La UE dice estar al lado de los trabajadores en este Primero de Mayo virtual

Personal sanitario durante el acto de cierre del hospital de campaña del recinto ferial de Ifema este viernes, cuarenta días después de comenzar a recibir sus primeros pacientes, aunque quedarán preparadas sus instalaciones ante la posibilidad de que vuelva a ser necesario abrirlo si hay un rebrote de la COVID-19. EFE/Emilio Naranjo

Bruselas/Madrid/Berlín/Roma/Paris (EuroEFE).- Los líderes de la principales instituciones de la Unión Europea (UE) reconocieron y agradecieron este viernes la labor de los trabajadores esenciales por sus esfuerzos en plena pandemia de coronavirus, con motivo del Día Internacional del Trabajo, marcado por los daños económicos del coronavirus.

El Día del Trabajo se conmemora este año en un espacio global, internet, y con reivindicaciones muy similares en todo el planeta debido al coronavirus que está provocando ya una fuerte caída del empleo.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, destacó en Twitter  que “en estos tiempos duros para los trabajadores europeos, la Unión Europea está de su parte”.

“La UE protege millones de empleos y a los europeos que trabajan duro a través de nuestra iniciativa SURE”, dijo en referencia al fondo contra el paro propuesto por Bruselas que contará con 100.000 millones de euros para dar créditos en condiciones favorables a los países, que podrán usarlos para financiar esquemas de reducción de jornada subvencionada con el fin de evitar despidos.

“Europa apoya a los trabajadores, en el Día del Trabajo y en todos los demás días”, concluyó Von der Leyen.

Este jueves, la oficina de estadística comunitaria, Eurostat publicó que la pandemia de coronavirus ha provocado ya durante el primer trimestre de 2020 caídas históricas del producto interior bruto (PIB) de la Unión Europea (UE) y la eurozona, y se ha hecho notar también en los datos de desempleo de marzo.

según una primera estimación publicada este jueves por el PIB de los países del euro cayó un 3,8 % en el primer trimestre de 2020 respecto al último de 2019, mientras que el del conjunto del club comunitario retrocedió un 3,5 %.

“En estos tiempos de COVID-19, nuestras comunidades en toda Europa se mantienen unidas gracias a todos los trabajadores esenciales que hacen nuestras vidas más fáciles y más seguras”, indicó el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, a través de su cuenta en la red social Twitter.

El político belga también destacó que “su dedicación y espíritu de solidaridad merecen nuestro homenaje en este particular Día del Trabajo”, al tiempo que les dio las gracias por su labor.

Por su parte, el alto representante de la UE para la Política Exterior, Josep Borrell, agradeció a través de Twitter “a todos los trabajadores que hacen posible que continúen nuestras vidas con normalidad en este difícil momento”.

“Necesitamos soluciones sociales que tengan en cuenta sus intereses tras el coronavirus. Saldremos de esta crisis juntos”, apuntó.

La crisis no es excusa para más precariedad laboral

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha advertido este jueves de que la crisis por la pandemia del coronavirus no puede “volver a ser la excusa para más precariedad y desigualdad” y ha asegurado el compromiso del Ejecutivo en este ámbito.

En un mensaje en su cuenta de Twitter, con motivo de la celebración del Primero de Mayo, Sánchez afirma que el compromiso del Gobierno es “claro” para volcar “todos sus esfuerzos y recursos” en la defensa del empleo y los derechos de los trabajadores “para que nadie quede atrás” ante esta crisis.

Pensar en el día después 

Los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, han llamado este viernes a luchar por una mejora de las condiciones laborales precarias de “muchos de los profesionales que han mantenido el latido del país”.

Durante la rueda de prensa con motivo de la celebración del Primero de Mayo, por primera vez de manera virtual debido al confinamiento, los líderes de ambos sindicatos han hecho un llamamiento a la sociedad española que cada día aplaude desde el balcón a los profesionales de los servicios esenciales.

