El desempleo en mayo subió al 6,7 % en el conjunto de la UE y al 7,4 % en la eurozona

EFE/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- La tasa de desempleo en la eurozona creció una décima durante mayo con respecto a abril hasta situarse en el 7,4 %, mientras que en el conjunto de la Unión Europea (UE) el incremento también fue de una décima, hasta alcanzar el 6,7 %, según informó este jueves la oficina de estadística comunitaria, Eurostat.

No obstante, en términos interanuales el desempleo cayó dos décimas en los diecinueve países que comparten el euro y permaneció estable en los Veintisiete.

Mayo fue el tercer mes en el que la mayoría de Estados miembros impuso medidas de contención frente al coronavirus.

Eurostat estimó que 14,36 millones de personas estaban desempleadas en el club comunitario durante mayo de 2020, de las cuales 12,14 millones se encontraban en el área de la moneda compartida.

Frente a abril de este mismo año, el número de parados creció en 253.000 individuos en la UE, de los cuales 159.000 residían en la eurozona.

Entre los países de los que Eurostat publicó datos este jueves, los mayores aumentos mensuales del desempleo se produjeron en Chipre (1,3 puntos más, hasta el 10,2 %), Italia (1,2 puntos más, hasta el 7,8 %), Letonia (0,8 puntos, hasta el 9,8 %) y Croacia (0,8 puntos, hasta el 8,9 %).

En términos interanuales, las principales alzas en mayo tuvieron lugar en Letonia (3,5 puntos más), Lituania (3,2 puntos), Chipre (2,9 puntos), Croacia (2,2 puntos) y Luxemburgo (2 puntos).

Por lo que a España se refiere, el paro cayó una décima durante mayo con respecto a abril y se ubicó en el 14,5 %. Si se realiza la comparación interanual con el quinto mes de 2019, el país anotó un aumento de tres décimas.

Mujeres y menores de 25 años, los más afectados

Por géneros, las mujeres se vieron más afectadas que los hombres por los incrementos del paro en mayo frente a abril, puesto que entre ellas el indicador creció tres décimas en los Veintisiete, hasta el 7,2 %, y dos décimas en la eurozona, hasta el 7,9 %.

En cuanto a los varones, la tasa permaneció estable en el 6,4 % en el conjunto del club comunitario y tampoco varió en los países del euro, donde se mantuvo en el 7 %.

Entre los menores de 25 años, la subida del desempleo se dejó notar con más intensidad que en el conjunto de la población, puesto que aumentó tres décimas en mayo frente a abril tanto en la eurozona como en toda la UE, hasta alcanzar el 16 % y el 15,7 % respectivamente.

Eurostat explicó que los datos publicados este jueves se basan en los criterios que sigue la Organización Internacional del Trabajo (OIT), según los cuales una persona desempleada es un individuo sin trabajo que ha buscado un puesto laboral de forma activa en las últimas cuatro semanas y puede empezar a trabajar en las siguientes dos semanas.

Advertencia sobre el riesgo de impagos de hogares y empresas

Por otro lado, la Junta Europea de Riesgo Sistémico (JERS) advierte del riesgo de impago de muchas empresas y hogares que ya estaban muy endeudados antes del estallido de la pandemia de coronavirus.

La JERS, que celebró el pasado 25 de junio su reunión regular, informó este jueves de que “aunque la propagación de COVID-19 parece haberse contenido en Europa, la economía todavía está afectada por el impacto severo en la oferta y la demanda que ha causado”, así como por la incertidumbre sobre la evolución de la pandemia.

El consejo general de este organismo reconoce que las rápidas medidas políticas de las instituciones de la UE, de los gobiernos, de los bancos centrales y autoridades de supervisión para mitigar el impacto de la pandemia en la economía real “han evitado hasta ahora que una crisis económica se convierta en una crisis financiera”.

“Pero dada la profundidad de la recesión económica, los riesgos a medio plazo para la estabilidad financiera de la UE han aumentado”, según la JERS.

Por ejemplo, “el severo impacto económico podría desencadenar impagos generalizados en la economía real, especialmente entre empresas y hogares que ya estaban excesivamente endeudados y los que afrontan incertidumbre sobre los ingresos”.

Todavía se mantienen los riesgos de elevada volatilidad en los mercados financieros y de que empeoren las condiciones de financiación.

La JERS, que preside Christine Lagarde, también destaca que “puede reaparecer la preocupación” por el elevado endeudamiento de algunos gobiernos, que ya estaban endeudados y han tenido que endeudarse más para afrontar las consecuencias de la pandemia.

Los bancos afrontan dificultades en su rentabilidad y calidad de sus activos por “el difícil entorno macroeconómico, la incertidumbre, las bajas perspectivas de crecimiento y los bajos tipos de interés”.

Editado por Miriam Burgués