El turismo, la “primera industria europea”, ante un año “horribilis”

Imagen insólita de urbanización y playa Arenal d'en Castell totalmente vacía hoy primer día del puente de mayo, fecha en la que habitualmente en Menorca toda la planta hotelera y oferta complementaria ya funciona al 100x100. EFE/David Arquimbau Sintes

Madrid (EuroEfe).- Europa es la región más visitada del mundo y la región en la que se encuentran líderes del turismo internacional como Francia, España o Italia, así como mercados emisores de primera fila como Alemania. La Organización Mundial del Turismo (OMT) urge a poner en marcha reformas y ayudas necesarias para apoyar al sector ante la pandemia de la COVID-19 y recuerda que es el sustento de millones de personas en todo el mundo.

La OMT urge a articular apoyos al turismo, sustento de millones de personas

“No hay tiempo que perder porque las horas de trabajo perdidas devastan vidas. Para muchos millones de personas de todo el mundo, el turismo es mucho más que una actividad de ocio”,  señala el secretario de la Organización Mundial del Turismo, Zurab Pololikashvili, en un mensaje firmado en Madrid.

La OMT recuerda que entre los hasta 1.600 millones de personas que podrían verse afectadas en todo el mundo por una pérdida de horas de trabajo como resultado directo de la pandemia de COVID-19, se encuentran los miembros más vulnerables de la sociedad, los que trabajan en la economía informal, muchos en el sector turístico.

“Por ellos, debemos ser capaces de asegurar que se tomen medidas firmes y prontas para proteger el turismo y proteger los medios de vida que genera”, añade.

“Cuanto más nos demoremos en ofrecer al turismo la reforma financiera y regulatoria que requiere, más serán las personas cuyos medios de sustento estarán en riesgo”, concluye.

Solo mediante una transformación histórica el turismo global logrará vencer al coronavirus

En los últimos años un creciente número de países han colocado al turismo en un lugar cada vez más destacado de las agendas económicas. A pesar de ello, el turismo es probablemente la mayor víctima económica individual de la crisis …

España prepara un Plan de Relanzamiento del Turismo tras la covid-19

La ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto, señaló este jueves que el Gobierno está preparando un Plan de Relanzamiento del Turismo integrado y trabaja para activar el mercado nacional de cara a este verano, si la situación sanitaria y de movilidad lo permiten.

Asimismo, está trabajando para que los visitantes extranjeros regresen pronto y con las máximas garantías de seguridad sanitaria, indicó en una intervención ante la comisión de Industria del Congreso.

Hace unos quince días, el Gobierno inició la campaña de promoción internacional “España te espera”, destinada a mantener el vínculo emocional de los visitantes extranjeros con el país, aunque su regreso no será inmediato y habrá que empezar la recuperación con el turismo nacional, ha reconocido.

El plan de relanzamiento del turismo está integrado por cuatro pilares, de los cuales el primero es de seguridad sanitaria a través del desarrollo de protocolos de operativa adaptados a cada subsector que aseguren que el turismo en España es seguro para los visitantes, para los trabajadores y para los territorios que les acogen.

El segundo eje, de apoyo económico, contempla medidas destinadas a las empresas y la protección de sus trabajadores, en la gestión de sus costes laborales, mediante la flexibilización de los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) y de su financiación y también otras destinadas a los territorios.

El tercero, de conocimiento turístico, a través del desarrollo de un observatorio que nos proporcione los datos necesarios para tomar las decisiones adecuadas en cada momento.

El cuarto pilar tiene como eje el posicionamiento del turismo de España como un destino seguro y sostenible, tanto de cara al turismo nacional como internacional, a través de la promoción.

Maroto dijo que desde hace dos años, el Ejecutivo está trabajando para colocar el turismo como prioridad en la agenda de la Unión Europea, lo que, en estos momentos, “es más necesario que nunca”.

