Bruselas moviliza miles de millones por el coronavirus, que zarandeará el PIB de la UE en 2020

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von Der Leyen, da una conferencia de prensa sobre la respuesta económica a la crisis del coronavirus en la Comisión Europea en Bruselas, Bélgica, el 13 de marzo de 2020. (Bélgica, Bruselas) EFE / EPA / STEPHANIE LECOCQ

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) anunció este viernes que espera movilizar una inversión de hasta 37.000 millones de euros para sanidad, empleo y pequeñas y medianas empresas, como parte de su respuesta económica a la epidemia del coronavirus, que tendrá un fuerte impacto en el crecimiento económico de la UE, que caerá o será negativo en 2020, según Bruselas.

“Estamos estableciendo una iniciativa de inversión en respuesta al coronavirus de 37.000 millones de euros para conceder apoyo al sector sanitario, al mercado laboral y para apoyar a las pymes de todos los sectores afectados”, declaró la presidenta del Ejecutivo comunitario, Ursula von der Leyen, durante una rueda de prensa.

También dijo que el Fondo Europeo de Inversiones proporcionará créditos por valor de 8.000 millones de euros a un total de 100.000 pequeñas y medianas empresas.

Asimismo, garantizó que la Comisión Europea aplicará las normas comunitarias sobre ayudas de Estado y control fiscal con la “máxima flexibilidad”.

La vicepresidenta de la CE y comisaria de Competencia, Margrethe Vestager, precisó que hay “muchas formas” en las que los Estados miembros pueden ayudar a sus economías frente al coronavirus sin necesidad de recibir el visto bueno de Bruselas.

En ese sentido, mencionó la posibilidad de suspender el pago del impuesto de sociedades o del IVA.

“Pero necesitaremos hacer más. Y las normas europeas sobre ayudas de Estado permiten a los Gobiernos tomar acciones eficaces”, constató.

La política danesa afirmó que en áreas como el turismo, el transporte, los hoteles o los restaurantes, especialmente afectados por la epidemia, la Comisión está trabajando con los países para poner en marcha mecanismos que compensan a los sectores por los daños sufridos por el COVID-19.

Añadió que los Gobiernos también pueden ayudar a los individuos de forma directa, por ejemplo, reembolsando el precio de los billetes de eventos cancelados, sin necesidad de recibir la aprobación de Bruselas.

Agregó que las reglas de la UE sobre ayudas de Estado permiten a los países aprobar planes para proporcionar liquidez urgente a pymes.

En cuanto a los bancos, dijo que algunos Gobiernos pueden querer usarlos como recurso para apoyar la economía y adelantó que trabajarán con los Ejecutivos en ese campo.

“Si se necesita en las próximas semanas o meses, tenemos las reglas en vigor para permitir a los Gobiernos que se garantiza que los bancos tienen liquidez adecuada para dar préstamos a sus clientes”, comentó.

Recordó que durante la crisis económica de 2008 ya se aprobaron unas orientaciones temporales para guiar a los países sobre cómo usar las ayudas de Estado para contribuir a estabilizar la economía, al tiempo que se protegía el mercado interior.

“Ahora estamos trabajando en un nuevo marco, de modo que lo tengamos listo si es necesario”, declaró.

Por su parte, el vicepresidente económico de la CE, Valdis Dombrovskis, indicó que una de las prioridades de Bruselas es garantizar la liquidez de las empresas y que se protejan los salarios de los trabajadores, y reiteró que la Comisión apoyará a los países que usen “toda la flexibilidad” del Pacto de Estabilidad y Crecimiento, donde se establece el nivel que deben tener los déficits y las deudas públicas de los Estados.

“Esto permite a nuestros países implementar las medidas urgentes que necesitan para contener el brote y mitigar su impacto social y económico negativo”, declaró.

Apuntó que la cláusula sobre “eventos inusuales” del pacto permite los gastos excepcionales para contener el virus, incluidos gastos sanitarios o medidas “de alivio” para empresas y empleados.

Dijo que la Comisión también está preparada para activar la cláusula del pacto que permite suspender las recomendaciones de ajuste fiscal realizadas a los países “en casos de recesión económica severa” en la eurozona o la UE.

España recibirá hasta 4.145 millones

España podrá utilizar 4.145 millones de euros de los 37.000 millones que destinará la UE a inversiones para paliar el efecto de la pandemia de coronavirus.

Así se recoge en la iniciativa presentada por la Comisión Europea y que ahora debe recibir el visto bueno de los países comunitarios y el Parlamento Europeo, una luz verde que Bruselas espera llegue, a más tardar, en las próximas dos semanas.

El plan prevé que los Estados europeos puedan utilizar 8.000 millones de euros que ya han recibido en fondos estructurales pero que, al no haber sido utilizados, en condiciones normales tendrían que devolver a Bruselas en mayo o junio.

