Bruselas afirma que el salario mínimo puede beneficiar la movilidad social

trabajar

Trabajadores de una empresa automovilística alemana, en mayo de 2020. [EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) asegura que “unos salarios e ingresos mínimos adecuados pueden tener un efecto beneficioso” en la movilidad social de los ciudadanos que viven en el club comunitario, según un informe del Ejecutivo comunitario sobre la evolución del empleo y la situación social.

El análisis, publicado este martes, indica que las personas que reciben un sueldo mínimo “parecen tener más posibilidades de mejorar de manera significativa su salario de un año al siguiente”, frente a quienes no lo cobran.

“Por lo tanto, un salario mínimo sirve como un trampolín hacia trabajos mejor remunerados, incluso a muy corto plazo. En el largo plazo, los salarios mínimos podrían ser un incentivo para incorporarse al mercado laboral”, reza el informe.

Así, el estudio insta a reflexionar sobre el papel que los sueldos mínimos pueden tener “a la hora de dinamizar la oferta de mano de obra y proteger a los trabajadores de los riesgos sociales”, sobre todo ante recesiones como la provocada por la pandemia del coronavirus.

España se une a otros países europeos con el ingreso mínimo vital

Madrid (EuroEFE).- El Gobierno de España adopta este viernes una iniciativa “histórica”: por primera vez se aprueba un ingreso mínimo vital para situaciones de pobreza severa, con el objetivo de llegar a 850.000 familias y beneficiar a 2,3 millones de …

En el caso de España, señala que más de la mitad de las personas que cobraban el salario mínimo en 2016 vieron cómo su sueldo aumentaba al menos un 25 % en 2017.

De hecho, España es el país de la Unión Europea (UE) donde los trabajadores que ganan el sueldo mínimo “tienen las mayores posibilidades de lograr un incremento salarial significativo de un año a otro”.

La probabilidad de ver crecer su salario entre 2016 y 2017 en España era 37 puntos porcentuales mayor para quien cobraba el sueldo mínimo frente a otros trabajadores.

El pasado enero, la Comisión Europea abrió una consulta publica con sindicatos y patronales para asegurar que en el futuro todos los países de la UE establezcan un salario mínimo.

La idea no era fijar un salario mínimo común en todos los países -de hecho, la UE no tiene competencias salariales- sino asegurar que los existentes en cada Estado permiten tener unos ingresos decentes.

Por otro lado, el informe afirma que “fortalecer la justicia social”, también mediante inversiones en las personas, tiene resultados positivos y que acabar con la brecha de género es “particularmente rentable”.

Bruselas recalca, asimismo, que la transición ecológica debe venir acompañada de medidas sociales para que pueda ser “exitosa”. En ese sentido, menciona la necesidad de invertir en prestaciones por desempleo o en educar a las personas para que adquieran nuevas habilidades.

Según el estudio, esa “inversión social” podría alcanzar o superar los 20.000 millones de euros hasta el año 2030.

Por otro lado, Bruselas resalta que los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) “están protegiendo los empleos de manera efectiva”, en plena crisis del coronavirus.

Igualmente, destaca que el diálogo social y la negociación colectiva “promueven salarios más equitativos, mejores condiciones de trabajo y mercados laborales más inclusivos”.

En el caso español, el informe asegura que los ámbitos económicos cubiertos por convenios de empresa presentan una mayor dispersión salarial que los cubiertos por acuerdos sectoriales.

El análisis de Bruselas recalca que la pandemia de la COVID-19 está teniendo “repercusiones profundas” en la salud, economía, empleo y sociedad, y agrega que “amenaza mucha parte del progreso que la UE había logrado con anterioridad”.

Apunta que el impacto social y laboral de la crisis del coronavirus ha sido “desigual” y ha afectado más a quienes se encontraban antes de la pandemia en situaciones más desfavorecidas.

España aprueba esta semana una renta mínima que llegará a 2,3 millones de personas

Madrid (EuroEFE).- El Consejo de Ministros aprueba esta semana un ingreso mínimo vital en España que oscilará entre los 461 y los 1.100 euros mensuales y que llegará a 850.000 familias, que agrupan a unos 2,3 millones de personas, que …