 

Nueve países de la UE, incluida España, piden ayudas para futuro del turismo

Nueve países miembros de la Unión Europea, entre ellos España, que lidera la iniciativa, pidieron este lunes a la UE un plan de apoyo económico al sector del turismo, muy afectado por el parón de actividad del coronavirus, y una armonización europea de los criterios de movilidad de cara a la temporada alta de verano.

“En nuestros países, el turismo constituye una industria estratégica”, señalan Bulgaria, Chipre, Francia, Grecia, Malta, Italia, Portugal, Rumanía y España en una carta difundida el mismo día en que los ministros de Industria de la UE celebraron una conferencia telemática y en la que piden “medidas coordinadas y diferenciadas en el corto y largo plazo para apoyar económicamente a la industria”.

Ese grupo de Estados, cuya población conjunta supera los 200 millones de personas, subrayan que el sector del turismo representa más del 10 % del PIB de la UE y casi el 12 % de su mercado de trabajo y reclaman que el plan europeo de relanzamiento económico incluya “un fuerte apoyo al turismo y que reconozca la existencia de ciertos territorios con especificidades”.

Piden además “reglas homogéneas” sobre movilidad tanto por avión como por barco y “que garanticen viajes sin interrupciones” en el espacio económico europeo.

Este plan, que no traducen en cifras, también serviría para dar solución a las “necesidades específicas de ciertos territorios, incluidas las regiones ultraperiféricas y las islas” como Canarias, Madeira o Guadalupe, y “garantizaría la movilidad intraeuropea al apoyar a las aerolíneas y establecer estándares de seguridad comunes”, añaden.

La iniciativa de los ministros de esos nueve países se apoya en las declaraciones del comisario europeo para el Mercado Interior, Thierry Breton, al que citan en el documento de dos páginas y quien ha pedido en varias ocasiones un fuerte plan de estímulos para la economía en general y para le turismo en particular.

Thierry Breton: “El turismo es la primera industria europea”

“El turismo es la primera industria europea”, dijo el viernes pasado Breton en una comparecencia telemática ante el Parlamento Europeo en la que subrayó que la recuperación económica del sector precisará “un plan muy sólido” lo antes posible porque “se acerca el verano y la temporada es determinante”.

“El 90 % de las empresas turísticas son pymes y hacia ellas deben de ir nuestros esfuerzos. Tiene que haber financiación directa y no préstamos”, añadió el comisario francés.

Así, las nueve capitales reclaman ayudas a los sectores más afectados dentro del turismo para evitar “que la crisis de liquidez se convierta en una de solvencia” y sostienen que la UE debe de habilitar “fondos” para “garantizar la supervivencia del negocio y del empleo” durante “todo el tiempo que dure la crisis”.

Abogan también por una recuperación sostenible y ecológica para el sector del turismo, en línea con los intereses estratégicos de la UE a largo plazo y mencionan específicamente la importancia de apoyar al sector aéreo con liquidez.

El transporte aéreo, clave para el turismo

“El transporte aéreo es clave para el turismo. Las aerolíneas deberían recibir un apoyo específico con el fin de garantizar su viabilidad. La movilidad debe garantizar la seguridad y generar confianza en los viajeros. Por tanto, es necesario que haya medidas de seguridad a nivel europeo, homogéneas y compartidas por los estados miembros”, declaró en su intervención la titular española de Turismo, Reyes Maroto, según una nota difundida por el Ministerio.

En la reunión de ministros europeos de Turismo del lunes no se alcanzó ningún acuerdo, ni en materia de ayudas ni de coordinación, y la presidencia croata se limitó a compilar en un comunicado algunas de las intervenciones, como la de Italia que pidió que se pueda viajar “corredores turísticos” entre países de la UE y con supervisión de epidemiólogos.

El encuentro virtual se produjo después de que algunos países hayan empezado a poner ya fecha a la desescalada de medidas restrictivas contra el COVID-19 sin casi ninguna coordinación entre capitales, tampoco de cara a al recuperación del turismo este verano.