“En el futuro hay que poner hilo a la aguja”, ha dicho Sordo, quien ha recordado que muchos de estos trabajadores esenciales “tienen salarios bajísimos”, trabajan con jornadas parciales y con elevadas tasas de temporalidad, y eso “no se puede permitir”.

El líder de UGT ha querido dedicar este Día del Trabajo a las personas que durante este largo periodo de tiempo han estado trabajando arriesgando su salud y su vida, y ha dejado claro que “de esta pandemia hay que salir con servicios públicos más fuertes y pensados para dar respuesta a las necesidades de ciudadanos”.

En este sentido, ha citado al personal del sector agroalimentario, transporte, comercio, servicios funerarios, sanitarios o limpieza, y ha dejado claro que “tendremos que hablar de estas personas, de sus condiciones de trabajo, que han pasado invisibles” y que en muchas ocasiones apenas perciben el salario mínimo.

Ambos han puesto en valor las medidas adoptadas por mantener el empleo y las empresas, que ha evitado una destrucción de millones de puestos de trabajo, y han confiado en que se alcance un acuerdo para que los ERTE sigan funcionando tras el fin del estado de alarma y hasta la vuelta total a la actividad.

Los sindicatos CCOO y UGT han hecho un llamamiento a la ciudadanía a participar en la celebración de este Primero de Mayo desde las redes sociales y en sus casas en lugar de la calle, debido al estado de alarma por el coronavirus, por considerar que esta jornada adquiere este año más sentido que nunca por la necesidad de “salud, trabajo y justicia social”.-EFE/NACHO GALLEGO

Sindicatos alemanes alertan contra los recortes de derechos por la COVID-19

La poderosa Confederación de Sindicatos Alemanes (DGB) que cuenta casi seis millones de afiliados, advirtió contra un recorte de los derechos laborales en medio de la destrucción de empleo causada por la pandemia de la COVID-19.

“Necesitamos un plan coyuntural que garantice los puestos de trabajo y evite que se rompa la cohesión social”, afirmó el presidente de la DGB, Reiner Hoffmann, en un acto de su organización en formato virtual.

El dirigente sindicalista recordó que Alemania “vivirá este año la peor recesión desde la II Guerra Mundial” con una caída prevista del Producto Interior Bruto (PIB) del 6,3 %.

No obstante, Alemania está en mejor situación que la mayoría de países, incluso de su entorno: el paro aumentó en el último mes en un 0.9%, pero está por debajo del 6%, en un 5,8%.

Además, el presidente de la DGB valoró positivamente las acciones emprendidas por la gran coalición de la canciller Angela Merkel para proteger a la empresa y evitar despidos masivos.

En ello juega un papel fundamental un tipo de jornada reducida, en el que el Estado aporta hasta un 80 % del sueldo del trabajador a cambio de que no haya despidos en una empresa. 751.000 empresas han solicitado ya este régimen para 10,1 millones de empleados, según cifras de la Agencia Federal de Empleo (BA).

La intervención de Hoffmann fue en un programa virtual de tres horas ofrecido desde diversas plataformas en internet que fue el acto principal de un Primero de Mayo atípico.

Un manifestante sostiene un cartel que dice en alemán: “No pagaremos su crisis”. Seis meses de ‘Protección contra el despido que comienza ahora’ durante una manifestación del 1 de mayo en Bremen, norte de Alemania, el 1 de mayo de 2020. EFE / EPA / FOCKE STRANGMANN

Volver al trabajo con seguridad 

En Italia, uno de los países más afectados por el virus y donde también hay una gran tradición sindical, el acto del Primero de Mayo, se celebró en la televisión pública, RAI, con un programa especial en el que participaron los líderes d las tres principales organizaciones de trabajadores, CGIL, CISL y UIL, Maurizio Landini, Annamaria Furlan y Carmelo Barbagallo, respectivamente.

