El BCE tranquiliza las primas de riesgo del sur de Europa

La presidenta del BCE, Christine Lagarde [EFE/EPA/ARMANDO BABANI]

Madrid/Francfort (EuroEFE).- El BCE, que comunico el miércoles que aceptaría algunos tipos de bono basura como garantía en sus operaciones de financiación, ha aportado algo de calma a los mercados de deuda horas antes de que la cumbre europea estudie las grandes medidas económicas para paliar la crisis económica del coronavirus.

La prima de riesgo española bajaba esta mañana a 147 puntos básicos, ocho menos que en la víspera, mientras los inversores estaban pendientes de las medidas que pueda adoptar el Consejo Europeo para movilizar recursos para la “reconstrucción” de la economía, afectada por las decisiones tomadas para frenar el coronavirus.

La caída de la prima de riesgo llega después de que el miércoles subiera hasta 155 puntos básicos, el nivel más alto desde febrero de 2017, y de que el Banco Central Europeo comunicara que aceptará algunos tipos de bono basura como garantía en sus operaciones de financiación.

Entre las decisiones que tienen que adoptar los líderes europeos, hay una propuesta española para crear un fondo que emita hasta 1,5 billones de euros en deuda perpetua. Pero no está claro que el resto de países vayan a respaldar la propuesta y ni siquiera si se entrará en los detalles. Según ha dicho la canciller alemana, Angela Merkel, lo importante en esta cumbre es sentar las bases de un acuerdo.

La UE afronta dividida el debate sobre la recuperación tras la pandemia

Bruselas (EuroEFE).- Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea (UE) encaran el debate sobre cómo levantar la economía del continente tras la pandemia divididos sobre cuánto costará y cómo se financiará esta tarea, por lo que …

El recorte de la prima de riesgo se ha producido mientras el interés de la deuda española bajaba al 1,04 % (1,14 % ayer) y que el rendimiento de la deuda alemana pasara del -0,41 % de ayer al -0,43 % de esta mañana.

También descendían las primas de riesgo de otros países europeos denominados “periféricos”, ya que la griega bajaba de 293 a 273 puntos básicos y el diferencial de los bonos portugueses respecto a los alemanes de 168 a 161 puntos básicos.

Por su parte, la deuda de Italia, que mañana se somete a la revisión de su calificación crediticia por la agencia de medición de riesgos Standard and Poor’s, reducía el diferencial cinco puntos básicos, hasta 245.

EL BCE acepta garantía sin grado de inversión

El Banco Central Europeo (BCE) decidió el miércoles aceptar hasta septiembre de 2021 como garantía deuda que no tenga grado de inversión en sus operaciones de refinanciación, aunque con recortes de valor.

El BCE informó tras una reunión virtual del Consejo de Gobierno de que exime de los criterios que exigía hasta ahora a los activos que bajen de la calidad crediticia mínima aceptada.

En concreto, el BCE exime de los requisitos de calidad crediticia exigidos hasta ahora a activos negociables y a sus emisores que cumplían los requisitos de calidad de crédito mínimos el 7 de abril en caso de que su calificación sea degradada por una de las agencias de medición de riesgo.

El BCE aceptará activos negociables y emisores que tuvieran una calificación mínima de BBB-, que es un aprobado bajo y supone grado de inversión, el 7 de abril, siempre que mantengan una BB, que ya se considera bono basura y una capacidad cuestionable para hacer frente a los pagos y una gran sensibilidad a entornos adversos.

Esto asegura que los activos y los emisores que tenían grado de inversión cuando el BCE decidió relajar los criterios para aceptar activos de garantía, seguirán siendo aceptados aunque bajen dos notas por debajo del grado de inversión.

De este modo, el BCE aceptará la deuda de Italia en caso de que pierda la calificación de grado de inversión y se convierta en bono basura.

Los mercados de deuda han recibido bien la decisión del BCE. [EFE/Javier Lizón]

El BCE reducie así a la preocupación en los mercados de que la deuda de Italia vaya a ser degradada por los costes de la recesión económica causada por COVID-19.

El viernes la agencia de medición de riesgo Standard & Poor’s (S&P) actualiza su calificación de crédito de Italia, que en estos momentos tiene una triple B, que supone un aprobado, pero con perspectivas negativas, por lo que está a tan sólo dos escalones del bono basura, que es una calificación de BB+ hacia abajo.

Moodys da a Italia una calificación de Baa3, que es un aprobado alto, una nota más alta que S&P, con perspectivas estables, y Fitch le da también una triple B con perspectivas negativas.

El BCE acepta ahora en su nuevo programa de compra de bonos por la pandemia deuda de Grecia, pese a que no tiene grado de inversión.

Un aprobado reconoce una capacidad aceptable para hacer frente a los pagos y una cierta sensibilidad a un entorno adverso, pero un bono basura se considera especulativo.

En el caso de los bonos de titulización de deuda, deberán tener como mínimo BB+, que también es considero bono basura, frente a la calificación de A-, que equivale a un notable bajo, que exigía hasta ahora.

Los activos cuya calificación caiga por debajo de los requerimiento de calidad de crédito mínimos tendrán recortes de valor basados en su calificación actual.

Estas medidas serán efectivas tan pronto como la legislación relevante entre en vigor y se aplicarán hasta septiembre de 2021, cuando los bancos pueden devolver el primer pago de la tercera serie de operaciones de liquidez a muy largo plazo para préstamos a las empresas y hogares