Consejo y Eurocámara, encallados sobre el posible aumento del presupuesto de la UE

Bandera de la UE en un coche oficial en Berlín. EFE/EPA/Sean Gallup/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- El Consejo, la institución que representa a los países de la Unión Europea (UE), y la Eurocámara siguen sin lograr un acuerdo sobre un posible aumento del presupuesto comunitario para 2021-2027, discrepando incluso sobre el coste real de la última propuesta presentada por el Parlamento.

La Eurocámara planteó un incremento de 39.000 millones de euros para los siete años, pero la presidencia del Consejo, que ostenta este semestre Alemania, calcula que con el sistema propuesto por el Parlamento el aumento ascendería en realidad a 90.000 millones.

Los negociadores de ambas partes, con mediación de la Comisión Europea, retomaron este miércoles por la mañana las conversaciones para lograr un acuerdo que permita poner en marcha el marco financiero plurianual y el Fondo de Recuperación acordados en julio para hacer frente a la pandemia.

El impás en las conversaciones podría retrasar más allá de enero de 2021 la entrada en vigor de ambas medidas, que se negocian como un paquete. Fuentes diplomáticas creen que, si no hay un acuerdo en la segunda mitad de octubre, el retraso será inevitable.

Los principales puntos de bloqueo en la negociación se encuentran en el mecanismo para condicionar el desembolso de fondos al respeto del Estado de derecho -que no figura en la agenda hoy- y en el incremento del presupuesto comunitario que reclama la Eurocámara.

Socialistas exigen que recuperación y Estado de derecho vayan de la mano en la UE

Madrid (EuroEFE).- La UE no se puede permitir tener que elegir entre la recuperación económica y el cumplimiento del Estado de derecho, ya que ambas cosas son compatibles y necesarias para salir de la actual crisis, según la presidenta del …

 

El Parlamento, que inicialmente pedía incrementar 40 partidas comunitarias, rebajó su demanda la semana pasada y pidió aumentar 15 programas emblemáticos -como el de intercambio Erasmus o el de ciencia Horizonte- con un total de unos 38.500 millones de euros.

La presidencia del Consejo respondió ofreciendo un aumento de entre 5.000 y 9.900 millones de euros, una propuesta insuficiente para el PE, que el viernes pasado la rechazó y pidió suspender las negociaciones hasta hoy.

Ayer, la Eurocámara hizo una última oferta que mantiene sus demandas en 39.000 millones, pero plantea lograrlo aumentando solo en 9.000 millones el techo total del presupuesto.

El resto del dinero saldría de sacar de este techo unos 13.000 millones presupuestados para pagar intereses del Fondo de Recuperación, de partidas no utilizadas a medio plazo y de aprovechar la flexibilidad en el uso de algunos instrumentos financieros.

Sin embargo, la presidencia alemana calcula que este sistema arrojaría en realidad un incremento de 90.000 millones de euros, según indicó en Twitter un portavoz con las negociaciones aún en curso, algo que niega rotundamente el Parlamento Europeo.

“La oferta de compromiso del Parlamento es de 39.000 millones (…) para cumplir el Pacto Verde, apoyar la transición digital, reforzar nuestros sistemas y redes sanitarias, apoyar a jóvenes e investigadores”, dijo en un comunicado su jefe negociador, Jan van Overtveldt, quien acusó a la presidencia de diseminar “información distorsionada”.

Los eurodiputados recuerdan que esto supondría solo un incremento del 2 % en el paquete total de 1,8 billones de euros acordado en julio (1,074 billones del presupuesto y 750.000 millones del Fondo de Recuperación) y que su demanda responde a que en julio los líderes aplicaron recortes a estas partidas.

El Consejo, por su parte, cree que reabrir el acuerdo de julio, un frágil equilibrio logrado tras cuatro días de dura negociación, para aumentar el techo presupuestario “sería un camino muy peligroso que podría desmontar el paquete entero”, según dijo ayer el secretario de Estado para la UE alemán, Michael Roth.

La más reciente ronda de negociaciones, que comenzó esta mañana, aún continúa.

Editado por Miriam Burgués