EL BCE se reúne para aumentar las compras de deuda en la zona euro

La presidenta del BCE, Christine Lagarde. [EFE/EPA/ARMANDO BABANI]

Fráncfort (Alemania) (EuroEFE)- El Banco Central Europeo (BCE) discute este jueves si aumentar las compras de deuda en la zona del euro para apoyar la recuperación económica de los países que comparten el euro, algo que mercados y analistas dan por descontado.

El Consejo de Gobierno del BCE se reúne para discutir la política monetaria de la eurozona, después de que varias de sus principales economías hayan entrado en recesión por la pandemia del COVID-19. Los mercados y varios analistas esperan que el BCE aumenten las compras de deuda por la pandemia.

El gestor de carteras de PIMCO Konstantin Veit prevé que la entidad incremente las compras de deuda de emergencia por la pandemia en 500.000 millones de euros y extienda su duración hasta septiembre de 2021.

Si bien las operaciones de liquidez a muy largo plazo son el vehículo para que el BCE proporcione crédito barato a la economía real, el instrumento preferido de la entidad europea sigue siendo las compras de deuda para estabilizar las condiciones financieras, según Veit.

“Esperamos del BCE un nuevo aumento de los estímulos monetarios del que se derivará un impacto positivo para el euro”, dice Ebury, institución financiera especializada en pagos internacionales e intercambio de divisas.

La presidenta del BCE, Christine Lagarde (dha), y el ministro alemás de Finanzas, Olaf Scholz, en la última reunión presencial del eurogrupo en febrero de 2020. EFE/EPA/OLIVIER HOSLET

Ebury cree también que el BCE dará a conocer un incremento de las compras de deuda de 500.000 millones de euros.

“Esto, creemos, será suficiente para absorber la emisión esperada de los países periféricos hasta -por lo menos- finales de 2020. Creemos también que la fecha de finalización del programa se ampliará desde finales de año hasta entrado 2021”, quizá hasta mediados de año, señala la entidad financiera.

La dotación actual de este nuevo programa de compra de deuda, lanzado en marzo, es de 750.000 millones de euros, que equivale al 6 % del PIB (productor interior bruto) de la zona euro, y se extiende hasta finales de este año, lo que para algunos expertos hay margen para hacer un poco más.

“Los mercados de divisas quieren ver compromisos de estímulo creíbles y la recuperación económica de las diferentes áreas monetarias, por lo que esperamos que estos anuncios del BCE tengan un impacto positivo en el euro. Por el contrario, si el BCE no actúa ahora, es probable que el euro caiga con fuerza”, según los analistas de Ebury Enrique Díaz-Alvarez, Matthew Ryan y Roman Ziruk.

Al ritmo actual de compras, el programa actual de 750.000 millones de euros también se agotará en octubre, un plazo insuficiente para que la economía mundial vuelva a niveles de capacidad más normales.

Nuevas proyecciones macroeconómicas

El BCE también publica el jueves sus nuevas proyecciones macroeconómicas, de crecimiento e inflación.

En marzo, el BCE dijo que “las perspectivas a corto plazo de la actividad económica en la zona del euro se han deteriorado considerablemente y están sujetas a un grado de incertidumbre muy elevado” por la pandemia del COVID-19, que comenzó en China y se ha propagado a otros países.

El BCE pronosticó en marzo un crecimiento del 0,8 % en 2020; del 1,3 % en 2021, y del 1,4 % en 2022, con una inflación del 1,1 %; del 1,4 %, y del 1,6 %, respectivamente.

Pero la presidenta del BCE, Christine Lagarde, advirtió la semana pasada de que la economía de la zona del euro se contraerá este año entre un 8 y un 12 % y de que los países que más dependen del turismo serán los más afectados.

Lagarde había pronosticado tras la reunión del Consejo de Gobierno a finales de abril que la zona del euro podría sufrir una contracción entre el 5 y el 8 %, pero la semana pasada dijo que estos pronósticos están obsoletos y que la contracción va a ser mucho más severa.

Los mercados también esperan que el BCE aclare el tratamiento de los “ángeles caídos”, deuda corporativa que ha perdido el grado de inversión, dentro de los diversos programas de compra de activos.