El lema presentado en el programa por los sindicatos, “Trabajo en seguridad: para construir el futuro”, recuerda que Italia, con 205.000 infecciones y 28.000 muertos con coronavirus, emprende el lunes su reapertura gradual en sectores como la construcción o las manufacturas, lo que pondrá en circulación a 4,5 millones de personas antes confinadas.

“Se trabajará solo con condiciones de seguridad, de lo contrario se suspende la actividad. Es el momento de la responsabilidad”, dijo Landini para después exigir la aplicación de un protocolo con medidas de seguridad acordado con la patronal.

El primer ministro, Giuseppe Conte, al felicitar la fiesta del trabajo reconoció que el mundo laboral se está viendo sometido a una “dura prueba” por el virus.

“El Estado, como todos los trabajadores, nunca se vio ante una amenaza sanitaria y económica como esta. En los últimos 50 días hemos tenido que hacer un esfuerzo económico equivalente a los Presupuestos de dos o tres años”, explicó en Facebook.

La ministra de Empleo, Nunzia Catalfo, estudia más disposiciones para amortiguar el efecto de la pandemia en el mercado laboral, algo que cree que funciona ya que la tasa de paro en marzo bajó al 8,4 % frente al 9,3 de febrero, de acuerdo al Instituto de Estadística.

Su idea es extender otros tres meses la prohibición de despedir a causa del impacto del coronavirus, en vigor desde el 23 de febrero, y aumentar el fondo de expedientes de regulación temporal de empleo.

Uno de los platos fuertes del Primero de Mayo en Italia es el concierto que los sindicatos organizan desde 1990 en la plaza romana de San Giovanni, tradicional feudo de la izquierda y que hoy aparece completamente vacía.

Este año no tendrá lugar en vivo a causa del confinamiento y la petición de evitar aglomeraciones, pero eso no evitará que se celebre y las estrellas amenizarán la jornada con conciertos televisados y sin público desde varios puntos del país y del extranjero.

El papel de los trabajadores durante la crisis del coronavirus 

En Francia, por primera vez en años las tradicionales manifestaciones del 1 de mayo no salieron a la calle, y tuvieron que limitarse a mensajes en redes sociales, caceroladas aisladas y alguna que otra pancarta en los balcones.

El presidente francés, Emmanuel Macron, mandó unas palabras a las organizaciones sindicales que no pudieron “celebrar las tradicionales marchas”, y a los trabajadores que han asumido un papel elemental en la crisis: personal sanitario, fuerzas del orden, pero también agricultores, funcionarios, autónomos y quienes hacen ahora teletrabajo.

“El espíritu de este 1 de mayo, de solidaridad entre los trabajadores, nunca ha sido tan potente”, dijo, y zanjó su declaración con un mensaje de ánimo, prometiendo a los franceses que “juntos” remontarán la “difícil prueba” de la crisis sanitaria.

“Es gracias al trabajo, celebrado este día, que la nación resiste”, dijo, por otra parte, el jefe del Estado en tono optimista en un vídeo transmitido en Twitter.

La misiva no fue recibida precisamente como una mano tendida por los sindicatos. El secretario general de la Confederación General de Trabajadores (CGT), Philippe Martinez, le respondió en la emisora “France Inter” que es el momento de “pasar a la acción”.

Para el sindicalista de origen español, uno de los rostros más conocidos del país por su férrea oposición a las reformas laborales y estructurales de Macron y su antecesor, François Hollande, esta crisis pone en evidencia lo que su sindicato denuncia.

“Pienso en los hospitales, en el movimiento social contra el recorte de camas, las peticiones de más contrataciones, esto es lo que esperamos del Gobierno”, dijo.

También el primer sindicato de Francia, la reformista Confederación Francesa de Trabajadores (CFDT), enarboló en redes los valores de una “Europa protectora, más social, más democrática y capaz de aportar soluciones colectivas, económicas, sanitarias y ecológicas a la crisis”.

Edición: Catalina Guerrero