El Parlamento holandés dice “no” a los coronabonos

El ministro holandés de Finanzas, Wepke Hoekstra [EFE/EPA/BART MAAT]

La Haya (EuroEFE).- Horas antes de que comience la reunión del Eurogrupo, una mayoría del Parlamento holandés ha dado su respaldo al ministro de Finanzas, Wepke Hoekstra, en su rechazo a los “coronabonos” para que países del sur de Europa puedan hacer frente a las consecuencias financieras del coronavirus.

Hoekstra ha sacado su artillería. Ha llegado a decir que las condiciones que se impongan van en interés de los países afectados y se ha preguntado por qué un holandés tiene que trabajar hasta los 67 años y en “otros países solo hasta los sesenta”.

En una sesión parlamentaria previa a su participación en la videoconferencia del Eurogrupo prevista para la tarde de este martes, Hoekstra ha insistido en que es “imprudente e injusto” que todos los países de la UE garanticen “préstamos sin condiciones” a través de eurobonos a los países del sur, los más afectados por el coronavirus.

Además, explicó que, aunque se haga “con todas las buenas intenciones del mundo”, emitir coronabonos hará que la economía de la UE “sea más débil, en lugar de más fuerte, y costará mucho dinero a Holanda“.

Y MEDE con condiciones

El ministro defendió como “razonable y sensato” establecer condiciones a los países que quieran rescatar sus economías con fondos prestados del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), porque esos requisitos mínimos están “en el interés de Países Bajos” pero “también en el de los propios países” que usen ese dinero.

Sin dar más detalles de las condiciones que quiere que se apliquen “a cada euro prestado”, Hoekstra señaló como ejemplo “la introducción de reformas económicas” en los países afectados y se preguntó por qué los holandeses “trabajan hasta los 67 años, y en otros países solo hasta los sesenta”.

Aunque muchos diputados criticaron las “formas” en las que se expresó el ministro ante sus colegas europeos hace dos semanas, la mayoría del Parlamento considera las deudas de países como España e Italia como “una hipoteca” y respaldaron la negativa del Ejecutivo de Mark Rutte a emitir coronabonos.

“No vamos a asumir la hipoteca de toda Europa… No es no (a los coronabonos)”, subrayó Pieter Omtzigt, diputado de Llamada Democristiana (CDA), uno de los partidos de la coalición que gobierna Países Bajos.

El día del Eurogrupo

Ya llegó el día del Eurogrupo. Los ministros de Economía y Finanzas de la zona euro se reúnen este martes para intentar acordar medidas que palíen los efectos económicos desastrosos que conlleva la pandemia del coronavirus. Todos están de acuerdo …

El otro socio de Gobierno, Unión Cristiana, también se rebela contra los eurobonos. “Vamos a ser solidarios, pero no vamos a ser chantajeados”, dijo su diputado, Eppo Bruins, sobre una postura también compartida por los liberales (VVD) de Mark Rutte.

Los progresistas de D66 (también parte de la coalición) y los verdes de GroenLinks y los socialdemócratas (oposición) han apostado por no imponer condiciones “innecesarias” al acceso al MEDE y consideraron que Holanda no debería ser “demasiado estricta”, porque la recuperación económica del sur de Europa también beneficia a los holandeses.

Hoekstra insistió en que “es una necesidad compartida combatir la crisis y se requiere lógicamente la solidaridad de los Países Bajos” y recordó que si países como España o Italia necesitan fondos para hacer frente a la emergencia sanitaria (y no sus consecuencias financieras), Holanda “está dispuesta a ayudar sin condiciones”.

Austria también descarta la “mutualización” de deuda

El ministro de Finanzas austríaco, el conservador Gernot Blümel, descartó que los titulares  de la eurozona aprueben una mutualización de la deuda “en el sentido clásico”, para hacer frente a la crisis desatada por la pandemia del COVID-19.

Según informa la agencia austríaca APA, el ministro reafirmó en una conversación telemática con periodistas la firme postura de su país contraria a la eventual emisión de “eurobonos” (o “coronabonos”), como demanda España o Italia.

Austria quiere “permanecer dentro de los instrumentos existentes”, como el Fondo de Rescate del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) y los préstamos del Banco Europeo de Inversiones (BEI), si bien recurriendo a ellos con “la mayor flexibilidad posible”, dijo.

En este sentido, se mostró abierto a estudiar la posibilidad de que se pueda obtener dinero adicional en los mercados de capital basándose en garantías de los países de la Unión Europea (UE).

Pero considerando que todos los medios adicionales “deberían ser posibles con estas líneas de crédito”.