierno “no se plantea” tal intervención, aunque “sí está proactivo, con un seguimiento de las líneas ICO y analizando la liquidez de las empresas”.

Gallego, desde Iberia, apuntó a un Plan Renove para la aviación europea, donde el Gobierno español tendría “una oportunidad de oro para liderarlo”, con el objetivo de ayudar a las aerolíneas a salir de la crisis y contribuir a una industria más sostenible.

En su opinión, las aerolíneas no van a poder afrontar la renovación de flota para una mayor sostenibilidad, ya que, con aviones viejos a precios muy baratos y el coste del fuel en mínimos históricos, la inversión en aparatos de tecnología limpia “se hace muy cuesta arriba con las enormes pérdidas causadas por el COVID-19”.

Catalán:  el Gobierno tiene que sujetar al sector 

Desde el ámbito hotelero, el presidente de la Confederación de Hoteles y Apartamentos Turísticos (CEHAT), Jorge Marichal, exigió nuevas líneas de liquidez y la extensión y flexibilización de los plazos de los erte e incentivar la demanda con desgravaciones fiscales para empresas y usuarios, y bonos de viaje que desgraven en el IRPF como ha hecho Italia.

El presidente de AC Hoteles, Antonio Catalán, entiende que un plan potente para el sector es “la única forma de sujetar el tejido empresarial” y puso el ejemplo del programa de apoyo al turismo en EEUU dotado con 132.400 millones de euros.

El Gobierno “tiene que endeudarse y aguantar los ERTE y los ICO” porque “si sujeta” al sector sería posible que esta crisis dibujara forma de V. De este bache, según Catalán, hay que salir todos juntos y fortalecidos, con un modelo de turismo sostenible y con salarios justos.

Edición: Catalina Guerrero