Baleares reclama agilizar las decisiones de la UE para reabrir aeropuertos

Este domingo, la presidenta del Govern balear, Francina Armengol, ha reclamado al Ejecutivo central que trate de “acelerar las reuniones y los acuerdos” de la Unión Europea sobre las medidas que permitan reabrir con seguridad, “lo antes posible”, los aeropuertos a vuelos internacionales.

En una rueda de prensa tras participar en la reunión de presidentes autonómicos con el jefe del Gobierno, Pedro Sánchez, Armengol ha resaltado lo “mucho” que la economía balear depende de las decisiones de movilidad que adopten los principales países emisores de turistas hacia el archipiélago, que son Alemania y el Reino Unido.

Ha incidido en que es preciso coordinar en el ámbito europeo acciones como los controles sanitarios en los aeropuertos y la posibilidad de dar prioridad a determinadas rutas según se vayan levantando las restricciones en cada país o región.

“Necesitamos abrir nuestros aeropuertos lo mas rápido posible pero siempre que sea seguro”, ha insistido Armengol, que ha recordado que la movilidad entre provincias y el control de fronteras, determinantes para la economía balear según avance la desescalada, son competencia del Gobierno.

La Mesa del Turismo pide protocolos sanitarios y reactivación de conectividad aérea

La Mesa del Turismo considera esencial que se aseguren los protocolos sanitarios para el turismo nacional y europeo y reclama que se definan “con claridad y cuanto antes” las medidas para cada subsector, en especial la hotelería, que, según el plan de desescalada, podrá retomar la actividad en breve.

Asimismo, pide que se favorezca la movilidad y la conectividad aérea a nivel nacional e internacional sin la que la recuperación de la demanda turística y la reactivación del sector se verían “seriamente amenazadas”.

La entidad contempla “con cautela” el plan de retorno a la actividad por fases, tras la crisis de la covid-19, presentado el martes por el Gobierno, que permitirá la reanudación gradual de la actividad turística en España en los próximos meses, pero la de la conectividad aérea a los destinos españoles en el marco europeo podría retrasarse.

El presidente de la Mesa del Turismo, Juan Molas, ha explicado este miércoles, en un comunicado, que las medidas adoptadas en el plan son “escasas” por el momento y que es “imperativo” garantizar la protección y confianza del consumidor con la inmediata adopción de unos protocolos sanitarios comunes que permitan la reapertura segura de los establecimientos hoteleros.

No obstante, a su juicio, “de nada” servirán los hoteles, restaurantes o cámping abiertos, si no llegan los clientes, por lo que las empresas turísticas van a necesitar “un compromiso adicional por parte del Gobierno”.

Según Molas, los empresarios del turismo están “ansiosos” por reabrir, pero la supervivencia de los negocios exige una liquidez, de la que muchos se han visto “privados” por los meses de inactividad, que debe asegurarse mediante exenciones tanto fiscales como en las facturas de servicios exteriores (electricidad o gas, entre otros).

Asimismo, hará falta proponer estímulos financieros a la inversión y a las operaciones turísticas, abriendo líneas de financiación para las empresas que vayan a adoptar las soluciones que garanticen los protocolos sanitarios o acometer las reformas de adaptación de los establecimientos para que puedan volver operar con todas las garantías, ha añadido Molas.

En la línea de favorecer la conectividad aérea, Molas ha abogado por una nueva política de visados, agilizando la llegada de turistas procedentes de mercados muy relevantes para algunas zonas turísticas españolas.

La entidad también ha pedido al Gobierno que ponga en marcha un gran plan de comunicación a fin de avanzar en la recuperación de la confianza de los turistas europeos que deberá definirse conjuntamente entre el sector público y el privado e incidir en que España en un destino seguro a todos los efectos, singularmente en el ámbito sanitario.

