El Eurogrupo recibe con prudente optimismo el plan alemán de Garantía de Depósitos

EFE/ARCHIVO

Bruselas (EuroEFE).- Los ministros de Economía y Finanzas de la eurozona (el Eurogrupo) acogieron este jueves con un cauteloso optimismo la propuesta alemana para desbloquear el Sistema Europeo de Garantía de Depósitos, un inesperado movimiento que acaba con el veto de Berlín pero no resuelve el puzzle de intereses enfrentados.

“Es todavía un debate difícil y tendremos que avanzar paso a paso, pero (…) siento un nuevo estado de ánimo en la habitación y espero que en los próximos meses acordemos una hoja de ruta para empezar las negociaciones políticas”, dijo el presidente del Eurogrupo, Mário Centeno, tras un encuentro en el que se debatió la propuesta.

“Es un gran avance si se mira la actitud (alemana) de los últimos años y podemos ser más optimistas tras esta reunión que nunca antes”, explicó el comisario de Economía, Pierre Moscovici, advirtiendo, no obstante, que es “vital” tener esta hoja de ruta en diciembre.

Asignatura pendiente para completar la unión bancaria

El Sistema Europeo de Garantía de Depósitos (EDIS, en inglés) es la eterna asignatura pendiente de la eurozona, el tercer pilar que debe completar una unión bancaria que ya cuenta con un Mecanismo Único de Supervisión de bancos y con una Junta Única de Resolución para intervenir cuando tengan problemas.

El EDIS debe complementar a los fondos de garantía de depósitos con que cuenta cada país para pagar los depósitos de hasta 100.000 euros en caso de quiebra, garantizando así el mismo nivel de protección en toda la eurozona.

El objetivo es evitar que, en caso de problemas en un país, se produzca una fuga de depósitos hacia bancos de otros Estados que acabe poniendo en peligro al conjunto de la eurozona.

Desde que la propuesta se presentó en 2015, Alemania, Holanda y otros países se han opuesto por temor a que sus fondos acaben pagando por los problemas en Estados con una banca menos saneada.

Sin embargo, el ministro de Finanzas alemán, Olaf Scholz, ha retirado esta semana el veto germano al EDIS, a cambio de tomar otras medidas para reducir los riesgos de la banca. La propuesta del titular socialista, no obstante, carece de momento del visto bueno del conjunto del Gobierno, donde también están los conservadores de la CDU.

En concreto, Scholz pide que se uniformen las legislaciones nacionales de insolvencia bancaria, que se reduzca el ratio de préstamos fallidos de los balances y que la deuda soberana deje de considerarse un activo libre de riesgo, de modo que se exijan colchones de capital por estos bonos.

Los bancos europeos tienden a acumular deuda de sus propios Estados, lo que crea un vínculo entre el riesgo de un país y el de su sector bancario que durante la crisis financiera se reveló tóxico y con el que la eurozona quiere acabar.

“Esto tiene que evitarse, necesitamos más seguridad y esta es una de las condiciones para avanzar con la unión bancaria”, insistió Scholz a su llegada.

Reticencias de España e Italia a las condiciones de Alemania

Sin embargo, España e Italia, ya han mostrado sus reticencias a condicionar el EDIS a que se limite la exposición de los bancos a la deuda soberana o exigir provisiones por su riesgo.

“Sobre el Fondo de Garantía de Depósitos y la aparente relación con el tratamiento de la deuda soberana, se trata de cuestiones que en nuestra opinión no están relacionadas”, señaló la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, quien aún así consideró positiva la propuesta alemana.

La ministra abogó por la creación “cuanto antes” de “un bono, un título de deuda, que sea de ámbito de la eurozona”.

Su homólogo italiano, Roberto Gualtieri, consideró que cambiar el tratamiento de la deuda “tendría un impacto negativo” porque no se ha acordado a nivel internacional y pidió “estudiarlo en el contexto de un activo seguro europeo”.

Este activo común, que titulizaría deuda de varios Estados, es una de las vías que se han explorado para romper el círculo vicioso entre banca y deuda soberana.

Para otros países la reducción de los riesgos debe anteceder al EDIS.

“El tema de las leyes de insolvencia tiene que clarificarse. Si estas condiciones se cumplen, el progreso será mayor”, dijo el ministro de Finanzas austríaco Eduard Müller.

Su homólogo holandés, Wopje Hoekstra, calificó de “positiva” la propuesta alemana, pero subrayó que “la gran cuestión es cómo asegurar la reducción de riesgos que tanto se necesita”.

El presidente del Eurogrupo insistió en que la idea es acordar un paquete “equilibrado” de medidas ligadas entre sí para completar la unión bancaria, relativas al EDIS, la deuda soberana o las normas de liquidación, para lo que llevan meses trabajando a nivel técnico.

Y subrayó que lo harán con “responsabilidad” para evitar que su impacto ponga en peligro al sector financiero o los mercados europeos.

El objetivo es tener un calendario para las negociaciones políticas en diciembre.

Editado por Miriam Burgués