Bruselas prolonga hasta junio y amplía el marco de ayudas de Estado por COVID-19

Un técnico trabajando con productos de la marca VARTA en la planta de Johnson Controls en Hannover (Alemania). EFE/Peter Steffen/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- La Comisión Europea (CE) prolongó este martes hasta el 30 de junio de 2021 el Marco Temporal de Ayudas de Estado puesto en marcha por la pandemia, para facilitar la concesión de apoyo público a empresas, y lo amplió para permitir más ayudas a las compañías cuya facturación haya caído un 30 % con respecto a 2019.

Este marco, que se estableció en marzo y tenía que expirar el 31 de diciembre, permite conceder ayudas que en circunstancias económicas normales no habrían sido autorizadas, ya sea en forma de avales directos, beneficios fiscales, préstamos subsidiados, ayudas directas, deuda subordinada o capital.

Este último tipo de apoyo, la recapitalización pública, ya se había autorizado hasta el 30 de junio de 2021 y con la decisión de hoy se prolonga tres meses más, hasta el 30 de septiembre, informó el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

Con la modificación se introduce además una nueva medida que permitirá a los Estados miembros dar hasta tres millones de euros en ayudas a las empresas que hayan registrado un descenso de su facturación de al menos el 30 % en comparación con 2019 debido al coronavirus.

Estas ayudas podrán servir para cubrir parte de los costes fijos de las empresas afectadas, de forma temporal, con el fin de “evitar el deterioro de su capital, mantener su actividad empresarial y proporcionarles una plataforma fuerte para recuperarse”, explicó la Comisión.

 

Por otra parte, el Ejecutivo ha clarificado las normas para que los Estados que ya fuesen accionistas de una empresa y hayan contribuido a recapitalizarla salgan de su capital.

Dos años después de su entrada en el mismo se requerirá una evaluación independiente y, si esta confirma que la empresa es viable por sí sola, el Estado podrá salir del capital sin necesidad que la compañía sea reestructurada.

En principio, las normas preveían que, si seis años después de la recapitalización el Estado aún estaba presente en el capital, se tuviese que reestructurar la empresa, lo que en la práctica requiere vender la participación estatal a otro actor privado o a otros accionistas ya presentes.

Esto podría haber generado un problema para las empresas que ya eran exclusivamente de titularidad pública, puesto que el Estado podría haberse visto obligado a dejar entrar en el capital a un accionista privado, algo que se evita con los cambios aprobados ahora.

Para tomar la decisión, la Comisión ha tenido en cuenta las previsiones que apuntan a una recesión, la evolución de la pandemia o la expectativa de que se impondrán más restricciones, entre otros indicadores, y concluido que era necesario extender el Marco.

Asimismo consultó con los Estados miembros, muchos de los cuales pidieron elevar de dos a tres millones el techo para las ayudas a cubrir costes fijos.

Bruselas evaluará de nuevo antes del 30 de junio de 2021 si es necesario seguir prorrogando un sistema que ha permitido movilizar ya tres billones de euros de ayudas, pero ha generado cuestiones sobre su impacto posterior en la competencia dentro de la UE, pues no todos los países tienen la misma fortaleza para apoyar a sus compañías.

El 52,7 % de las ayudas notificadas fueron concedidas por Alemania, seguida de Italia (15,2 %), Francia (14,1 %), España (5 %) y Reino Unido (2,8 %).

La Comisión Europea defiende que el propio Marco ya establece límites y condiciones para evitar el falseo de la competencia.

Editado por Miriam Burgués