El BCE defiende sus medidas de estímulo y urge a aprobar el plan de recuperación

Vista de diferentes monedas de euro en la exposición "Monedas de París" en el Museo de la Monnaie de París (Francia). EFE/IAN LANGSDON/ARCHIVO

Bruselas/Washington (EuroEFE).- La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde, aseguró este lunes que la decisión de la entidad de aumentar el volumen de compras de deuda de emergencia frente a la pandemia hasta alcanzar 1,35 billones de euros demostrará ser “esencial” para evitar una mayor recesión. Mientras, el Banco Mundial alertó de que estamos ante la mayor crisis desde la Segunda Guerra Mundial.

“En general, la decisión de expandir el programa de compra de emergencia pandémica demostrará haber sido esencial a la hora de evitar una recesión incluso más profunda y en acelerar nuestro camino hacia la recuperación”, declaró Lagarde durante una comparecencia ante la comisión de Asuntos Económicos y Monetarios de la Eurocámara.

El jueves pasado, el Consejo de Gobierno del BCE decidió incrementar el volumen de compras de deuda de emergencia frente a la pandemia de coronavirus en 600.000 millones de euros, hasta alcanzar 1,35 billones, y prolongarlo “al menos” hasta finales de junio de 2021, cuando antes había asegurado que compraría deuda en cualquier caso hasta final de año.

El BCE aumenta en 600.000 millones el volumen de compras de deuda y prevé una contracción del 8,7 % en la eurozona en 2020

Fráncfort (Alemania) (EuroEFE).- El Banco Central Europeo (BCE), que prevé una contracción económica del 8,7 % en la eurozona en 2020, ha decidido este jueves aumentar el volumen de las compras de deuda de emergencia frente a la pandemia de …

 

En el Parlamento Europeo, Lagarde insistió en que ante la actual crisis sanitaria y económica, los efectos “netos” de esa medida son “abrumadoramente positivos”.

Así, dijo que el incremento de 600.000 millones contribuirá a facilitar que el sector privado acceda a créditos y, en consecuencia, ayudará a las empresas viables a seguir en marcha y “retener la mayor cantidad de trabajadores posibles”.

Subrayó que las medidas que el Banco Central Europeo ha tomado frente a la pandemia son “temporales, específicas y proporcionadas” ante la crisis que vive la eurozona en la actualidad.

Por otra parte, Lagarde consideró “importante” que los líderes de los Estados miembros y la Eurocámara adopten “con rapidez” el plan de relanzamiento económico propuesto por la Comisión Europea a finales de mayo, que incluye un fondo de recuperación con 750.000 millones de euros financiado con la emisión de deuda común.

“Establecer un calendario claro dará más certidumbre y confianza a los ciudadanos, empresas y mercados financieros. Cualquier retraso conlleva el riesgo de generar efectos negativos y elevar los costes, y por lo tanto, las necesidades financieras de esta crisis”, advirtió.

Los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete tienen previsto abordar el plan de recuperación del Ejecutivo comunitario durante una cumbre que se celebrará por videoconferencia el próximo 19 de junio, aunque no se espera un acuerdo en este encuentro y será necesaria al menos una segunda cumbre.

La banca europea afronta la pandemia con más fuerza que en 2008

Por otro lado, la Autoridad Bancaria Europea (ABE) indicó este lunes que los bancos europeos afrontan el impacto provocado por la pandemia de coronavirus con mayores reservas de capital y de liquidez que las que tenían en la crisis financiera de 2008.

El organismo, con sede en París y presidido por el español José Manuel Campa, detalló en su séptimo ejercicio de transparencia que la banca continental alcanzó de media a finales del año pasado un ratio de capital de calidad (CET1, fully loaded) del 14,8 %, unos 40 puntos básicos más que en el tercer trimestre.

Los bancos más solventes fueron los islandeses, con un ratio “fully loaded” del 21,8 %, seguidos por los de Malta (19,7 %), mientras que los de España y Bulgaria se situaron a la cola, con porcentajes respectivos del 11,9 %, aunque hay que tener en cuenta que existen diferencias entre países a la hora de contabilizar los activos ponderados por riesgo.

Hay diferencias entre la docena de bancos españoles que han participado en el ejercicio de transparencia llevado a cabo por la ABE.

Kutxabank, con una ratio del 16,9 %, lidera la solvencia de la banca española y es la única entidad que supera la media europea. Unicaja Banco y BFA-Bankia completan el podio, con una solvencia del 13,8 y el 13,4 %, respectivamente.

A continuación figuran Liberbank (13 %), el Banco Cooperativo (12,3 %) y Abanca y CaixaBank, ambas con una solvencia del 12 %.

Completan la lista BBVA y Sabadell, que cuentan ambos con una ratio del 11,7 %, ligeramente por encima del 11,6 % de Bankinter, o el 11,4 % de Santander o Ibercaja Banco.

La ABE se basa en datos regulatorios de hasta el 31 de diciembre de 2019, antes de que la pandemia afectara el negocio bancario, y recalca que “en el contexto de una crisis sanitaria inédita, el ejercicio confirma que los bancos entraron en este periodo desafiante en una posición más fuerte que en crisis anteriores”.

Con este informe proporciona datos sobre las exposiciones y la calidad de los activos de 127 entidades que representan el 74 % de los activos bancarios europeos, entre ellas 17 alemanas, 12 españolas, 11 italianas y 10 francesas.

La organización recalca que el incremento observado en ese ratio CET1 “fully loaded” se apoya en un mayor capital.

Advertencia del Banco Mundial

Mientras, el Banco Mundial (BM) alertó este lunes de la enorme magnitud de la crisis provocada por la pandemia, que llevará a la economía global a un caída del 5,2 % este año, algo no visto desde el fin de la Segunda Guerra Mundial en 1945, como consecuencia del “rápido y enorme” golpe provocado por el impacto de la COVID-19.

El banco advirtió que nunca antes tantos países habían entrado en recesión a la vez, ni siquiera durante la Gran Depresión de 1930 y tras las dos Guerras Mundiales del pasado siglo.

“Estas son unas perspectivas profundamente aleccionadoras, con una crisis que probablemente dejará cicatrices duraderas y planteará gigantes desafíos globales”, dijo Ceyla Pazarbasioglu, vicepresidenta de Crecimiento Equitativo del BM, en una conferencia telefónica.

Para 2021 se prevé un modesto repunte del 4,2 %, pero sujeto a la elevada incertidumbre actual.

Los ingresos per cápita se prevé que desciendan un 3,6% a nivel global, lo que supondrá que entre 70 y 100 millones de personas puedan quedar por debajo del umbral de la extrema pobreza (menos de 1,90 dólares al día)

Las previsiones del BM son más pesimistas que las avanzadas por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en abril, cuando estimó una contracción global del 3 %.

No obstante, la directora gerente del Fondo, Kristalina Georgieva, ha adelantado ya que sus nuevos cálculos, que está revisto sean divulgados el 24 de junio, “muy probablemente” muestren una mayor caída de la esperada hace dos meses.

Todas las regiones del mundo caerán en abruptas recesiones, excepto Asia, que crecerá un 0,5 %, aupada por la recuperación en la segunda mitad del año de China, con una tasa de crecimiento estimada del 1 %, aunque el registro económico del gigante asiático de este año será el más bajo en 45 años.

Editado por Miriam Burgués