El BEI dio casi un tercio de su financiación en 2019 a proyectos climáticos

eólica

[EFE-EPA]

Bruselas (EuroEFE).- El Banco Europeo de Inversiones (BEI) concedió durante 2019 un total de 63.250 millones de euros en financiación, de los que un 30,5 % se destinó a proyectos de acción por el clima, según los resultados anuales de la institución presentados este jueves en Bruselas.

La cantidad total es superior a los 55.630 millones que el banco dio en créditos en la Unión Europea (UE) y el exterior durante 2018, y la proporción dirigida a las iniciativas climáticas aumentó un punto y medio frente al 29 % del año anterior, aunque todavía se encuentra lejos del 50 % fijado como meta para 2025.

En 2019, el BEI destinó 19.300 millones de euros a proyectos por el clima, de los que la mayor parte se concentró en el transporte de bajas emisiones de carbono (7.600 millones de euros), seguido de la eficiencia energética (4.600 millones) y las energías renovables (3.900 millones).

A continuación, se situaron “otras actividades para la mitigación del cambio climático” (1.400 millones de euros); investigación, desarrollo e innovación (1.000 millones), y adaptación al cambio climático (800 millones).

Más de un billón de euros en finanzas verdes para 2030

El objetivo del BEI es dirigir el 50 % de su financiación a la acción climática en el año 2025, y espera generar más de un billón de euros en finanzas verdes para 2030.

Además, el banco ha decidido alinear todas sus actividades con el Acuerdo de París sobre el clima para finales de 2020, mientras que a partir de finales de 2021 dejará de financiar proyectos ligados a los combustibles fósiles, incluido el gas natural.

 

El BEI dejará de financiar proyectos de combustibles fósiles a partir de 2021

Bruselas (EuroEFE).- El Banco Europeo de Inversiones (BEI) dejará de financiar proyectos ligados a los combustibles fósiles, incluido el gas natural, a partir de finales de 2021, una decisión sin precedentes para un inversor internacional y que supone un paso …

El presidente del BEI, Werner Hoyer, explicó en una rueda de prensa que se cumplirán los contratos y proyectos sobre gas en los que el banco ya se haya comprometido a participar o que estén en discusión, pero que no aceptarán nuevas propuestas.

“Combatir el cambio climático es el desafío más definitorio de nuestro tiempo. Es también la mayor oportunidad de inversión de nuestro tiempo”, declaró Hoyer.

Añadió que Europa “ha estado perdiendo terreno” frente a sus “competidores” en el ámbito de la innovación durante casi dos décadas y que el continente solo tendrá “éxito” con sus políticas climáticas si recurre a la innovación, la investigación y la tecnología.

En cualquier caso, recalcó que la acción climática no implica “desatender otras áreas de trabajo”.

“Conseguir nuestros objetivos climáticos también significa asegurar que prestamos atención a las regiones que hasta ahora han sido más dependientes de los combustibles fósiles para sus empleos y actividad económica”, comentó.

El BEI destinó durante 2019 un total de 25.520 millones de euros a pequeñas y medianas empresas (pymes) y empresas de capitalización media, así como 14.440 millones a la innovación y 15.740 millones para infraestructuras, en tanto que para medio ambiente ofreció 16.520 millones.

Italia, España y Francia, los más financiados en términos absolutos

Por países de la Unión Europea (UE), Italia (10.969 millones de euros) recibió la mayor financiación del BEI en términos absolutos, seguido de España (8.966 millones) y Francia (8.499 millones).

Sin embargo, respecto al producto interior bruto (PIB), el mayor beneficiario fue Grecia (1,09 % del PIB), así como Croacia (1,05 %) y Chipre (1,04 %). En España, el porcentaje llegó al 0,72 %.

Además, se destinaron 8.800 millones de euros en financiación a países de fuera del club comunitario, incluidos 2.200 millones para Asia y Latinoamérica.

En cualquier caso, Hoyer indicó que en 2020 se aspira a incrementar la inversión en África al menos en un 25 %, si bien también precisó que Latinoamérica es el socio “más antiguo y a veces desatendido” del BEI, pese a compartir intereses como la lucha contra el cambio climático.

Así, dijo que el mayor impacto en la reducción del dióxido de carbono (CO2) puede lograrse con la reforestación en América Latina.

El BEI también comunicó que hasta el 31 de diciembre de 2019 había canalizado 84.200 millones de euros en financiación a través del Fondo Europeo de Inversiones Estratégicas (EFSI), el núcleo del Plan Juncker puesto en marcha en 2015 para recuperar los niveles de inversión que cayeron durante la crisis.

De acuerdo con el banco, gracias al EFSI ya se han movilizado 458.000 millones de euros, un 92 % de los 500.000 millones fijados como objetivo para finales de 2020. El sucesor del EFSI, InvestEU, empezará a funcionar en 2021.

El presidente del BEI, Werner Hoyer, afirmó que 2019 ha sido “sorprendentemente bueno”, pese a comenzar con la incertidumbre de si el Reino Unido saldría de la UE sin acuerdo.

Sobre el “brexit”, señaló que en abril los Estados miembros, accionistas de la entidad, acordaron cubrir proporcionalmente el agujero generado por la retirada del Reino Unido, que aporta un 16 % del capital del banco.

Editado por Miriam Burgués