Este dinero, que los Estados recibirían en subvenciones en efectivo, podrá usarse para complementar otros 29.000 millones de euros del presupuesto europeo, con lo que el montante total sería de 37.000 millones de euros.

En el caso español, los fondos estructurales no utilizados ascienden a 1.161 millones de euros, lo que permitiría desbloquear otros 2.984 millones del presupuesto de cohesión, elevando la suma disponible a 4.145 millones.

El Parlamento Europeo promete celeridad para aprobar ayudas frente al COVID19

El presidente del Parlamento Europeo, David Sassoli, prometió este viernes que su institución trabajará con rapidez para aprobar lo antes posible las propuestas que ha presentado la Comisión para hacer frente al brote de coronavirus en materia de ayudas económicas a los Estados miembros y de aviación.

“El Consejo y el Parlamento deben aprobar este primer paquete de propuestas. Les puedo asegurar que el Parlamento lo hará lo antes posible”, señaló el presidente del Parlamento en un comunicado.

Sassoli, que se encuentra en cuarentena en su domicilio desde este martes tras haber transitado por una de las zonas consideradas como foco de riesgo el pasado fin de semana, afirmó que Europa no había sufrido “una crisis tan dramática y de tal magnitud desde el final de la Segunda Guerra Mundial”.

“El paquete de medidas presentado hoy por la Comisión Europea para hacer frente a la crisis del COVID19 va en la dirección correcta. Todos los países europeos recibirán ayuda sanitaria. Esto implica suministro de material, apoyo a las instalaciones hospitalarias y financiación de la investigación para desarrollar una vacuna lo antes posible”, recalcó.

También valoró positivamente que los Estados miembros estén “autorizados a gastar todo lo que sea necesario para garantizar el apoyo a las y los trabajadores, a las pymes y a los bancos”, a lo que se suma la iniciativa de la Comisión para movilizar una inversión de hasta 37.000 millones de euros para sanidad, empleo y pequeñas y medianas empresas.

“Es importante insistir en que los gobiernos podrán usar toda la flexibilidad prevista en el Pacto de Estabilidad y Crecimiento, y que se permitirán ayudas de Estado para los sectores y negocios afectados por la crisis”, añadió.

Las comisiones parlamentarias que deberán tramitar estas propuestas, así como la de la eliminación el sistema de permisos para aterrizar y despegar en una franja horaria concreta (slots), ya han mostrado su disposición para trabajar en ellas lo más rápido posible y organizar pronto la negociación con el Consejo.

Bruselas cree que el PIB de la UE caerá o incluso será negativo en 2020

La Comisión Europea (CE) consideró este viernes que el crecimiento de la Unión Europea (UE) “caerá o se volverá negativo muy probablemente” este año a causa de la crisis del brote de coronavirus, aunque expresó su confianza en que vuelva a remontar en 2021.

“Sí, el crecimiento caerá o se volverá negativo muy probablemente este año, pero podemos esperar normalmente que el crecimiento se recuperará el año próximo”, indicó el director general de Asuntos Económicos y Financieros de la CE, Maarten Verwey, en una rueda de prensa tras el anuncio de medidas económicas de la institución para lidiar con la situación del COVID-19.

Según dijo, el crecimiento caerá “muy probablemente muy por debajo de las previsiones de febrero”, cuando la CE vislumbraba para la eurozona un repunte del 1,2 % y, para el conjunto de la Unión, del 1,4 %. EFE

“Es muy probable que el crecimiento para la eurozona y la UE en su totalidad caiga muy por debajo de cero este año”, indicó, aunque en cualquier caso afirmó que no disponen aún de “datos suficientes para hacer ahora una nueva previsión” y habrá que esperar a la programada para mayo.

Auguró “gran impacto” en sectores como el de la restauración y el comercio minorista, y señaló que será muy importante el “canal de liquidez” que se pueda facilitar a las empresas ante la caída de la demanda y la perturbación de los planes de inversión.

Además, aludió al “incremento de la incertidumbre” en los mercados financieros, lo cual “pesa también en el sentimiento económico general”.

Verwey dijo que la caída del crecimiento dependerá en todo caso de “hasta qué punto se tomen o no medidas políticas” y consideró que “hay bastante que puede hacerse para mitigar el impacto del shock”.

Dando por hecho la caída, dijo que ahora hay que concentrarse en que “el periodo de declive sea lo más corto posible” a fin de “evitar un daño a largo plazo en la economía”.

“Esto requiere una respuesta económica a todos los niveles. El más importante nivel por ahora es el de los Estados miembros”, indicó, y defendió “que tengan más espacio para reaccionar”, algo que ven que van haciendo “progresivamente”.

El director general comunitario se refirió a que garantizar la financiación de los gastos sanitarios por la epidemia así como el apoyo a la liquidez de las empresas “puede tener un impacto muy significativo para paliar el impacto”.

Edición: Catalina Guerrero y Miriam Burgués