España aportará 11.950 millones al año al nuevo presupuesto UE, el primero sin el Reino Unido

Fotografía de archivo de un cartel que representa a una moneda de euro. EFE/ARCHIVO/ANGEL DIAZ

Bruselas (EFE).- España tendrá que aportar de media 11.950 millones de euros cada año al próximo presupuesto plurianual de la Unión Europea (UE), que cubrirá el periodo 2021-2027, según las estimaciones publicadas este martes por la Comisión Europea (CE).

El marco financiero plurianual fija los techos de gasto para el periodo de siete años en su conjunto y en cada uno de los ejercicios cubiertos, y estructura las partidas presupuestarias en línea con las prioridades políticas de la UE en cada periodo.

El de 2021-2027 fue propuesto por la Comisión Europea en mayo de 2018 y será el primero sin el Reino Unido, dada su próxima salida del bloque comunitario.

Un incremento del 1,11 por ciento en el presupuesto global

La propuesta del Ejecutivo comunitario pide elevar el presupuesto al 1,11 % de la renta nacional bruta conjunta de los Veintisiete, frente al 1,03 % que supone en el periodo 2014-2020, con lo que ascendería en total a 1,28 billones de euros en compromisos de pago, frente a los 1,08 billones actuales.

La contribución nacional de 11.950 millones de euros (a precios de 2018) que España deberá aportar a las cuentas de la Unión cada año de media entre 2021 y 2027 supone un incremento frente a los 10.170 millones anuales aportados por Madrid al actual marco financiero 2014-2020.

De acuerdo con la CE, España enviará en 2020 un total de 10.860 millones de euros al presupuesto comunitario, mientras que en 2027 esa cantidad se habrá elevado hasta los 12.380 millones de euros.

España destinará el 0,95% de su renta bruta

En términos porcentuales sobre la renta nacional bruta, España destinará al presupuesto de media al año el 0,95 % de su renta, frente al 0,86 % que está aportando desde 2014 hasta 2020. En 2020 el porcentaje será del 0,87 % y en 2027 habrá alcanzado el 0,97 %.

Entre 2021 y 2027, Alemania seguiría siendo el país que más dinero pone en las cuentas comunitarias (32.760 millones de euros cada año, de media, a precios de 2018), seguido de Francia (22.450 millones), Italia (15.270 millones) y España.

Sin embargo, si se analiza el porcentaje de la renta nacional bruta, lideran la clasificación Luxemburgo (1,08 % de media al año), Bulgaria y Estonia (1,06 % ambos), en tanto que en las últimas posiciones se encontrarían Holanda (0,83 %), Suecia (0,85 %), Italia (0,87 %), Dinamarca y Alemania (0,88 %).

A pesar de ello, Holanda y los países nórdicos son los que se oponen con más fuerza a incrementar el nivel del presupuesto plurianual para el periodo 2021-2027.

La propuesta original de la Comisión incluía recortes de en torno al 5 % en las partidas destinadas a la Política Agraria Común (PAC) y a la Política de Cohesión, mientras que incrementaba la cantidad para la gestión de la inmigración y las fronteras, la Defensa, la crisis climática o la digitalización.

Más allá de las partidas que cobran mayor peso, Bruselas atribuyó el incremento de las contribuciones nacionales al agujero que deja el “brexit” en las cuentas, al crecimiento económico y a la inflación.

Un incremento en las aportaciones por el “agujero” del “brexit”

En cualquier caso, la Comisión destacó que el 1,11 % de la renta nacional bruta conjunta de los Veintisiete que supondría el marco 2021-2027 según su propuesta, está muy por debajo del gasto medio de los Gobiernos de todos esos Estados entre 2014 y 2020, que ascendió al 47,1 % de la renta.

La contribución anual de cada ciudadano de la UE al presupuesto pasaría de 241 euros entre 2014 y 2020 a 289 euros desde 2021 hasta 2027.

Si bien el presupuesto de la UE se nutre principalmente de estas contribuciones de los Estados miembros, también cuenta con otros recursos propios, que incluyen porcentajes del IVA y derechos aduaneros que recaudan los países y después trasladan al club comunitario.

Los receptores de fondos de la UE piden que no cambie el reparto

Por otro lado, los dieciséis socios de la UE que aún reciben más dinero del que aportan al grupo, junto con Italia, pidieron este martes que en el próximo marco presupuestario (2021-2027) se mantenga el mismo reparto de los fondos de cohesión que en los últimos siete años.

Esos países, conocidos como los Amigos de la Cohesión, celebraron una reunión en Praga, en la que acordaron una declaración de que los fondos de cohesión son una “herramienta de inversión clave en la UE y que han contribuido de manera significativa a la convergencia real de regiones y Estados miembros”.

Esos diecisiete países aspiran, además, a que “el porcentaje de cofinanciación de la UE en los proyectos de gestión compartida se mantenga al mismo nivel que en el actual marco 2014-2020”.

Además de Italia, que pese a recibir muchos fondos es un contribuyente neto, el grupo lo forman Bulgaria, Croacia, Chipre, República Checa, Estonia, Grecia, Hungría, Letonia, Lituania, Malta, Polonia, Portugal, Rumanía, Eslovaquia, Eslovenia y España.

España estuvo representada por el secretario de Estado para la UE, Marco Aguiriano.

“La crisis económica y financiera de diez años en este continente ha hecho que las regiones más ricas y las mas pobres se han alejado más y, por lo tanto, no hay ningún elemento objetivo de entrada para disminuir las dotaciones de los fondos que permitan acercar y hacer converger esas regiones”, afirmó Aguiriano a Efe.

España, que en las próximas perspectivas financieras pasará de ser receptor a contribuyente neto, destacó que la mejora de las infraestructuras, a través de los fondos de cohesión, beneficia al país que recibe la ayuda y a todos los que acuden a él “a viajar, visitar, comerciar, invertir”.