Dos comisarios europeos abogan por emitir deuda de la UE frente a la pandemia

El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni. EFE/EPA/STEPHANIE LECOCQ/Archivo

Bruselas (EuroEFE).- El comisario europeo de Economía, Paolo Gentiloni, y el de Mercado Interior, Thierry Breton, abogaron este lunes por crear un fondo europeo que emita deuda conjunta de la Unión Europea (UE) para financiar la recuperación económica del continente tras la pandemia de coronavirus.

En un editorial publicado en varios medios de comunicación europeos en vísperas del Eurogrupo de este martes, los comisarios italiano y francés se suman a las demandas de España, Italia o Francia para la emisión de deuda respaldada por la UE, una medida que rechazan Alemania, Holanda o Austria, entre otros países.

Alemania marca al Eurogrupo: ayudas incondicionales pero sin mencionar los "coronabonos"

Berlín (EuroEFE).- La canciller alemana, Angela Merkel, afirmó este lunes que su país apuesta por una respuesta conjunta de la UE a la pandemia del nuevo coronavirus que no contemple los denominados coronabonos.
En su primera comparecencia pública tras la cuarentena, …

 

Los comisarios proponen un “Fondo Europeo de Recuperación Económica, cuya vocación explícita permitiría la emisión de bonos a largo plazo” para financiar la recuperación.

Defienden que sería posible diseñarlo de modo que se evite el “riesgo moral”, es decir, que algunos países descuiden sus finanzas al saberse avalados por el resto, en concreto limitando la financiación “estrictamente a inversiones conjuntas para la recuperación industrial vinculada a la crisis actual”.

“Al igual que el Banco Central Europeo (BCE) en el ámbito monetario y financiero, los Estados miembros deben ahora demostrar, juntos, un espíritu de decisión e innovación”, escriben los comisarios a apenas 24 horas de una reunión en la que los países deben adoptar un nuevo conjunto de medidas económicas ante la pandemia.

El Eurogrupo ante la crisis del COVID-19

Bruselas (EuroEFE).- El Eurogrupo trabaja en un paquete de medidas económicas para atajar la crisis del coronavirus que pasa por usar las líneas de crédito del Mecanismo Europeo de Estabalidad (MEDE) -el fondo de rescate-, movilizar hasta 200.000 millones del …

Gentiloni y Breton destacan que la crisis del COVID-19 exigirá “una movilización histórica” de recursos y que las necesidades de financiación de la UE podrían ascender a entre 1,5 y 1,6 billones de euros, si se toma como referencia el 10 % del PIB que Alemania destinará a sus medidas.

“Ningún Estado europeo, ya sea del Norte o del Sur, tiene los medios para hacer frente a tal choque por sí solo sin emitir deuda adicional. Ninguno en absoluto”, dicen los comisarios, que defienden que el acceso a esta financiación tendrá que ser “equitativo”.

En este sentido, consideran que, además de las medidas billonarias adoptadas por el BCE, se necesitarán “instrumentos adicionales de financiación”.

Se podría, dicen, usar el Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), “pero de forma más innovadora, revisando sus criterios de condicionalidad, que deben aligerarse y reorientarse para responder a la crisis”, o el Banco Europeo de Inversiones (BEI), que podría ver aumentada su potencia de fuego; así como el fondo contra el paro “Sure” con 100.000 millones de euros propuesto por la Comisión.

Sin embargo, a juicio de los comisarios, las cantidades necesarias exigen, además de estas medidas que ya estudia el Eurogrupo, un “cuarto pilar de financiación” que consistiría en el citado Fondo para la Recuperación.

En un evento organizado por el centro de estudios Bruegel y el diario Financial Times, Gentiloni insistió en que se requerirá “un importante esfuerzo fiscal” europeo y en que cualquier “herramienta común” que se pacte para ello debería estar en marcha pronto y tener como objetivo evitar que aumenten las divergencias en la eurozona “porque esto sería muy peligroso”.

 

Gentiloni defendió además que cualquier préstamo que las ayudas que pueda conceder el MEDE por la pandemia deben tener condiciones completamente distintas a las que se impusieron en la crisis financiera.

“No podemos decir en estos momentos a un país afectado por una crisis tan terrible que ahora tienen que someterse a un programa de supervisión, que te dirá qué hacer con las pensiones, esto o lo otro. Obviamente esto es políticamente totalmente imposible”, dijo.

La posición de los dos comisarios sobre la emisión de deuda, sin embargo, no representa la del conjunto del Ejecutivo comunitario, que aún no ha adoptado una posición común sobre el plan de recuperación económica.

“La propuesta de fondo está siendo debatida por el Eurogrupo y por tanto depende de los Estados miembros decidir”, dijo el portavoz comunitario Eric Mamer, insistiendo en que la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, cree que el pilar del plan de recuperación debe ser el presupuesto comunitario.

Los Verdes europeos, a favor de los coronabonos

Por su parte, el grupo de los Verdes/Alianza Libre Europea (ALE) en el Parlamento Europeo se mostró este lunes partidario de la emisión de bonos a nivel europeo a partir de un fondo de inversión para “cubrir los costes inmediatos relacionados con la crisis, estabilizar la economía y apoyar su reinicio”, a causa del coronavirus.

En la propuesta del grupo, publicada este lunes, se apunta a que la emisión de coronabonos “ayudaría a repartir la carga económica de una crisis que golpea a todos los países de forma simultánea”.

Para los Verdes/ALE, la emisión de bonos a largo plazo compartiendo la responsabilidad “llevaría en última instancia a tasas de interés más bajas para el conjunto de la Unión” para “evitar una nueva crisis de deuda soberana en Europa y crear una prosperidad más sostenible y compartida”.

“Este marco nos permitiría afrontar los costes económicos de la crisis a través de un gasto y un reembolso conjuntos”, señalan en su manifiesto.

La propuesta de los Verdes/ALE, que reconocen se basa en la del Gobierno francés, recoge la creación de un fondo en el que el Parlamento Europeo tuviera poder de codecisión y permitiera una rendición de cuentas democráticas a nivel europeo y nacional.

El plan prevé que este fondo emita “coronabonos” por valor de hasta un billón de euros para obtener financiación en los mercados.

El dinero obtenido se repartiría entre los países en función del impacto que cada uno haya sufrido durante la crisis de la COVID-19, medido de forma transparente y acordada en función de las caídas del PIB y aumentos de las tasas de desempleo.

El fondo se financiaría a través de pagos anuales de los Estados miembros en función de su PIB, sumado a nuevos recursos propios en el presupuesto comunitario y a nuevos impuestos ambientales, digitales y de sociedades.

La Comisión Europea acordaría con los Estados miembros qué gastos pueden cubrirse con el dinero de este fondo en base a unas condiciones que prioricen la lucha contra la pandemia y sus consecuencias inmediatas, pero también en preservar la estabilidad económica y financiera de los Estados miembros.

Editado por Miriam Burgués