La Mesa, que ha insistido en que “de una vez por todas, el turismo debe ser política de Estado y ser prioritario en la recuperación nacional”, confía en que el turismo nacional responda positivamente en los próximos meses, mientras se concreta la reactivación de los mercados emisores internacionales.

Canarias, la primera en escalar, la primera en desescalar en España

Las islas afortunadas dentro de las Islas Afortunadas, es decir, La Gomera, El Hierro y La Graciosa, que empezarán a desescalar su confinamiento este 4 de mayo, han registrado índices de contagio más bajos que Gran Canaria en relación a su población, y también Lanzarote y Fuerteventura, mientras que La Palma se sitúa a medio camino, la segunda por detrás de Tenerife.

En estas condiciones, el Gobierno de Canarias confía en que si las cosas siguen controladas se pueda avanzar en una desescalada ágil que permita ir abriendo una economía totalmente dependiente del turismo, que representa el 35% del PIB y el 40% del empleo directo.

El turismo lleva siete semanas a cero, en una región donde la tasa de paro superaba el 18% antes de la COVID-19 y en la que los ERTE afectan ya a 200.000 trabajadores, tantos como parados.

El sector turístico confía en que la imagen distinta que hasta ahora ha dado Canarias en esta pandemia pueda ayudar a ir recuperando la confianza de los clientes europeos y peninsulares, aunque nadie duda de que, en todo caso, la nueva normalidad trae consigo un daño económico y social sin precedentes para las islas.

Mientras, en Baleares, los hoteleros de Formentera descartan abrir el lunes, primer día de la fase 1 de desescalada en la isla, porque no tendrán clientes, según ha anunciado el presidente de la Federación Hotelera, Vicent Tur.

Tur ha apuntado que “difícilmente” se abrirán los establecimientos hoteleros si no hay conexiones marítimas con la isla ni aéreas con Ibiza que posibiliten la llegada de turistas.

Expertos creen que la pandemia podría hacer retroceder al turismo hasta 1970

La pandemia mundial de coronavirus asestará un duro golpe al sector turístico, pero podría suponer una oportunidad para cambiar el sistema y volver a un turismo similar al de los años 70: familiar, en coche y de proximidad, según explican a EFE expertos de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC).

Ante una emergencia sanitaria que parece no tener fecha de caducidad, las restricciones de movilidad entre los países han paralizado un modelo turístico hiperglobalizado, que cada año mueve a millones de personas en busca de destinos cuanto más exóticos mejor, y ha empujado a la población a la soledad del confinamiento.

Para el director del programa de Turismo de la UOC, Joan Miquel Gomis, “sería positivo que esta experiencia sirviera para un cambio de mentalidad en la forma de movernos por el mundo”, aprovechando el rebufo de las corrientes contra la masificación y a favor del turismo responsable anteriores a la pandemia de coronavirus.

Y es que el “trauma” que supondrá esta crisis sanitaria, añade Gomis, tendrá un impacto psicosocial en el turismo que hará que las personas “cambien sus prioridades”, y cuando opten por viajar, serán mucho más prudentes y se preocuparán más por su seguridad, por lo que augura que los viajes de larga distancia se reducirán.

En la misma línea, el profesor de los estudios de Economía y Empresa de la UOC y experto en turismo, Pablo Díaz, cree que la gente tomará conciencia de que “el turismo ha sido uno de los principales transmisores del virus”, lo que podría conducir a un modelo más responsable y “respetuoso” con las comunidades locales.

Sin embargo, Díaz ha precisado que “habrá muchos intereses para evitar un cambio hacia un turismo menos agresivo y masificado”, liderado principalmente por corporaciones que querrán reactivar rápidamente el sistema con campañas de consumo masivas.

El éxito de este cambio dependerá, en última instancia, de la mentalidad de los turistas post pandemia: “La idea es que la conciencia de salubridad e higiene contra las enfermedades derive en una conciencia a favor de la sostenibilidad”, concluye el profesor.

Edición: Catalina Guerrero